El año pasado en el Museo del Palacio de Bellas Artes se inauguró la muestra “Vanguardia rusa: el Vértigo del Futuro”, donde tuvimos la oportunidad de apreciar un acercamiento a lo que Sir Norman Rosenthal denominó como la vanguardia más avanzada de sus tiempos. La vanguardia rusa proponía una revolución total, en todos los aspectos de la vida, como tuvimos oportunidad de apreciar en México, y que ahora en la feria Art Basel Miami Beach la galería suiza Gmurzynska, después de un año de trabajo junto a Rosenthal y Claude Ruiz-Picasso, rinden un homenaje total en un espacio que crece gracias a una transformación de las paredes y se vuelve en un centro  de atracción para los visitantes de este evento.

Con más de 150 piezas, todas del catálogo de obras de la propia galería, Rosenthal presenta una pequeña probada de la riqueza de un movimiento que el próximo año contará con exposiciones en el MoMA de Nueva York y en la Tate Modern de Londres, al cumplirse 100 años de la Revolución Rusa. En efecto, en México comenzamos con la celebración del centenario de la radical  exposición “0.10” en el espacio “Art Bureau”, el cual pertenecía a la promotora cultural Ndezhda Dobychina, donde participaron 14 artistas en diálogo con Vladimir Tatlin y Kazimir Malevich, donde se presentó un nuevo movimiento el suprematismo, que convertiría en ícono al “Cuadro Negro”, el cual tuvimos apreciar una de sus versiones. La exhibición cerró el 19 de enero de 1916, a un mes de su apertura, el cambio estaba dado y la revolución a la vuelta de la esquina. En un inicio, artistas que ya radicaban fuera de Rusia volvieron para hacerse cargo de las escuelas de arte y llevarlo a todos los aspectos de la vida: la arquitectura, el diseño, el teatro y la propaganda callejera, en forma de posters se volvieron en medios para poder hablar del futuro. En el booth, las obras se presentan en paredes tapizadas con fotos icónicas del movimiento, con colores vivos que nos permiten darnos una idea de la energía que a veces ni los dibujos, ni las fotografías en blanco y negro nos permiten apreciar.

El optimismo de un nuevo camino para el hombre nos recibe a la entrada de la feria, resaltando el papel de las artistas rusas como Alexandra Exter, Natalia Goncharova, Liubov Popova, Olga Rosanova, Nadezhda Udaltsova y las hermanas Maria y Xenia Ender; nos permiten apreciar por primera vez las portadas de los libros diseñadas por  Varvara Stepanova de 1919 y pensar en el diseño como una oportunidad para crear aun nuevo hombre.

En el catálogo de la exhibición Rosenthal menciona “lo frágil ese tiempo”, y que el hecho de cada objeto halla sobrevivido es una victoria en si misma. Esa celebración que ha llevado acabo la galería desde 1966, con más de 20 exposiciones colectivas y monográficas en 50 años de un período de la historia tan sensible, en colaboración con los mejores especialistas. Algunos ejemplos son: “De la Superficie al espacio” en 1974 con el coleccionista y diplomático George Costakis, dueño de cerca de 3000 obras de lo que se podría llamar el no-oficial “Museo de Arte Moderno Ruso”, su colección se dividió en dos al salir de Rusia en 1977, una parte en la Tretyakov Galería de Moscú -cuya directora la Dra. Zelfira Ismaílovna Trégulova dio una plática sobre el “Cuadro negro” durante la exposición en Bellas Artes- y el Museo de Arte Contemporáneo de Thessaloniki en Grecia; la retrospectiva en ocasión de los noventa años de la pintora Sonia Delaunay en colaboración con ella en 1975; “Pioners of the Abstract Art from the Thyssen-Bornemisza Collection” en 1986 con la ayuda del Barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza en 1986 o “Zaha Hadid and the Suprematism” en 2012 cuyo catálogo publico la editorial de arte Hatje Cantz. Una de sus colaboraciones más frecuentes ha sido con Claude Ruiz Picasso, a través de exhibiciones y libros dedicados tanto a su padre, como la exposición “Pablo Picasso –Cerámicas” de 1997, y la construcción del booth constructivista durante Arco, Madrid, en 1998.

Si “nuevos objetos deben de ser apreciados por diferentes lados para poder crear una impresión completa de los mismos”, según Alexander Rodchenko, la revolución visual en la construcción de esculturas móviles alejadas del figurativismo se presentan colgando del techo, es una inmersión total en el espacio expositivo, el booth se aleja completamente de una estética tradicional de espacio blanco de venta para que nos perdamos un momento y no sepamos que nos encontramos en medio de un sala de convenciones, y nos centremos en los pequeños detalles de las fotografías, de las cerámicas, de los libros, para desplazarnos en la curva del mundo, de un futuro que aunque sea por unos segundos se mostraba en palabras de El Lissitzky “creadores de formas para un nuevo mundo, el mundo de objetividad” en la arquitectura, productivos en el diseño, en el vestuario, incluso en la propaganda considerada por Vladimir Mayakovsky como el arma que afecta la competencia.

El compromiso de la galería desde sus inicios en 1965 ha sido enfocarse tanto en el suprematismo como en el constructivismo, desde sus connotaciones ideológicas y políticas como estéticas, a través de investigaciones históricas y bien documentadas, ha logrado establecer contacto con los herederos de esta filosofía de vida, para transmitirlo de formas innovadoras, no sólo a través de sus exposiciones dentro de la galería, sino trasladarlo en otros sitios, como el que se aprecia hoy en día en Miami entrelazando el pasado con el presente.

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *