El año pasado por estas fechas leí la memoria de la galerista española Soledad Lorenzo (Soledad Lorenzo: Una vida con el arte, Exit Publicaciones, 2014), y una de las frases que más me llamó la atención fue “No nos educan la mirada, ni en el colegio, ni en la universidad, ni en la sociedad, nadie”. A partir de una serie de entrevistas, los autores Antonio Lucas y Mariano Navarro, revisitan los caminos por los que anduvo Lorenzo, cómo los recuerda, sus pensamientos poco antes de cerrar las puertas de su galería en Orfila 5.

Soledad Lorenzo era “la gran dama del arte en España”, consagró su vida a facilitar el trabajo de los artistas y convertir un negocio privado en un proyecto cultural. A diferencia de otros negocios, las galerías en el arte contemporáneo, son el lugar ideal para poder transformar el arte, para contextualizarlo, para mostrar las miradas más novedosas, para experimentar. Junto a los museos, son los lugares donde podemos educar nuestra mirada, donde podemos ir a nuestro propio paso y donde nos podemos preguntar ¿qué es lo que estamos viendo? ¿por qué lo estamos viendo? Son los lugares donde nuestra curiosidad se puede alimentar. En una sociedad donde lo visual es lo más importante, ver con calma es una actividad casi extrema; aunque Mancera nos invita a ir a 40 km/h para ver espectaculares; siempre estamos corriendo entre las calles, entre las páginas de internet, entre 140 caracteres.

En lo que va de un año, he tenido la oportunidad de poder bajar un poco la velocidad cada semana y dedicarle un tiempo a ver las cosas con más calma y compartirlas con ustedes. Al igual que nos enseñan a leer, a sumar (aunque algunos no aprendimos tan bien), el mirar también es una actividad que necesita dedicación, esfuerzo, disciplina, y obviamente, se van creando desafíos. En las 45 notas que escribí a lo largo del año pasado, busqué dar mi propia visión de las exposiciones, de las películas o simplemente de los sucesos que nos han tocado vivir. Fue tratar de apropiarme, aunque sea un poco, de aquello que tengo a la mano, nombrarlo y difundirlo ha sido para crear una conversación, lo cual me ha permitido conocer a personas extraordinarias e ir a los eventos menos probables; también, me ha permitido buscar respuestas a las preguntas más sencillas o generar hipótesis de las cuestiones más complejas.

En ciertas ocasiones al visitar algunas exposiciones, nos encontramos con objetos o con experiencias que no son tan sencillas de nombrar; por ejemplo, en los años cincuenta, el historiador del arte y especialista en el Renacimiento, Leo Steinberg escribió en el catálogo sobre una exposición del post-expresionismo: “Sería absurdo hacer creer a la gente que las obras de estos veintitrés jóvenes pintores son fáciles de entender. No lo son… al contrario: resultan intencionadamente herméticas y elitistas, con unas pocas excepciones; no hacen ninguna concesión al gran publico. Se trata de que nos devanemos los sesos interpretándolas”, que nos acompañen, que las repitamos.

Hay veces que nos sentimos un poco “amedrentados”, “intimidados”, “retados” pero retomo, la pregunta fundamental es ¿por qué? Uno de los divulgadores del arte más importantes es Will Gompertz -director de Arte de la BBC-, en su libro ¿Qué estás mirando? (Taurus, 2013) comienza con un mapa, como buena guía para ubicarnos o movernos, un diagrama al estilo del metro londinense. En éste, podemos ver cómo se ha movido el arte moderno y contemporáneo en 150 años, y obviamente, hay estaciones que son el inicio: Gauguin, Seurat, Van Gogh, Cézanne; otras que se entrecruzan con otras líneas (Bahaus, Pop Art, Conceptualismo); hay estaciones a las que para llegar tenemos que pasar por otros lugares (surrealismo, minimalismo, posmodernismo) y aunque podemos llegar al final de una línea (Ai Weiwei, Bansky, Arte Actual, Tracey Emin, Damien Hirst, Jeff Koons) siguen creciendo y ampliándose las vías, que en muchas ocasiones, aunque no haya trenes para transitarlas, los caminos se comienzan a construir.

La opinión de Gompertz es una invitación a adentrarnos a los menesteres del arte “… el mejor modo de empezar a apreciar y a disfrutar el arte moderno y contemporáneo no es decidir si es bueno o no, sino entender que ha evolucionado desde el clasicismo de Leonardo a los tiburones en escabeche (Hirst) o en las camas deshechas de hoy en día (Tracey Emin).”

Incluso, el nombre de las galerías, son una provocación para pensar en el arte que se está exhibiendo, mientras algunas eligen los apellidos de sus fundadores para cimentar sus preferencias estéticas y relaciones personales (Kurimanzutto, OMR, Marian Goodman), otras hablan del arte de su momento (Galería de Arte Mexicano, Arte Actual, White Cube) y otras hablan de los lugares donde están sus raíces (Proyectos Monclova, 80m2). Las galerías son los espacios donde los artistas pueden crecer y consolidar su trabajo, son puentes y, como decía, es una cuestión de tiempo y retomo a Lorenzo “En el mundo del arte nada se regala. Esta es una carrera larga y llena de obstáculos donde sólo sobreviven los más fuertes, los más audaces, los más resistentes”. Es cuestión de tiempo, de dedicarlo y de que pase o como dice Orly Benzacar “Se puede inventar un artista, pero la historia no perdona”. Así, que dejemos que pase el tiempo y construyamos puentes.

Etiquetas

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *