Centro Público

El efecto Roma

En noviembre se estrenó el último trabajo fílmico del cineasta mexicano Alfonso Cuarón, Roma, con antelación se anunció su llegada a las salas de cine y a la plataforma de streaming, Netflix. Las redes sociodigitales como Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, sirvieron como herramientas para anunciar la llegada a las salas de cine y a la plataforma de video, la película que habría de convertirse en una obra maestra.

Justamente el trabajo mediático fue desarrollado gracias a estas redes, donde diariamente interactúan millones de personas alrededor del mundo, donde el flujo e intercambio de información circula a grandes velocidades. Netflix, la plataforma, supo aprovechar eficazmente los medios sociales para crear, en conjunto con Cuarón, la publicidad masiva en diferentes formatos, de ellos, principalmente, el vídeo, con pequeños trailers de la cinta, lo cual permitió que su trabajo se difundiera no sólo en México, sino también, de manera internacional.

Pronto la radio, la televisión y la prensa comenzaron a hablar de Roma, de la trama, la escenografía y la fotografía, del cineasta, de todo lo que rodea una producción de esta magnitud. Pero sin duda, lo que llamó la atención, además de los anterior, fue la protagonista, una joven oaxaqueña de nombre: Yalitza Aparicio.

El peor enemigo de un mexicano es… otro mexicano

Yalitza Aparicio es una joven de 25 años, de descendencia mixteca y que antes de ser mundialmente conocida se desempeñaba como maestra de preescolar, fue elegida por Alfonso Cuarón para ser la cabeza de la historia que se desarrolla en la icónica colonia Roma de la Ciudad de México en la residencia de una familia acomodada.

Cleo (Aparicio), es la sirvienta de la familia, y la encargada de cuidar a los hijos del matrimonio de aquella casa, además de mantener el orden y la limpieza del lugar, no obstante, ella vivirá una compleja situación personal, su inocencia y hasta cierto punto, su ignorancia, harán que viva sus despertar sexual, posterior embarazo, y de manera trágica, la muerte de su bebé, pero el objetivo de este texto no es spoilearlo, así que sí no ha visto la película, véala, si ya la vio ya sabrá el resto de la historia.

El hecho de que Yalitza Aparicio fuera elegida como la protagonista de la cinta, la colocó en el centro de atención de múltiples medios de comunicación, la razón, por sus venas corre sangre indígena, otra razón más, no es actriz, no tiene estudios artísticos ¿cuándo una joven indígena se había convertido en la máxima estrella del cine nacional contemporáneo?

Eso es lo que destaca de una mujer cuya piel de bronce nos hace recordar nuestro pasado prehispánico, del que los mexicanos nos debemos sentir orgullosos, o al menos yo sí. Yalitza jamás había tenido contacto con el medio artístico, pero su participación en el filme le ha valido ser nominada en las categorías de “Mejor Actriz Revelación”, en los distintos premios internacionales dedicados al cine y otras disciplinas artísticas: The Golden Globe, Critic Choice Awards, Satellite Awards, Hollywood Film Awards, en este premio obtuvo la estatuilla como “Mejor Nueva Actriz”, además es fuerte candidata para alcanzar el máximo galardón de la cinematografía mundial, el Oscar.

Es aquí donde comienza quizá, el efecto Roma. Anteriormente mencioné que las redes sociales han jugado un papel fundamental en la promoción mediática del trabajo de Cuarón, principalmente Facebook, es bien sabido que los usuarios de esta comunidad virtual la utilizan principalmente para mantenerse en contacto con personas que se encuentran a distancia, (premisa principal de su creación), mantenerse informados sobre cualquier tema, hoy es posible, incluso, generar opinión e inducirla, específicamente en tiempos electorales, analizar y debatir sobre ciertos asuntos de interés particular, como lo político, lo religioso o ideológico, por ejemplo.

Es bien sabido que Facebook también es usado para sacar lo peor de cada individuo, principalmente cuando de racismo hablamos. Y es que eso es precisamente lo que ocurrió tras el estreno de Roma. Recordemos que Yalitza, es indígena, que ha triunfado en el impresionante y a veces infame mundo de Hollywood, que se convirtió en portada de la revista Vogue y cuantas más publicaciones de moda, que ha vestido las prendas que tal vez, nunca se hubiera imaginado portar, probablemente, ni siquiera su sueldo de maestra le hubiera alcanzado para adquirir tan lujosos vestidos y accesorios de prestigiados diseñadores.

En efecto, el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano, porque inmediatamente las criticas despectivas no se hicieron esperar de los mismos mexicanos, quienes a través de mensajes en distintas publicaciones “feisbukeras” (sic), algunas de ellas, con calificativos tan despectivos que solo reflejan la pobreza mental de quien los emitió, en la mayoría de los casos la han llamado “india”, de una forma como si fuera pecado serlo, en otros casos, critican su vestuario en cada alfombra roja, ¿y al final de cuentas, qué tiene que sea indígena y triunfe en Hollywood y en el mundo?, ¿qué de malo tiene que una mujer que no era nada ahora lo sea todo?, sí, los mexicanos nos criticamos a muerte, nos envidiamos, detestamos que otro igual triunfe, aunque su color de piel sea distinto, nos pisoteamos de distintas maneras, incluso, nos insultamos de mil formas.

Ese es el efecto principal, el racismo, la discriminación por ser “diferente”, Yalitza es consciente que en redes sociales la critican a matar y que otros la elogian, obvio, ella sin querer rompió esquemas, rompió con el estereotipo de la típica actriz rubia de ojos azules, exuberante, ella es tal cual, morena, cabello obscuro, rasgos duros, pero poseedora de una belleza e inteligencia natural, por supuesto, es mexicana y con todo ello, las criticas las asume con humildad, consciente de que no es actriz y sin embargo logró escalar la difícil cuesta del éxito.

Y aunque en Facebook, Twitter e Instagram se devoren a Cleo en críticas negativas y positivas, alaben a Yalitza, por su actuación tan “natural”, como lo leí en uno de tantos comentarios, ella se quedará alojada en la mente de quienes vimos su interpretación. Ahora ella y su compañera de rodaje, la actriz Marina de Tavira, han decidido romper los estereotipos de género (otorgar a la mujer el lugar en la sociedad que le corresponde), darle mejores oportunidades de vida, además combatir el racismo social.

Sin duda, la cinta multipremiada en categorías como: “Mejor Película Extranjera”, “Mejor Director”, permanecerá por mucho tiempo en la memoria de aquellos que la vieron, a pesar de que en más de una ocasión la tacharon de aburrida y lenta, de compararla con programas unitarios como Lo que callamos la mujeres o Mujer: Casos de la vida real. La cinta tuvo un impacto avasallador y tal fue ese impacto, que la llevó a ser reconocida como “Obra maestra”, a pesar de otros éxitos de taquilla de Cuarón, pero no olvidemos que la cinta no fue aceptada para su exhibición en cines comerciales, por calificarla como “no redituable”, pues ya se considera “película de arte”, a pesar de ello, otros espacios alternativos como la Cineteca Nacional, La Casa del Cine, Cine Tonalá, abarrotaron las salas de exhibición y vendieron y agotaron boletos en horas, el recién estrenado recinto cultural “Los Pinos”, ofreció exhibir la cinta de forma gratuita, otros espacios como la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, también tuvieron lleno total.

Muchos hablan de que el avasallador éxito de Roma hará sucumbir a los dueños de las cadenas cinematográficas comerciales y exhibirán la cinta, para satisfacción de sus clientes.

El efecto Roma lo hicieron y lo trabajaron los públicos, algunos encantados, otros desencantados, y es que la cinta te permite ver más allá de la vida de una sirvienta o de una familia que se está desquebrajando, te permite armar el rompecabezas que le da forma a la vida interior de cada personaje y nos sumerge en el fondo de cada uno, de tal manera que se generó una opinión.

PD. Yalitza Aparicio encabeza la lista de los mejores actores del 2018 que elabora y publica la revista Times, sin querer desafió a toda una sociedad en tiempos de discriminación racial en Estados Unidos y hasta bailó con las más grandes estrellas de Hollywood.

Francisco Javier Colín Tapia

Francisco Javier Colín Tapia

Comunicólogo y periodista, soy egresado de la Universidad Latina, escribo y hago radio conduzco un espacio informativo semanal a través de UnilaFm, el canal oficial de mi casa de estudios, además de ser moderador en debates universitarios. He colaborado en Milenio Diario y en Televisión Educativa. Apasionado de la lectura, el arte, la música y la gastronomía, cinéfilo de corazón, mi misión, ejercer el periodismo con profesionalismo, la noticia se da en todo momento, para ello hay que informar con oportunidad, veracidad e imparcialidad, analizó temas políticos y me interesan aquellos que van relacionados con la defensa de la libertad de expresión, quiero hacer de mi país un mejor lugar para ejercer nuestra profesión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Nuevas perspectivas de los medios públicos de comunicación, su reconfiguración y la narrativa que busca anteponer e… https://t.co/2ZFSsmgc14
CentroPublicoMX Belleza y virtud. Coleccionismo inglés del siglo XVIII en el Museo Nacional de Antropología @mna_inah Nuevo texto… https://t.co/tTFAjmC5o9
CentroPublicoMX RT @yosoyjavo: Mi colaboración de esta semana sobre el primer Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero. https://t.co/MhveWkUR
CentroPublicoMX Sobre el pueblo bueno o una desafortunada paradoja sobre la división social que pulula en nuestros tiempos.… https://t.co/HIpXGAlKzC
CentroPublicoMX ¿Conocen la trayectoria de Alejandro Gertz Manero? El próximo fiscal general de la República por 9 años...… https://t.co/Oq0qmDI451