En estos tiempos de creciente violencia de género, en un país donde las mujeres somos hostilizadas y agredidas a lo largo y ancho del territorio, es una magnífica noticia que se alienten acciones como las que atestiguamos en fecha reciente durante el ya célebre Festival Internacional de la Cultura Maya (Ficmaya).

Desde hace un par de años en esta reunión anual de la cultura se instituyó un reconocimiento para mujeres destacadas en los más diversos campos, que lleva la denominación de Medalla de Oro al Talento de las Mujeres Mexicanas.

En este 2017 fueron premiadas seis mujeres creativas, entusiastas, respetables y respetadas, poseedoras de una notable trayectoria tanto en el ámbito de las ciencias como en los campos del arte y las humanidades.

En verdad se trata de destacadas personalidades: la física Ana María Cetto, la bióloga Rosaura Ruiz, la astrónoma Silvia Torres, así como las actrices Lilia Aragón, Irma Dorantes y Ofelia Medina. Todas con una extensa y brillante trayectoria dentro y fuera de nuestras fronteras, y las dos últimas, además, orgullosas yucatecas.

La ceremonia de premiación, que se llevó a cabo el lunes 30 de octubre, estuvo encabezada por el presidente del Festival, Jorge Esma, y el secretario General de Gobierno de Yucatán, Roberto Rodríguez Asaf. El escenario no pudo ser mejor: el espléndido Museo Regional Palacio Cantón.

Me dio mucho gusto atestiguar la entrega de esos justos reconocimientos y, a la vez, recordar que el año pasado tuve el enorme privilegio de recibir esa presea junto a las escritoras Sara Poot Herrera y Marcela del Río, la historiadora Stella María González, la directora teatral Maricela Lara y la bailarina Elisa Carrillo. Además, en esa ocasión se rindió homenaje póstumo a la profesora Beatriz Rodríguez Guillermo.

Por cierto, me enorgullece comentar que mi compañero Alejandro Ordorica, quien es asesor ejecutivo del Ficmaya desde sus inicios, fue el impulsor de este reconocimiento a las mujeres.

Desde luego, además de otorgar esta importante medalla, el Ficmaya promueve la labor creativa de las mujeres en muy diversos ámbitos. Es justo decir que abre sus puertas con equidad y sin distingos de género a las diversas expresiones de la cultura. Así, convoca a muchas mujeres tanto en la parte artística con grupos musicales, de danza o teatro, como en el ámbito de la reflexión y el pensamiento, mediante conferencias, coloquios y mesas redondas en torno a la cosmogonía y las culturas milenarias en la preservación del planeta, que fue el tema central de este sexto Festival.

Asimismo, en el marco de la Conferencia Mundial sobre esa materia, como parte del programa general se convocó a expertos de más de 10 países, así como a académicos de diversas universidades, incluida de la Universidad Nacional.

En fin, en este ya tradicional festival cultural, como cada año hubo mucho para celebrar. Nuestro reconocimiento a las ganadoras y nuestro aplauso para la iniciativa de valorar y premiar las invaluables aportaciones de la mujer a la sociedad nacional y mundial.

 

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *