El conflicto entre Israel y Palestina es uno de los temas más controversiales en el escenario internacional ya que no sólo involucra a dos Estados, sino también intereses de terceros. ¿Por qué Palestina no es reconocida como Estado? ¿Cuáles son los impedimentos para que el conflicto se resuelva? ¿Podría ser que su resolución se esté prolongando intencionadamente?

Recientemente Estados Unidos anunció que proporcionará ayuda militar a Israel alcanzando un récord de 38 billones de dólares. Es importante mencionar que el Estado de Israel ha estado en un constante conflicto con el Estado de Palestina; sin embargo, la fuerte ayuda de Estados Unidos para con Israel claramente le concede diversas ventajas. Del presupuesto que Estados Unidos concederá, 500 millones se destinarán a programas de defensa. Resulta claro que Israel goza hasta cierto punto del apoyo estadounidense.

Por el otro lado, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, expresó su preocupación por la “limpieza étnica” que el Estado de Palestina aparentemente está planeando realizar en contra de las personas de fe judía; sin embargo resulta interesante que dicha preocupación se manifieste en el marco de una creciente presión internacional porque se reanuden las negociaciones de paz entre ambos Estados, incluso podría parecer que el proceso palestino por obtener reconocimiento internacional está siendo obstaculizado. También se ha mencionado la contradicción de que el Primer Ministro de Israel acuse a Palestina de violar el Derecho Internacional, cuando puede argumentarse que el Estado de Israel también cometió violaciones a los derechos humanos y “limpiezas étnicas” en su constitución como Estado moderno. Puesto que la situación puede analizarse desde diversos puntos de vista, parece ser que la mejor alternativa es esperar que las futuras negociaciones, mismas que aparentemente se realizarán en Rusia a invitación del presidente Vladimir Putin, permitan llegar a un acuerdo territorial definitivo que ambas partes respeten y que sea apoyado por la comunidad internacional. En un conflicto en el que diariamente los derechos humanos se ponen en juego, las grandes potencias deberían optar por utilizar su influencia global para fomentar situaciones de paz y no para prolongar conflictos. Después de todo, ciertos tipos de ayuda pueden estar en la delgada línea que existe entre el apoyo bilateral y el intervencionismo.

Resultaría interesante preguntarse si el reconocimiento de Estados Unidos para con Palestina como Estado podría facilitar el fin del conflicto, o si resultaría en la pérdida de un aliado estratégico. Igualmente valdría la pena prestar atención a los motivos por los cuales el Estado de Palestina sigue sin gozar del reconocimiento de Estados Unidos. Si bien la cuestión es tema de debate político y económico, la política que el próximo mandatario estadounidense adopte respecto a dicha cuestión podría generar un cambio importante en el orden internacional. Es importante recordar que el conflicto ha escalado y ha traspasado una cuestión meramente territorial puesto que se extiende a aspectos religiosos y culturales; si a dichos aspectos se agregan los intereses que otros Estados puedan tener en el desarrollo del conflicto, la situación se torna más compleja, sin embargo tomando como punto de partida el concepto y significado de soberanía una solución al conflicto no debería de resultar tan complicada…


Fuentes de información:

Cook, J. (2016). How Israel aims to redefine “ethnic cleansing”. AlJazeera. Disponible en: http://www.aljazeera.com/news/2016/09/israel-aims-redefine-ethnic-cleansing-160912083447943.html

Francis, D. (2016). Russia Says It Will Host Peace Talks Between Israel and the Palestinians. Foreign Policy. Disponible en: http://foreignpolicy.com/2016/09/08/russia-says-it-will-host-peace-talks-between-israel-and-the-palestinians/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *