Aunque quisiéramos olvidarnos del impresentable Donald Trump, sus palabras y acciones nos lo impiden. Si fuera cualquier hijo de vecino podríamos ignorarlo y pensar que simplemente es un bravucón impulsivo y exhibicionista. Pero resulta que es el presidente del –todavía– país más poderoso del mundo. Por esa razón no podemos pasar por alto sus tonterías y menos aún sus desplantes cuando adopta posiciones de consecuencias graves, que implican riesgos incalculables.

Esta semana el señor se lució. De nueva cuenta incurrió en barbaridades al referirse hace unos días a Venezuela, para no variar con sus acostumbrados exabruptos. En esa ocasión habló de la posibilidad de usar la fuerza militar contra el gobierno actual de ese país sudamericano, encabezado por Nicolás Maduro.

De entrada, no hay duda de que sus frases amenazantes constituyeron una torpeza porque no hacen sino darle argumentos a la dictadura que encabeza Maduro, quien seguramente está feliz de que le pongan en charola de plata la posibilidad de denunciar el intervencionismo estadounidense, que ya de por sí ha sido acusado de estar detrás de las más violentas manifestaciones en las calles de ese país.

Con su postura ignorante y agresiva, el presidente de Estados Unidos desconoce o quiere soslayar los avances que se han logrado con muchos sacrificios y pérdidas de vidas en diversos momentos históricos en nuestro continente latinoamericano, que ha padecido y superado  dictaduras militares apoyadas por Estados Unidos, o peor aún, contra democracias emergentes que no fueron de la simpatía de ciertos gobiernos del imperialismo del norte.

Hoy vemos que la mayoría de los países de nuestro continente están construyendo sistemas democráticos, no sin dificultades y obstáculos, pero en procesos que avanzan en general con resultados aceptables. La excepción son unas pocas naciones que se empeñan en alargar la permanencia de gobiernos autoritarios de manera forzada o descarada, apoyados con la fuerza militar de sus dictadores. Su objetivo dejó de ser el bienestar de su pueblo, si es que alguna vez lo fue, y hoy día solamente buscan eternizarse en el poder, para lo cual no dudan en reprimir toda expresión, por incipiente que sea, de movimientos democratizadores.

El gobierno mexicano se ha atrevido a cuestionar la postura del presidente de Estados Unidos, lo cual es de reconocerse, sobre todo por algunas acusaciones que ha recibido en términos de su intromisión y boicot al actual gobierno venezolano, en el marco de la Organización de los Estados Americanos.

Junto a nuestro país, más de una decena de naciones se han pronunciado en el mismo sentido. Es decir, han dejado manifiesto que por ningún motivo justificarían una invasión armada de Estados Unidos a Venezuela.

Eso, por supuesto, no significa que se deje de alentar el diálogo y la vía diplomática frente a los excesos de Maduro y su gobierno dictatorial.

En otra de mis colaboraciones recientes me pronunciaba contra los intervencionismos, vinieran de donde vinieran, en el caso de Venezuela. Eso, sin merma de la defensa irrenunciable de la vía democrática como único camino para la solución a sus problemas, pese a lo profundos y preocupantes que sean.

Está claro que esa postura no significa un espaldarazo a Nicolás Maduro y su constante negativa de instaurar un régimen de democracia plena, con partidos políticos de diferentes tendencias ideológicas y una libertad de expresión sin frenos ni censuras, entre otros valores políticos, sociales y humanos.

Vemos, entonces, dos aristas en extremo riesgosas, ambas inaceptables. Por una parte, la amenaza militarista estadounidense que, si ahora se permitiera, después podría lanzarse contra cualquier país cuando a ellos, quienes detentan el poder mundial, decidan que hace falta, pasando sobre los tratados internacionales y las soberanías nacionales. Por otro lado está el régimen dictatorial de Nicolás Maduro, cada día más obnubilado y autoritario, que se niega a ver la realidad y reprime cualquier disidencia, aunque eso implique practicar el asesinato descarado. Por donde se le vea, nos encontramos ante una realidad alarmante, reprobable e inadmisible en pleno siglo XXI.

Queda claro, entonces, que no podemos avalar ninguna de las dos partes en esta disputa. Por un lado, Donald Trump, ignorante, agresivo y demencial; por otro, Nicolás Maduro, despótico, intolerante y represor.

Qué bueno que la mayoría de las naciones latinoamericanas –incluido, por supuesto, nuestro México– están sintonizadas y comprometidas a seguir en la ruta de la democracia.

 

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *