NOMÁS TE AVISO

Me comí
las ciruelas
que estaban en
el refrigerador
y que
probablemente
guardabas
para el desayuno.
Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías
William Carlos Williams (1962).

¿Qué puede suceder en una semana para un conductor de autobuses del pueblo de Paterson, Nueva Jersey? Una semana normal, quien despierta casi todos los días a la misma hora para ir a trabajar, la misma ruta (23) escucha a los pasajeros, la cena a la misma hora y, para cerrar el día una vuelta a Marvin, un bulldog inglés, con una cerveza. Paterson vive alejado de la tecnología, a pesar que es una película del tiempo actual pareciera que por el ritmo y la textura nos estuviera hablando de un personaje de otra época, de ese retrato de Kant caminando por el mismo reloj a las 5 de la tarde en Königsberg. Pero como un buen retrato de una época, la más reciente película de Jim Jarmusch nos habla de Paterson (Adam Driver), el poeta silencioso de los pequeños detalles diarios, inspirado en la poesía de Ron Padgett. Al inicio el poeta no aceptó participar en el proyecto pero, después de leer el guión se encontró “cayendo en una especie de temporalidad que fantasea con el mundo del protagonista”. Una serie de líneas sencillas que vienen de lo familiar, de lo rutinario, pero también de lo imaginario, que combinan líneas ya escritas con cuatro nuevos poemas.

La pregunta es de donde viene la poesía, Platón pensaba que de la mimesis, sin embargo, para Aristóteles eran de aquellas cosas que podrían suceder y las posibilidades que existan de acuerdo con la verosimilitud y la necesidad. Los poemas de la película pareciera que flotan en la realidad y que Paterson simplemente es un receptáculo por donde las palabras se materializan para ser compartidas, sin embargo, las palabras aparecen en pequeños cuadernos secretos, justamente como si fueran murmullos que solamente a los elegidos se podrían compartir. Los elegidos no son los más grandilocuentes con los que comparte ese amor invisible que pareciera vivir en un idealismo del pueblo que inspiró el épico poema de Paterson, publicado en cinco volúmenes de William Carlos Williams de 1946-1958 en que buscaba esculpir las palabras en sí, así como Miguel Ángel consideraba que los personajes ya vivían dentro de los trozos de mármol. Williams creía que las palabras ya venían con sus propios límites de forma dura y concreta. Williams se vio así mismo como un reportero para reconocer el área: comenzó a caminar por las calles, a ir los domingos veraniegos a ver a la gente en el parque, a escuchar, lo más que podía, sus conversaciones, vio todo lo que pudo y de ahí comenzó un poema. Ese esquema se repite en la película, y los pequeños papeles que engrandecen todos los detalles, en una de las conversaciones en el autobús se ve a una pareja de jóvenes estudiantes platicando sobre anarquismo, no podría sino ser más perfecta la conversación que se establece con Moonrise Kingdom (2012) de Wes Anderson y sus jóvenes protagonistas: Kara Hayward y Jared Gilman.

Laura, una ama de casa en búsqueda de la creatividad, es tanto la esposa de Paterson como de Petrarca, otro poeta, ambas son musas. Así, cada referencia es consciente, e incluso las que no son conscientes son simpáticas a una reacción positiva, como el hecho de que Adam Driver, interprete a un “driver”.  La película ganó el Premio Palm Dog del Festival de Cannes en el 2016, un premio alternativo de los críticos a la mejor interpretación canina. Marvin, es una perrita llamada Nellie, encontrada que al inicio del guión iba a ser un Jack Russell, pero después de que el entrenador la llevó al set para ver cómo se comportaba se dieron cuenta que su química con Adam era indiscutible y necesaria para la historia.

Cuando el agua cae, no es solamente lo que las personas llaman lluvia, sino son pequeñas gotas que iluminan el cabello de una joven, esas pequeñas líneas contadas por una niña, es la propia poesía del director. De una historia que comenzó en su mente desde hace más de 20 años, esta película pareciera una especie de improvisación jazzística, de estos grandes talentos cuando se juntan y todo parece tan sencillo, sin esfuerzo, al crear todo el ambiente en donde se encuentran todos los sentimientos, cada uno de los actores trae su propio ritmo, y sus apariciones son más que perfectas para la pieza completa. Los detalles se convierten en leitmotifs, en los sueños, en las caminatas, en la misma niña. Cada movimiento es la elección de una decisión de escoger un camino, aunque podrían ser personajes sencillos, la realidad es que cada quien tiene una profundidad mucho más amplia, son las reacciones de cada uno que hace que al final salgamos con un excelente sabor de boca. Aunque las palabras tengan su propia personalidad también tienen la fluidez de estar escritas en agua. En una de las referencia se puede leer en la lápida de John Keats “Aquí yace quien cuyo nombre estaba escrito en agua”. Así, las pequeñas referencias a la flexibilidad de la vida y a la toma de decisiones se pueden encerrar en una canción “Preferirías ser un pez”.

 

 

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *