Centro Público

El fantasma de la depresión

La depresión es el trastorno mental más frecuente, el Instituto Nacional de Psiquiatría Dr. Ramon Fuente Muñiz (INPRFM) calcula que afecta a más de 300 millones de personas en el planeta. Las personas que la padecen son ancianos, personas de edad media y niños, en su mayoría mujeres.

Es la principal causa de discapacidad y contribuye de manera importante a la carga de morbilidad en todo el mundo. Existen tratamientos diversos y eficaces para controlar este padecimiento y sus consecuencias. Ellos permiten desarrollar una mejor calidad de vida a las personas que la padecen.

Las emociones de los pacientes que tienen esta enfermedad se ven afectadas por variaciones en sus estados de ánimo. Esto puede agravarse si no se tiene un tratamiento adecuado dependiendo de la intensidad con que se presenten los síntomas en los enfermos.

Los sucesos depresivos de los pacientes se clasifican como leves, moderados o graves. La tristeza, el silencio, la ansiedad, y la falta de apetito son algunos síntomas de este padecimiento. Esto se complica mucho si consideramos que los familiares de los enfermos no saben enfrentar los síntomas de esta enfermedad al interior y exterior de la familia.

Es importante recurrir a los especialistas para poder tener un tratamiento adecuado y que ellos sean los encargados de guiar y acompañar a los pacientes de este trastorno de acuerdo con las características propias de cada uno de ellos.

La depresión se ha clasificado en dos tipos, el primero es Trastorno Depresivo Recurrente, que como su nombre lo indica se caracteriza por episodios de depresión frecuentes e intensos. En éstos hay un estado de ánimo bajo, desinterés en actividades sociales, baja autoestima, alteración del sueño y del apetito, ansiedad, dificultad para seguir rutinas diarias y complicaciones de concentración, entre otros síntomas.

La segunda clasificación es Trastorno Afectivo Bipolar. Es el tipo de depresión que se caracteriza por episodios maniacos y separados por intervalos con un estado de ánimo aparentemente normal. Estos episodios se perciben por un estado de ánimo irritable, hiperactividad, autoestima excesiva y disminución del sueño en cada uno de los pacientes.

Cuando ponemos en comparación ambos tipos de depresión, nos damos cuenta de que la alteración de estados de ánimo sea negativos o positivos, pueden ser un foco rojo importante para detectar alguno de estos trastornos.

La depresión no se genera de un día para otro. Debe de tener un detonante que, en la mayoría de los casos registrados, pueden ser factores sociales, psicológicos y/o biológicos. Estos factores son lo de menos, lo relevante es el diagnostico exacto y oportuno de la depresión.

En la actualidad existen tratamientos eficaces para moderar estos episodios. Los hay desde tratamientos psicológicos, activación conductual, terapia cognitiva, psicoterapia interpersonal, y en algunos casos el uso de medicamentos antidepresivos. Todos estos métodos se han creado con el propósito de ayudar a las personas y a su vez reducir el número de suicidios inducidos por esta enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la fecha se han registrado aproximadamente 800,000 personas que recurren al suicidio por depresión por ello ésta es considerada la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años en el mundo. Diversas asociaciones se crearon con el fin de ayudar a reducir esta cifra y prevenir que más personas caigan en esta enfermedad.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) señaló que en nuestro país en promedio el 29.9% de los habitantes mayores a 12 años sufren algún nivel de depresión ocasional, mientras que el 12.4% los experimenta de manera regular. Estas cifras son un llamado de atención para incrementar campañas de salud publica que puedan prevenir y regular la enfermedad.

El INEGI registró que 34.85 millones de personas sufrieron depresión, de los que 14.48 millones eran hombres y 20.37 millones mujeres. La depresión en México tiene cifras alarmantes, ya que esta enfermedad se posiciona en la primera razón para el deterioro de la calidad de vida en las mujeres y la novena en los hombres.

En caso de detectar algún cambio emocional repentino en alguien cercano a nosotros se recomienda pedir ayuda de inmediato. Si detectamos cualquier síntoma de los antes mencionados es necesario consultar a un especialista que diagnostique asertivamente la enfermedad. Es muy importante evitar los comentarios que al respecto hagan conocidos, familiares, o “especialistas” en redes sociodigitales.

Si alguno detecta estas señales puede consultar la página del Instituto Nacional de Psiquiatría para más información o para obtener ayuda especializada. http://www.inprf.gob.mx/

Karen J. Martínez Frasco

2 comments

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX .@MarcosManriqueV puntualiza sobre las variables que debieron tomarse en cuenta ante la estrategia contra el… https://t.co/iG0tHMs2S4
11hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Sobre @ROMACuaron y el inconsciente (o no) colectivo de los mexicanos (en plena era digital)... Escribe @yosoyjavohttps://t.co/WD9W5aD09k
11hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX En tiempos de la posverdad, comunicación digital y desabasto de energías fósiles, Eloisa Chávez @Eliss33 escribe so… https://t.co/5CbH0nJD3n
14hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Recomendación Gourmet de @XimeRG15 para este fin de semana: @PincheGringoBBQ. El inigualable sabor de su brisket y… https://t.co/2WjaBcVaKY
15hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Pónganle a @WRADIOMexico con la @RadioWera y escuchen a nuestra escritora @AldonzaS hablando sobre #CulturaMas y la… https://t.co/KHNqAslPzi