Pablo Neruda después de ganar el Premio Nobel de Literatura en 1971 Laurent Rebours/Associated Press

El poeta chileno Pablo Neruda, ganador del Premio Nobel de Literatura, no murió de cáncer como indica su certificado de defunción, según un grupo internacional de expertos forenses que analizaron muestras de sus restos.

Es probable que la conclusión, anunciada el viernes en Santiago, la capital de Chile, aumente las especulaciones acerca de que Neruda pudo haber sido asesinado.

Poeta, diplomático y senador del Partido Comunista de Chile, Neruda murió el 23 de septiembre de 1973 a los 69 años, dos semanas después de un golpe militar que derrocó al gobierno de Salvador Allende. Se informó que la causa de muerte fue el cáncer.

Sin embargo, en 2011, su antiguo chofer, llamado Manuel Araya, afirmó en una entrevista con una revista mexicana que unos médicos de la clínica privada en Santiago donde trataban a Neruda lo envenenaron inyectándole una sustancia desconocida en el estómago. Araya no fue testigo de la inyección, pero dijo que Neruda se la describió en su lecho de muerte cuando los dos estuvieron solos.

Expertos forenses en una conferencia de prensa celebrada el viernes en Santiago de Chile. Los más recientes exámenes de los restos de Pablo Neruda revelan que la caquexia por cáncer no fue la causa de su fallecimiento. Rodrigo Garrido/Reuters

Expertos forenses en una conferencia de prensa celebrada el viernes en Santiago de Chile. Los más recientes exámenes de los restos de Pablo Neruda revelan que la caquexia por cáncer no fue la causa de su fallecimiento. Rodrigo Garrido/Reuters

En 2013, el juez chileno Mario Carroza ordenó la exhumación de los restos de Neruda y envió muestras a laboratorios de genética forense en Canadá y Dinamarca para su análisis.

Ahora estos expertos plantean dudas sobre la causa del fallecimiento y han dicho que encontraron una bacteria potencialmente mortal en una de las muestras, un molar.

El certificado de muerte de Neruda establecía como causa del deceso la caquexia por cáncer, que implica una pérdida de peso significativa, pero todos los especialistas forenses han encontrado que eso es imposible.

“Eso no puede ser correcto”, dijo Niels Morling, del departamento de medicina forense de la Universidad de Copenhague y quien participó en el análisis. “No había señales de caquexia. Al momento del deceso era un hombre obeso. Todas las demás circunstancias en la última fase de su vida apuntan a algún tipo de infección”.

La verdadera causa de su muerte, así como el origen de la bacteria, siguen sin conocerse. De acuerdo con el equipo de expertos, las bacterias mortales pueden haberse colado a los restos del esqueleto de Neruda desde el lugar donde está enterrado, o bien derivarse del proceso de descomposición.

“No podemos confirmar cómo llegó ahí la bacteria”, dijo Debi Poinar, investigadora asistente del Departamento de Antropología de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá. “Debemos ser muy cuidadosos, pues hay muchas bacterias que se originan en la tierra y algunas de ellas son de las más patógenas. Tenemos algunos indicios de que se trata de una bacteria vieja, no moderna ni fabricada en laboratorio”.

Después de entregar sus hallazgos a Carroza, se pidió a los expertos que continúen investigando durante un año más para tratar de determinar el origen de la bacteria, lo cual podría definir si Neruda fue asesinado.


Fuente: NYTimes / Pascale Bonnefoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *