Actualmente, la región de Kurdistán abarca territorios ubicados en Turquía, Irak, Siria, e Irán, por lo que la idea de un Kurdistán libre y autónomo presenta un reto considerable, tanto social como político. ¿Realmente la libre autodeterminación de los pueblos constituye una característica del escenario internacional del S.XXI?, ¿le conviene a Occidente que las minorías étnicas en el Medio Oriente y en Asia Menor, comiencen a adquirir fuerza y demanden sus propios Estados-Nación? Después de todo, el concepto de Estado-Nación fue generado, fomentado e introducido por Europa… ¿Acaso no es el Estado-Nación el modelo al que todos los pueblos deberían de aspirar?

Históricamente, Kurdistán contaba con cierta autonomía bajo el Imperio Otomano, sin embargo, con el desmembramiento de éste una parte considerable de la región pasó a formar parte de la naciente Turquía (BBC, 2014). La situación se torna más compleja dado que los demás territorios pertenecientes a Kurdistán pasaron a formar parte de otros países, cuyas fronteras fueron a su vez definidas por las potencias de Occidente en el S.XX. En este punto, puede percibirse todavía una intención colonizadora por parte de Occidente, que se contrapone con las ideas de democracia y autonomía que éstas mismas naciones propagan. ¿No debería de apoyar Occidente un Kurdistán libre? El discurso de Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión Europea, en torno al pasado referéndum kurdo en Irak, dice lo contrario. Mogherini estableció que la Unión Europea apoya la unidad en Irak, y que un referéndum de independencia kurda, debe de ser evitado (Unión Europea, 2017). ¿Continúan existiendo intereses coloniales?, ¿no debería la Unión Europea, con base en su historia e ideología, apoyar la autodeterminación de los pueblos? En efecto, si Kurdistán obtiene su independencia, podrían generarse protestas en Turquía, Siria, e Irán, que pondrían en juego tanto la estabilidad de dichas naciones, como la configuración actual de la región. En este punto, podría ponerse en juego a los intereses occidentales, y el papel de Occidente como regulador de conflictos y como “juez” en el escenario internacional, podría perder importancia.

Por el otro lado, las fuerzas armadas kurdas, ubicadas en Siria, han resultado ser bastante efectivas en la lucha contra el Estado Islámico; dicha situación otorga una ventaja a Kurdistán en términos de autonomía, dado que Occidente puede considerarlo como un aliado valioso en la lucha contra el Estado Islámico, y eventualmente comenzar a apoyar su independencia. Este punto genera otro debate, ¿realmente necesita Kurdistán la “aprobación” de Occidente para efectuar su independencia? Lo que resultaría ideal es una independencia kurda que tome en cuenta a países de la región que controlen territorio kurdo, pero que no necesariamente dependa de los intereses de Occidente. Permitir que una vez más, las potencias occidentales intervengan en la configuración territorial, propagará los conflictos existentes y generará nuevos a largo plazo. Ha quedado claro que una de las características del escenario internacional del S.XXI, es su dinamismo, ¿por qué entonces resulta tan necesario abogar por la permanencia de fronteras que fueron impuestas?. Una reconfiguración de las fronteras no necesariamente generaría problemáticas más devastadoras a las ya existentes. Aún así, el que la lucha contra el Estado Islámico resulte un factor que pueda fomentar la independencia de Kurdistán, resulta paradójico, dado que si Occidente decide apoyar a Kurdistán únicamente por que éste constituye un aliado valioso para combatir terroristas, queda claro que los métodos de negociación y el balance de poder, claramente continúan siendo definidos por las potencias colonizadores, y no por los “nuevos” ideales de libertad, democracia, y soberanía, que hacen del S.XXI, un escenario tan peculiar… No resulta importante que el pueblo kurdo sea “la minoría étnica sin Estado propio más importante de todo el Medio Oriente” (BBC, 2016), lo que resulta importante es la aportación de dicha minoría ante la lucha contra el terrorismo. Hasta ahora, parece ser que la independencia de Kurdistán depende más de factores externos que internos. Aún así, constituye un hecho que no debe de ser ignorado ni obviado, dado que puede ser que ponga en tela de juicio, una cantidad considerable de preceptos occidentales bajo los cuales el escenario internacional se ha regido desde hace tiempo…


Fuentes:

BBC. (2016). Turkey v Syria’s Kurds v Islamic State. BBC. Recuperado de: http://www.bbc.com/news/world-middle-east-33690060

BBC. (2014). Quiénes son los kurdos y por qué todavía no tienen un Estado. BBC. Recuperado de: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/10/141014_kurdos_kurdistan_historia_analisis_aw

Unión Europea. (2017). Statement by High Representative/Vice-President Federica Mogherini on the proposed Kurdish referendum in Iraq. Recuperado de: https://eeas.europa.eu/headquarters/headquarters-homepage/32450/statement-high-representativevice-president-federica-mogherini-proposed-kurdish-referendum_en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *