Centro Público

Estudiantes irrumpen en la escena nacional

Los titulares en los medios nacionales se vieron interrumpida tras la convocatoria lanzada por estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “Van a paro en la UNAM por acuchillados en Rectoría”(La Razón), “Paran estudiantes la UNAM por porros” (Ovaciones),”!Fuera porros de la UNAM!”Exigen tras ataque en CU (24 horas),!Fuera porros! (La prensa), “Siembran caos en la UNAM” (El Heraldo),o al medios prensa escrita que no decidió evadir la problemática estudiantil. Los medios como la televisión y la radio daban espacios para informar sobre lo acontecido y relatar la trayectoria la marcha, que en horas se convertiría en un hecho histórico, por su parte los medios digitales minuto a minuto informaban el trayecto y las actualizaciones de cada uno de los contingentes asistentes a este llamado.

¿Pero qué detonó esto? El 27 de agosto pasado un grupo de estudiantes pertenecientes al Colegio de Ciencias y Humanidades Azcapotzalco tomaba el plantel para exigir el cobro indebido de cuotas, el retiro de un mural hecho por ellos mismos, seguridad y la renuncia de su directora, María Guadalupe Patricia Márquez, quien tres días después presentara su renuncia a las autoridades universitarias.

Posterior a este hecho los alumnos continuaron con el paro como medida de presión, el lunes 3 de Septiembre un contingente decide traer a la Torre de Rectoría, un pliego petitorio para que sus demandas fueran atendidas lo más pronto posible y hacer de su lucha algo más formal, de manera pacífica y con la seguridad de no pedir más que lo justo, los estudiantes emitían sus protestas hasta que fueron interrumpidos por un grupo de aproximadamente 40 personas, identificados como “porros” quienes comenzaron a golpearlos, lanzar bombas molotov y como resultado se obtuvieron 12 jóvenes con lesiones leves y 2 más gravemente heridos.

Acto que llamó a toda la comunidad universitaria de la máxima casa de estudios a tomar las diversas facultades, las 9 Escuelas Nacionales Preparatorias (ENP) y los 5 Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH) quienes la tarde del 5 de septiembre iniciarían una de las marchas más memorables.

La cita fue en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, lugar al que desde las 10am comenzaron a arribar medios de comunicación, grupos de estudiantes de diferentes facultades y se comenzó con la elaboración de mantas, carteles con protestas, un mecanismo de seguridad que consistía en registrarte en listas y pintar con plumón permanente un brazo incluyendo un número telefónico, tipo de sangre y el nombre de un familiar, método que se utilizó en el lamentable y doloroso 19 de septiembre pasado cuando un fuerte sismo azotara la CDMX y esta misma comunidad de estudiantes saliera a las calles a romper con la etiqueta de ser millenials apáticos.

El tiempo transcurría y minuto a minuto los estudiantes se congregaban, Medicina, Arquitectura, Derecho, Economía, Relaciones Internacionales, la Escuela de Trabajo Social, la Escuela Nacional de Enfermería, Ciencias, Filosofía y letras, preparatorianos y cchacheros, por mencionar algunos de los tantos, que a una sola voz reclamarían ¡seguridad! En esos momentos los representantes de los medios quizá no dimensionaban lo que minutos después pasaría.

Los encargados de encabezar el contingente fueron sin duda los estudiantes de CCH Azcapotzalco, entre ellos muchos de los agredidos el lunes 3 de septiembre, jóvenes de entre 16 y 20 años, delgados, con rostros con cierta incertidumbre y tal vez miedo, pero amparados por miles que detrás suyo estaban dispuestos a todo y nada.

Una sola consigna…¡Fuera porros de la UNAM!, durante un lapso de aproximadamente una hora y con sol quemando los rostros de los estudiantes quienes se cubrían con sombrillas o alguna mascada, concentrados muchos de ellos entre vayas humanas o bien lazos que delimitaban el espacio entre facultades, sin disturbios, sin consignas ´políticas y sin ningún interés más que erradicar con la violencia dentro de la máxima casa de estudios,

Ya en rectoría más personal de medios, civiles, docentes, vendedores de dulces, tacos de canasta, nieves de limón, estudiantes que esperaban el contingente o bien uno que otro representante de la comisión de derechos humanos caminaban por el espacio denominado “Las islas”. A lo lejos se comenzaron a escuchar cánticos y consignas, señal de que comenzaban a arribar los manifestantes.

Siendo los primeros un grupo de aproximadamente 200 estudiantes provenientes de la vocacional N° 13 (IPN) quienes más que unirse a la causa erizaron, por primera vez, la piel de los asistentes, los medios corrieron a las escalinatas y comenzaron grabar el momento en que uno de los estudiantes le pedía a su contingente “respetar a la institución más importante del país y demostrar que aunque son de cazas de estudio diferentes, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional autónoma de México siempre se unirán en los momentos complicados”.

Una vez más los rostros no pasaban los 20 años, jóvenes estudiantes, solidarios, entusiastas y protegiendo en todo momento a las mujeres que conformaban su grupo, gritaban ¡Goyas!, ¡Huelum! y conteos que recordaban a los 43 estudiantes desaparecidos en 2016, pasaron algunos minutos y mientras estos jóvenes conmovían con su empatía, sus dirigentes les pedían compactarse y con credenciales en mano caminar pues a lo lejos se podía observar que el contingente proveniente de la facultad de ciencias políticas comenzaba a arribar.

Los que esperaban en las islas y la explanada de rectoría, aun con los sentimientos a flor de piel, comenzaron a tomar un lugar para presenciar desde el mejor ángulo el mitin y así tomar las mejores fotos, videos o tramazones en vivo, la presa corrió a la parte superior y de inmediato los enlaces en vivo a cada uno de sus medios y como si el tiempo se hubiera acelerado a en pocos minutos todo se comenzó a llenar.

Algunos sectores del contingente permanecían en la zona delaz islas, otros rodearon la torre de rectoría para llegar a la explanada que da a la avenida de los insurgentes y algunos simplemente de manera valiente se dispusieron a brincarse a la parte superior del puente blanco para así llenarlo, jóvenes, adultos, niños, todos pidiendo lo mismo, mirar a un solo punto era imposible cada estudiante transmitía su espíritu.

En un momento y ya con la mayor parte cubierta, los estudiantes comenzaron a abrirle paso al contingente de CCH Azcapotzalco quienes al pasar recibían aplausos, goyas y muestras de apoyo, subieron las escaleras que dan a la explanada frente a rectoría, algunos permanecieron frente a la puerta, por otra parte, un grupo de aproximadamente 20 integrantes, brincaron por una de las marquesinas para tomar la palabra.

Una vez más pronuncian sus demandas y ponen claro que los ataques a estudiantes en su plantel y el resto de las instituciones que pertenecen a la UNAM, sin embargo el momento más importante fue cuando una madre de familia tomó la palabra y expresó que no es un problema de los estudiantes, pues como sociedad se debe apoyar y no debemos permitir que se repita la historia de 1968, Si bien el audio no era suficiente para que todos los asistentes escucharan, los que lograron recibir el mensaje estallaron en jubilo y a la voz de “¡2 de Octubre no se olvida!” la rectoría parecía vibrar mientras en el aire un helicóptero de la Secretaria de Seguridad Publica sobrevolaba la zona.

Aproximadamente 3 horas fue el tiempo que se prolongó este mitin, en que los protagonistas eran miles de personas, de todas las edades, rostros sorprendidos al ver como transcurrían los minutos y los estudiantes no dejaban de llegar, pero sobre todo conmovidos por la civilidad en la que esto se estaba llevando. Se escuchaban comentarios ennobleciendo a los jóvenes, podías girar la cabeza ver como más de uno (joven o adulto) tenía los ojos cristalizados y seguramente un nudo en la garganta al ver como más de 30 mil almas defendían una misma causa, respetaban su institución y agradecían a los representantes de otras instituciones educativas.

Poco a poco los asistentes comenzaron a dispersarse, unos por el lado dela avenida insurgentes u otros por la facultad de Filosofía o Economía pero satisfechos al ver como todo había transcurrido pacíficamente, hasta que un rechinar de llantas sobre insurgentes rompió con la tranquilidad y alójelos escucho una voz que decía;” Ya llegaron” sin dudarlo quienes estaban cerca comenzaron acorrer, los reporteros, fotógrafos, estudiantes valientes y camarógrafos se alertaron y de inmediato comenzaron a grabar al grupo de encapuchados, denominados “anarquistas” que se hicieron presentes para cerrar la circulación, hacer pintas y con una energía opuesta a la vivida segundos antes, levantar la voz en contra de las autoridades universitarias.

La gran mayoría de los que salieron corriendo trataban de mirar atrás para saber que pasaba, el miedo, la impotencia e incertidumbre gobernó por unos instantes, hasta que de la nada diversas personas pedían calma y explicaban que no estaba pasando nada, ni pasaría al final eran más los que estaban pacíficamente que aquellos que buscaban violencia, pero un discurso marcaria mi experiencia…

Una mujer de aspecto delgada y con una voz entrecortada calmó a los asistentes diciendo. “No pasa nada, no nos pasará nada, no le tengan miedo a estos cabrones, es lo que quieren separarnos y han logrado meterles miedo; pero miren a su alrededor han logrado unir a mucha gente, no se dejen asustar, no repitamos la historia somos más que ellos y no vamos a caer en violencia” palabras que no solo calmaron a los que la rodeaban si no hicieron que muchos cruzaran miradas, en silencio y zeguramente con los nervios a flor de piel comenzaran a caminar juntos para salir de CU.

Metros después era real, nada había pasado y el ejemplar comportamiento de los universitarios y asistentes era lo que valía la pena recordar pues en la menoría se tiene a los caídos del 68, se tiene la herencia de los que lucharon en el 99, el dolor de los 43 y la unión de septiembre del 2017 y será esta unión la que figurara en el 2018.

Josefina Velázquez Robles

Josefina Velázquez Robles, nacionalidad Mexicana, Comunicóloga y Periodista, egresada de la Universidad Latina, he reforzado mis conocimientos en Radiodifusoras Asociadas (Cadena Rasa),TV Azteca y participado, como moderadora, en debates políticos organizados por la Universidad Latinoamericana.
Amante de la fotografía, el teatro; fiel creyente de que el ejercicio periodístico debe hacerse con dedicación, responsabilidad y sobre todo pasión.
Interesada en temas políticos y sociales, comprometida con aquellos que no son escuchados y de quienes buscan en un periodista el vehículo indicado para dar a conocer la verdad.
Respetuosa con mi país, amante de su cultura, tradiciones y agradecida de mis raíces, mi misión es enaltecer la profesión

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk