Cada vez que se avizora un avance en favor las mujeres, la realidad se queda muy atrás de las expectativas.

Así ocurre con la tan publicitada modificación que se incluyó en la reforma electoral de 2014 a fin de establecer la paridad de género en las candidaturas a cargos de elección popular. De acuerdo con las nuevas normas electorales todo hacía pensar que muchas más mujeres podrían llegar al Congreso de la Unión, lo que constituiría un salto cualitativo en nuestra historia contemporánea.

Pero al parecer se trató tan sólo de un señuelo o una simulación, pues aun cuando los diferentes partidos políticos cumplieron con la disposición de registrar a mujeres en la mitad de sus candidaturas, en la realidad no se verá una presencia femenina en esa proporción.

Esa es la conclusión que se deriva de análisis prospectivos que se han realizado con base en los resultados de las elecciones de 2012 para legisladores federales por el principio de mayoría relativa. Sucede, en pocas palabras, que muchas de las candidatas contienden en distritos donde su partido tiene muy pocas probabilidades de ganar. A partir de esas proyecciones, se calcula que el porcentaje de mujeres en la legislatura que comenzará en septiembre próximo se incrementará apenas en un 5% con respecto a la actual; es decir, que de 123 legisladoras de mayoría que ganaron un espacio en la Cámara de Diputados en 2012, ahora podrían llegar a ser unas 130.

Estamos, entonces, ante una desconsoladora realidad derivada del hecho de que en los distintos partidos las candidatas fueron postuladas para distritos donde esos institutos políticos tienen más dificultad para salir triunfantes. Ante eso, candidatas de diversos partidos han señalado esa irregularidad y denunciado que se trata una vez más de discriminación, misoginia y manipulación electorera. Aún más: organizaciones feministas del país hablan de violencia política y guerra sucia contra las candidatas, pues a varias se les ha tratado de denigrar y desprestigiar.

Las estadísticas que se vienen manejando para las elecciones para diputados federales que se realizarán este domingo 7 de junio señalan que si se mantiene la tendencia electoral de 2012, en ningún partido político se reflejará como tal la cacareada paridad de 50-50 en las diputaciones de mayoría relativa.

Así que habrá que pelear hacia dentro de los partidos y exigir un trato equitativo basado en el análisis del comportamiento electoral de elecciones anteriores. Lo más triste y preocupante es que se perdió la oportunidad de lograr desde ahora la tan necesaria equidad de género en el Congreso.

Por todo esto, podemos afirmar que se decidió que las mujeres legisladoras fueran sólo la mitad de la mitad. Si los resultados electorales confirman estas previsiones, será necesario denunciar ampliamente esta trampa y, a la vez, pugnar por mecanismos transparentes y democráticos para que esto no vuelva a ocurrir en ninguna elección futura.

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *