Centro Público

Entre fronteras

Situaciones como inmigrantes de centroamérica que quieren llegar a cumplir el famoso sueño americano, son los venezolanos que entran diariamente a Colombia para sobrevivir. Realidades diversas a las que están sometidas cientos de personas que por necesidad ven como única salida la emigración aunque tengan sus pertenencias, familiares y trabajo fijos. Su país no les ofrece estabilidad, ni alimentación, ni seguridad ni bienestar alguno.

El caminar por senderos desconocidos les parece mejor que seguir sumergidos en dichas circunstancias, pues prefieren dirigirse a una travesía que no tiene mapa de guía, sumergidos en esperanzas inciertas que son más consoladoras que el quedarse con los brazos cruzados en su país de origen, en un tal vez.

Los contextos y escenarios sociales, políticos, educativos, de bienestar y de seguridad son la mayoría de las causas por la que los venezolanos deciden abandonar las puertas de su país. Las situaciones de adversidad, carencias, de miedos y de tensión, no son las mejores.

Pero para no creer que todos estos escenarios son inventados, en junio de este año el DANE (Departamento Administrativo Nacional Estadístico de Colombia) registró en su último censo el balance de venezolanos que están de manera ilegal e irregular en territorio colombiano. En él se calculó que llegan a 442.462 personas las que han emigrado en los últimos años. En el informe se registra a 219.799 mujeres, 222.330 hombres y 333 se identifican como transgénero. Cabe resaltar que según el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (RAMV), se tuvo en cuenta que este censo calcula una muestra estadística con porcentajes bajos puesto que cabe la posibilidad que no todos los venezolanos en el país hayan acudido a censarse.

Todo esto se generó por la crisis del petróleo, la inflación y la mala gestión pública las cuales fueron el detonante que poco a poco derramó la gota del vaso. Colombia por ser su país vecino abrió los brazos en solidaridad para apoyar a los más necesitados. Huír fue la primera estrategia que hicieron estos ciudadanos para salvarse de la crisis.

La situación por la que pasa el vecino país denota muchas problemáticas puesto que para empezar el tener poder adquisitivo, es decir mucho dinero, no importa si no puedes comprar ningún alimento de la canasta familiar o algún artículo básico de aseo. Peor aún que hasta los medicamentos se vean afectados. No se puede brindar una asistencia correcta y adecuada porque no se cuenta con los implementos necesarios. Conseguir un medicamento se convierte en un dilema de difícil solución, personas con esquizofrenia, cáncer y muchas enfermedades más, sufren porque no poseen los tratamientos para el control de sus males.

La llegada de venezolanos a Colombia implica una presión más notoria sobre el mercado laboral en general. Se resiente más en los sectores informales. Los migrantes suelen realizar labores para las cuales se encuentran sobrecalificados, y aceptan bajos salarios para asegurar su sustento. Esto afecta directamente a los colombianos.

Estar en la incertidumbre es comprensible. El dilema está en la obra de mano barata en donde a un venezolano se le paga menos que a un colombiano desempeñando la misma labor. Desde luego que esto es una ganancia para la industria de la construcción en Colombia pero degrada la mano de obra colombiana y nos deja ello en condiciones muy desfavorables desde el punto de vista económico y social..

Por otro lado varios de los parques, lugares públicos de ciudades y departamentos del país están inundados de emigrantes como olas que se reproducen poco a poco y con gran velocidad. Ahora en restaurantes, heladerías, tiendas de barrio y hasta en empresas reconocidas encuentras más ciudadanos del vecino país. No voy en contra de la ayuda y solidaridad humanitaria, pero si es un tema de alta complejidad que debe ser tratado por organizaciones internacionales. Con todo esto sólo queda esperar a que como vecinos tengamos que compartir el mismo techo, la misma cama y los mismos recursos.

Pero ¿hasta qué punto o que tan grande son estos brazos colombianos para ayudar? En Colombia la sobrepoblación, el desempleo, la diferenciación laboral, la pobreza, la delincuencia, el trabajo informal, todos estos factores, afectaron de manera inevitable las condiciones de vida de algunos colombianos con la llegada de los venezolanos, que aunque compleja y poco alentadora, es la realidad y solo queda afrontarla, ya que tan solo nos separa una frontera.

Alejandra Cárdenas

Alejandra Cárdenas

Estudiante de Comunicación social y periodismo en Colombia y en México, soy una Rola nacida en Bogotá, lectora de ciencia ficción. Soy Bailarina de salsa y ritmos urbano, tengo claro lo que quiero, me gusta viajar y conocer culturas diversas.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
4hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk