El grupo terrorista de el Estado Islámico ha puesto en juego la seguridad internacional, ha causado una de las mayores crisis humanitarias desde que culminó la Segunda Guerra Mundial y ha puesto en la mira a Occidente. Sin embargo, a pesar de que actualmente se está combatiendo contra éste, los ataques terroristas no han disminuido… ¿Está el EI en decadencia?

Recientemente se han reportado múltiples atentados terroristas en diferentes ciudades de Europa y del Medio Oriente. París, Bruselas, Dacca, Estambul, Munich, han sido el escenario de ataques cuya conexión con el grupo terrorista del Estado Islámico (EI) es preocupante. La ideología del EI, mediante la instauración de un Califato en territorios de Siria e Iraq, ha puesto en jaque la seguridad de la región.

La situación es complicada, mientras más territorio es liberado del control del EI, más ataques terroristas en Europa y en el Medio Oriente ocurren. La comunidad internacional se encuentra en un estado de alerta permanente ante la posibilidad de que  el EI planee más ataques en Occidente como un modo de compensar las bajas sufridas en Iraq y Siria[1]. Informes de la OTAN, han reportado que el EI ha estado realizando esfuerzos para obtener material biológico y nuclear y que existe la posibilidad de que el EI esté planeando ataques biológicos y nucleares[2]. Los recientes ataques terroristas muestran el alcance que la ideología del EI ha tenido; el llamado que el EI realizó a todos los grupos jihadistas para que defiendan a la comunidad musulmana de los “apóstatas”[3], ha provocado miedo y el inicio de una intolerancia religiosa parecía haber sido superada.

Sin embargo, la actual problemática del EI no tiene únicamente implicaciones religiosas. El surgimiento de este grupo terrorista tiene sus orígenes en el grupo islámico radical de Al Qaeda en Iraq, mismo que nos remonta a la invasión norteamericana a dicho país; incluso el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mencionó que el surgimiento del EI fue una de las consecuencias involuntarias de la intervención militar en Iraq[4]. Lamentablemente, esta consecuencia involuntaria ha llegado a tal grado que se ha tenido que crear una Coalición Global para derrotarla, misma que agrupa a aproximadamente 60 naciones[5]. La problemática del EI no es meramente una cuestión de diferencias religiosas, también tiene fundamentos políticos que se remontan a un Iraq cuya inestabilidad no se solucionó con la intervención norteamericana, sino que se acrecentó. La intervención de Occidente en la política del Medio Oriente ha indirectamente generado que el EI gane más adeptos.

Europa se enfrenta por un lado a combatir militarmente al EI y por el otro a reducir los efectos colaterales que el fortalecimiento de dicho grupo ha generado, como lo es la crisis de los migrantes. Es complicado generar un escenario a corto plazo del conflicto, puesto que las victorias que la Coalición en contra del EI pueda tener, no necesariamente garantizan la seguridad regional e internacional; no puede garantizarse la disminución del terrorismo como arma principal del EI. Llegado a este punto parece que no hay ninguna posible solución mas que continuar militarmente atacando al EI y reforzar las medidas de seguridad de cada país. Debe llegarse una estrategia de seguridad conjunta para evitar futuros atentados y garantizar la seguridad de los ciudadanos de todos aquellos países que representan un objetivo para el EI.


[1] EL FINANCIERO. (2016). CIA advierte que ISIS planea ataques en Occidente. EL FINANCIERO. Disponible en: http://www.elfinanciero.com.mx/mundo/cia-isis-planea-ataques-en-occidente.html

[2] Mortimer, C. (2016). Nato warns there is ‘justified concern’ Isis will carry out nuclear attack in Europe. INDEPENDENT. Disponible en: http://www.independent.co.uk/news/world/europe/nato-believes-there-is-justified-concern-isis-will-carry-out-nuclear-attack-in-europe-a6991836.html

[3] BBC. (2015). What is ‘Islamic State’? BBC. Disponible en: http://www.bbc.com/news/world-middle-east-29052144

[4] Hussain, D. (2015). ISIS: The “unintended consequences” of the US-led war on Iraq. Foreign Policy. Disponible en: http://www.foreignpolicyjournal.com/2015/03/23/isis-the-unintended-consequences-of-the-us-led-war-on-iraq/

[5] McInnis, K. (2016). Coalition Contributions to Countering the Islamic State. Disponible en: https://www.fas.org/sgp/crs/natsec/R44135.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *