Si bien en las elecciones del pasado domingo 4 de junio se registró una clara ventaja del Partido Acción Nacional –que ganó siete de las doce gubernaturas en disputa–, es evidente que los sufragios emitidos por los ciudadanos en las diferentes entidades llevan aparejados una serie de mensajes tanto a los partidos como al gobierno.

Por una parte, está muy claro que hubo un voto de castigo al binomio PRI-gobierno, que refleja un descontento generalizado ante la inseguridad prevaleciente y los escándalos de corrupción e impunidad, que se suman a los escasos resultados en el ámbito de la economía, apenas en el nivel mínimo de crecimiento.

También se manifestó la desconfianza de la sociedad hacia la mayoría de los demás partidos, llámense PRD, Morena o cualquier otro, los cuales no se perciben como alternativas reales para gobernar en diferentes entidades y menos aún califican para ocupar la Presidencia de la República.

Otra certeza es que si bien el PAN obtuvo importantes triunfos que históricamente nunca había conquistado en elecciones intermedias, eso no significa que tenga allanado el camino hacia el 2018. El ejercicio de poder, lo sabemos, desgasta enormemente, y los votantes podrían castigar también a este instituto político en las urnas si en el corto plazo no perciben mejorías en relación con el proceder y los logros del partido actualmente en el poder.

Así que los resultados de los comicios del pasado domingo constituyen tendencias que podrían o no confirmarse para el gran momento que se avecina en las elecciones presidenciales del 2018.
Por lo que toca a la llamada izquierda, resultó indiscutible que una vez más se encuentra dividida, y se confirma que de esa forma ni uno ni otro de los supuestos abanderados de esta ideología podrá conseguir la Presidencia de México en elecciones próximas.

En el caso de la Ciudad de México, la baja presencia de votantes para decidir la conformación de la Asamblea Constituyente hizo patente el rechazo ciudadano a los partidos políticos y a ese proceso que muchos consideran insatisfactorio, una forma de democracia a medias.

En otros puntos de la geografía nacional destacan los casos de Veracruz y Tamaulipas. En ambas entidades perdió el partido gobernante; es decir, el PRI. En el primer caso por la reprobación ciudadana al régimen errático y desprestigiado de Javier Duarte; en el otro, por la violencia incontenible en la entidad, además de la incapacidad de las fuerzas policiales. Por lo que toca a Chihuahua y Durango, algunos piensan que el PRI postuló mejores candidatos que el PAN, pero los votantes de esas entidades prefirieron inclinarse por el blanquiazul debido a los desatinos de los gobiernos locales y el ambiente nacional de crítica y desánimo social que ha prevalecido contra el gobierno en general.

Una lección adicional derivada de estos comicios fue el escaso apoyo de los electores a los candidatos independientes.

Así que, sin duda, hay ganadores y perdedores de la pasada jornada electoral. Pero más vale no sacar conclusiones muy adelantadas, pues tampoco está escrito que en el futuro inmediato se repetirán las tendencias registradas ahora. Lo cierto es que el electorado es cada vez más volátil respecto a sus preferencias y se expresa en las urnas de acuerdo con la percepción que tenga en determinado momento sobre quienes lo gobiernan.

A fin de cuentas, la gran lección es para los tres principales partidos: una última llamada al PRI para que cambie de una vez por todas; una invitación al PAN para que dé resultados en el corto plazo, y una convocatoria a la izquierda para que se una y supere la estridencia, el radicalismo, la desfachatez autoritaria.

Etiquetas

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *