Centro Público

El impacto ambiental y el robo de combustible

El robo de combustible es sin lugar a dudas un tema de lo más polémico desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el cierre de ductos para combatir el huachicoleo. Pocos especialistas se han manifestado en el tema medioambiental.

Se sabe que éste no es un tema nuevo, por muchos años ha habido fugas, robo y derrames de la gasolina. La huella del robo de combustible es grande, de acuerdo a los datos de sustentabilidad de PEMEX, este problema provocó el crecimiento de 13.5% de las zonas contaminadas por ellos mismos de 2012 a 2015.

El robo de gasolina además de pérdidas económicas millonarias, también ocasiona contaminación ambiental y severo impacto a los suelos, que pueden tardar hasta 25 años en recuperarse de manera natural.

En 2017 el doctor José Víctor R. Tamariz Flores, secretario académico y docente en el posgrado de Ciencias Ambientales del Departamento de Investigación de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puebla, evaluó efectos ambientales en derrames por accidentes en oleoductos de PEMEX, esto aún no se ha realizado en zonas contaminadas por ordeñas.

El estudio del doctor Tamariz se toma en cuenta para los daños ambientales que también es ocasionado por las ordeñas clandestinas del combustible.

En cuanto a los daños que causa el derrame de gasolina, el doctor Tamariz destacó que, en el aire, la combustión de estos hidrocarburos provoca un incremento en los gases de efecto invernadero, ya que existe un aumento de dióxido de carbono (CO2), óxidos de nitrógeno (NOx), gases derivados del azufre como óxidos, entre otros contaminantes que permanecen en el ambiente.

Explicó el especialista que el derrame de hidrocarburo también causa efectos en las propiedades físicas del suelo, sobre todo en su capacidad para retener agua y en sus mecanismos para absorber nutrientes.

El doctor Tamariz agrego: “Se daña el espacio del suelo donde se realizan reacciones que son importantes para el ecosistema en general, dañan esa parte física porque revisten estas partículas de hidrocarburo que impiden su actividad normal”.

En cuanto a sus propiedades químicas, el doctor Tamariz explicó que el derrame afecta en buena medida el pH del suelo, dañando su conductividad eléctrica e incrementando los niveles de contaminantes que vienen en los hidrocarburos, como los compuestos aromáticos y los alifáticos de cadenas largas que el suelo tardará años en poderlos destruir. Asimismo, afecta las condiciones redox de los suelos, lo que impide que éstos realicen numerosas reacciones biogeoquímicas que son importantes para el ecosistema.

En su actividad biológica, indicó el especialista, los hidrocarburos derramados matan el microbiota que existe en el suelo, afectando todas las actividades de síntesis y de reorganización de sustancias para producir nutrientes en las plantas.

Sumado a estos problemas, si se toma en cuenta que ya existe un cultivo en la zona afectada, el derrame evitará su crecimiento y las cosechas o cultivos estarán destinados a echarse a perder.

La contaminación por derrame también afecta los recursos hídricos, ya que pueden llegar a ríos y lagunas naturales e incluso mantos acuíferos, si el derrame no se controla como ya se ha visto en lugares donde los llamados huachicoleros hacen una piscina para el combustible, provocando mayor filtración al subsuelo y el problema que se agrava con las condiciones naturales como lluvias.

Por último, el doctor Tamariz hizo hincapié en la necesidad de dar solución a esta problemática ambiental a través de programas inmediatos de atención y de remediación de aguas y suelos para que los campesinos puedan estar seguros que por medio de métodos científicos y tecnológicos se puede disminuir el tiempo de recuperación de estos suelos.

En los últimos ocho años, las tomas clandestinas para robo de hidrocarburos se incrementaron casi 900 por ciento, de acuerdo con información oficial de PEMEX. Para 2014, el aumento en este delito se hizo más visible y para 2016 alcanzó un máximo histórico con seis mil 872 tomas clandestinas, liderando la ordeña de ductos el estado de Puebla con mil 533, seguida de Guanajuato con mil 309 y Tamaulipas con 942 tomas clandestinas. Hasta la fecha están reportadas 47, 090 tomas clandestinas en al menos 27 estados.

Dejemos de pensar que el petróleo es la única fuente de energía y hay que considerar el uso de combustibles alternos para quitar un factor importante de la emisión de gases.

Para lo anterior es importante que las autoridades y la ciudadanía construyan conciencia social mediante información especializada que disminuya todo riesgo ambiental.

Alma Rosa Soto González

Alma Rosa Soto González

Licenciada en biología egresada de la FES Iztacala UNAM
Asistente en investigación de la Faculta de Medicina
Asesor y representante de temas biológicos y ambientales de la Ciudad de México, de la asociación “Tortugas de Totonacapan A.C”

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Nuevas perspectivas de los medios públicos de comunicación, su reconfiguración y la narrativa que busca anteponer e… https://t.co/2ZFSsmgc14
CentroPublicoMX Belleza y virtud. Coleccionismo inglés del siglo XVIII en el Museo Nacional de Antropología @mna_inah Nuevo texto… https://t.co/tTFAjmC5o9
CentroPublicoMX RT @yosoyjavo: Mi colaboración de esta semana sobre el primer Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero. https://t.co/MhveWkUR
CentroPublicoMX Sobre el pueblo bueno o una desafortunada paradoja sobre la división social que pulula en nuestros tiempos.… https://t.co/HIpXGAlKzC
CentroPublicoMX ¿Conocen la trayectoria de Alejandro Gertz Manero? El próximo fiscal general de la República por 9 años...… https://t.co/Oq0qmDI451