Centro Público

El error de controlar a los medios de comunicación públicos

A la Secretaría de Gobernación corresponde proveer el servicio de radiodifusión digital a nivel nacional.

A grandes rasgos, así quedó reformado el artículo 27, fracción VIII de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que aprobaron recientemente en la Cámara de Diputados. Sin embargo, los cambios que se discutieron, analizaron y posteriormente aprobaron, causaron las más diversas opiniones y críticas, particularmente de expertos en medios de comunicación.

No es para menos, la reforma contempla otorgarle a la SEGOB, las facultades necesarias para el control y la operación de los medios públicos, contrario, por supuesto, a lo que la actual legislación en la materia menciona y que permite que la secretaría regule y conduzca la política de comunicación social del Gobierno Federal y, por ende, las relaciones con los medios masivos de información.

Justamente debemos saber, de antemano, cuál es la función que cumplen estos medios en la sociedad y en la vida democrática.

¿De qué hablamos cuándo hablamos de medios públicos?

Para que en una sociedad haya democracia, diversidad de ideas y opiniones, se crearon los medios de comunicación públicos, entidades cuya función principal consiste en dotar de servicios de información a la ciudadanía, sirven al mismo tiempo para informar y entretener. No obstante, también tienen como función, la de vincular a la educación y la cultura.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y el Deporte (UNESCO), en el apartado de Comunicación e Información, de su sitio web, hace mención de que los medios públicos no son comerciales y no son propiedad gubernamental, además gozan de autonomía financiera e independencia ideológica, es decir, no tienen impuesta una línea editorial, por tanto, sus empleados son libres de seguir su propia ideología.

Al no ser controlados por el Estado, estos medios requieren de protección institucional, con ello se garantizará el financiamiento que le permitirá cumplir con las funciones, entre ellas, consolidar los procesos de democracia.

Los medios de comunicación públicos, distan de ser iguales que los medios de comunicación comerciales, precisamente la diferencia que existe entre un medio público y uno comercial, es que, en el primero, la audiencia tiende a ser mínima, lo que hace que estos sean entidades débiles, por otro lado, fomentan valores, educan y abren la posibilidad de acercarse a la cultura. Por otro lado, los medios comerciales son espacios fuertes, con gran número de audiencias, presupuestos mucho mayores, de hecho, los ingresos provienen de particulares (de ahí que sean medios comerciales), normalmente, los contenidos de la televisión y la radio comercial nada tienen que ver con lo educativo y muy poco con lo cultural, además de no fomentar los valores.

En México se distiguen los siguientes medios de comunicación públicos: Dirección General de Televisión Educativa, Canal 34, Canal 11, del Instituto Politécnico Nacional, Canal 22, Instituto Mexicano de la Radio (IMER), Radio Educación, TV UNAM, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

TV Azteca, Televisa e Imagen Televisión, los medios comerciales.

Los medios públicos no pueden ni deben ser controlados por la SEGOB

Ciertamente, los medios de comunicación públicos cumplen una muy importante función para preservar la democracia, la diversidad de ideas, la generación de opiniones, sería un error muy grave el hecho de que la Secretaria de Gobernación asuma y ejerza el control del servicio de radiodifusión.

Que la SEGOB maneje los medios públicos habla de un “retroceso” en el camino para lograr entidades mediáticas que sean independientes del gobierno, así lo señala Aleida Calleja, del Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia (OBSERVACOM).

Incluso, pudiera ser negativo en la sociedad, pues los medios de comunicación bajo el control del Estado, tendrían limitaciones importantes en la presentación de la información y evidentemente, de la realidad, se vulneraría el derecho a la información y al mismo tiempo el inherente a la libertad de expresión. En pocas palabras, volveríamos al viejo sistema de que la radio y la televisión públicas, son las “voces oficiales” del Poder Ejecutivo, y parece que ese es el objetivo central del nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

El nuevo gobierno federal, que entrará en funciones el primero de diciembre próximo, tiene un objetivo: crear un Sistema Nacional de Medios Públicos, lo que significa reunir en una sola entidad, a todos aquellos medios ya existentes, para ello, propuso al multipremiado cineasta Luis Mandoki como director de este sistema, Mandoki ha obtenido diversos premios en el Festival de Cannes y Berlín, un Ariel, dirigió los documentales ¿Quién es el Sr. López? y Fraude: México 2006. Exactamente, los dos trabajos cinematográficos hablan del nuevo presidente de México y el escándalo del fraude electoral del 2006.

El problema de esto es que el cineasta es cineasta y no tiene experiencia en radio y televisión públicas.

Coincido totalmente en la opinión de diversos expertos que señalan que la regulación de los medios y el control sobre ellos por parte del Ejecutivo impedirá la democracia y, además, volveríamos al sistema autoritario de gobierno, estos medios, deberán seguir una misma línea editorial e ideológica y estarían en riesgo de desaparecer si no se habla “bonito” de las acciones del gobierno.

El problema es que por lo menos TV UNAM y Canal Once, son televisoras operadas por las instituciones que las crearon (UNAM/ IPN), de ninguna forma pueden ser controladas por el gobierno porque gozan de autonomía e independencia política.

El periodista y académico del CIDE, Ricardo Raphael, incluso, mencionó que pudiera existir un error en la redacción de la reforma, pues la secretaria de gobernación debe asegurar la provisión del servicio de radiodifusión y no le corresponde proveer el servicio, son dos cosas sumamente diferentes. Como lo dije en las primera líneas, la actual legislación le concede a la SEGOB, las facultades para “formular, regular y conducir la política de comunicación social del gobierno federal y las relaciones con los medios masivos de información, por supuesto, no está contemplado el control total de los medios.

 

Posicionamientos en contra

Más de 42 organizaciones, más de 100 académicos, periodistas y ciudadanos, firmaron un posicionamiento dirigido al Senado de la República, el documento fue construido por la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI).

El posicionamiento de la AMEDI, en general manifiesta su rechazo que la Secretaria de Gobernación tenga injerencia en la regulación mediática y en su operación. Viola gravemente los Estándares Internacionales de Protección a la Libertad de Expresión, en ellos se señala que los medios públicos serán regulados exclusivamente por autoridades independientes del poder político y serán libres para cumplir con el derecho a la información en beneficio de la ciudadanía.

Los medios no deberán ser las entidades “oficiales” del gobierno, además se creó el Sistema de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR), que es el encargado de la difusión de los contenidos culturales, educativos y de entretenimiento nivel nacional.

Modificar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, supone la existencia de duplicidad ilegal de la SEGOB, pues estaría realizando las mismas funciones que la SPR.

El gobierno entrante, los senadores de Morena, Partido del Trabajo (PT), Encuentro Social (pes) y Partido Verde Ecologista de México (PVEM), deberán analizar a profundidad la redacción de la reforma a la legislación actual de la administración pública, analizar las atribuciones que debe tener la SEGOB en la relación con los medios de comunicación públicos.

De tal manera que no sea este organismo el que maneje deliberadamente a las televisoras y radiodifusoras públicas, justamente, para evitar vulnerar los derechos de las audiencias, su libre expresión y su acceso a la información.

Sí esto no sucede, el gobierno del presidente electo, lejos de procurar una sana relación con los medios, impondría una voluntad autoritaria en contra de los mexicanos y dañaría seriamente las relaciones institucionales.

Francisco Javier Colín Tapia

Francisco Javier Colín Tapia

Comunicólogo y periodista, soy egresado de la Universidad Latina, escribo y hago radio conduzco un espacio informativo semanal a través de UnilaFm, el canal oficial de mi casa de estudios, además de ser moderador en debates universitarios. He colaborado en Milenio Diario y en Televisión Educativa. Apasionado de la lectura, el arte, la música y la gastronomía, cinéfilo de corazón, mi misión, ejercer el periodismo con profesionalismo, la noticia se da en todo momento, para ello hay que informar con oportunidad, veracidad e imparcialidad, analizó temas políticos y me interesan aquellos que van relacionados con la defensa de la libertad de expresión, quiero hacer de mi país un mejor lugar para ejercer nuestra profesión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
4hreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk