Con toda razón se afirma que un proyecto cultural es un proyecto de nación y viceversa. Un buen ejemplo es el Festival Internacional de la Cultura Maya (Ficmaya), que concluyó su sexta edición el pasado 5 de noviembre, luego de más de dos semanas de una vasta, intensa y atractiva actividad.

Si bien la numeralia es impresionante y valdría la pena reproducirla por completo, tomaré solamente un dato que sintetiza la relevancia de este festival de la cultura: se realizaron 400 eventos, cuando por lo general los festivales no rebasan más de 100.

Me interesa sobre todo adentrarme en su identidad, ya que a seis años de haber sido creado es considerado uno de los tres festivales culturales más importantes de México. Esto lo sitúa más allá de la cultura e involucra a los ámbitos político, social y económico.

En efecto, desde sus inicios en 2012, el Ficmaya definió los temas esenciales que abordaría a partir de su propósito central de promover el conocimiento y reconocimiento de una de las culturas milenarias más deslumbrantes de nuestro planeta: la cultura maya. En esta ocasión el tema central del festival fue “La cosmogonía y la preservación del planeta”.

A partir de la información que ha difundido en sus comunicados, podemos concluir que el Ficmaya es el único de los festivales culturales realizados en México que se orienta a una civilización indígena. Y, sobre todo, a exaltar sus grandes contribuciones a México y al mundo. Por eso, en gran medida los mayas de ayer y hoy son protagonistas reales y decisivos que inspiran las múltiples y diversas actividades del Festival.

Como ningún otro de los festivales de la cultura que se celebran en el país, el Ficmaya destina más de la mitad de sus actividades a la reflexión y al pensamiento. Esto, claro está, sin detrimento de las más diversas expresiones artísticas, la interrelación con las universidades, la democratización cultural y el reconocimiento a la labor de las mujeres.

Una de sus grandes prioridades han sido los niños y los jóvenes, a quienes ha querido interesar al organizar actividades atractivas, tanto en su temática como con su activa presencia en los diversos espacios creados exclusivamente para ellos.

El Festival ha ido también hacia las universidades para invitarlas a participar, de tal manera que se han convertido a la vez en verdaderos centros de promoción y difusión cultural, así como en una dimensión privilegiada para el encuentro fraternal y provechoso entre artistas e intelectuales con la comunidad universitaria y el público en general.

Este evento cultural se ha propuesto, asimismo, expandir su presencia en los parques de la ciudad con un sentido democrático mediante el acceso y disfrute pleno de los bienes y servicios culturales.

Otro de sus ejes fundamentales se dirige hacia el pleno aprovechamiento de la infraestructura cultural de la ciudad. En los teatros, por ejemplo, durante estas casi tres semanas se generó día a día una intensa y atractiva programación con artistas de Yucatán, unidos en cantidad y calidad a una serie de figuras nacionales e internacionales.

Y con respecto a los museos, el Ficmaya ha ofrecido a la comunidad yucateca un abanico de exposiciones con artistas visuales de renombre de diversas épocas, países y escuelas pictóricas.

Es justo agregar que igualmente se contó con la presentación de artistas internacionales en los más diversos géneros del teatro, la danza, o la música.

Cada año se ha contado con la presencia de un país y de una entidad federativa como invitados oficiales para ensanchar los lazos de amistad entre los pueblos, además de dar a conocer sus más elevadas expresiones culturales e intelectuales. En esta ocasión los invitados fueron Canadá y la Ciudad de México. Por lo que se refiere a Canadá, sobresalieron la música y el ballet de la Real Policía Montada, mientras que en el caso de la Ciudad de México resultó memorable el concierto que ofreció la Orquesta Filarmónica Juvenil de esta ciudad capital, con un homenaje al gran músico Dámaso Pérez Prado, cubano nacionalizado mexicano, creador del mambo.

Uno de los sellos distintivos del Ficmaya ha sido el reconocimiento de la presencia y participación de la mujer en nuestra sociedad. En esta edición se premió nuevamente a seis destacadas mujeres tanto de la ciencia como de las artes y las humanidades, con la Medalla de Oro del Ficmaya.

Se ha alentado, asimismo, la participación de colegios y organismos profesionales y gremiales, de acuerdo con el tema central de cada evento, como en su momento han sido el Colegio de Arquitectos, la Facultad de Ciencias de la UNAM, la Academia Mexicana de la Lengua o, en la más reciente edición, la Sociedad General de Escritores de México.

Todos estos participantes han enriquecido la discusión y ampliado la visión de la temática del Festival en general. Por cierto, la Universidad Nacional Autónoma de México siempre ha estado presente con sus grandes y eméritos científicos e investigadores, apuntando una lúcida discusión hacía la muy interesante civilización de los mayas.

Es importante señalar que las actividades y eventos de la Ficmaya no se efectuaron solamente en la capital yucateca. Llegaron también a otras ciudades y municipios, con lo que la oferta cultural extiende sus beneficios a la entidad en su conjunto, con un gran aliento a la descentralización cultural.

¡Qué magnífico festival!

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *