Cada año que inicia nos trae una oleada de anhelos y expectativas, que pronto se confrontan y mezclan con realidades para escribir la historia cotidiana.

Ahora que da inicio el 2018 se me ocurre que debemos incorporar una dosis de realismo a nuestros buenos deseos de año nuevo. Así, sugiero que en lugar de pedir que nuestros problemas más acuciantes se resuelvan por completo, aspiremos a que por lo menos ya no crezcan ni se profundicen.

Es el caso de los feminicidios que durante 2017 se registraron en cantidad alarmante y en buena parte de las entidades federativas del país. Todavía hacia finales de diciembre, cuando hubiéramos esperado que se abriera una tregua en los días navideños y de Año Nuevo, tuvimos que presenciar con enorme indignación diversas noticias sobre hechos violentos, brutales, contra mujeres.

Por eso, este nuevo año debemos empezar por poner un freno a los índices de hostigamiento y criminalidad que cruzan el país, así como intensificar las acciones que ya se han puesto en marcha en ese renglón, además de impulsar otras propuestas que aún no se han instrumentado y pudieran ser útiles y, por ende, resultan urgentes.

Porque no podemos aceptar que las cosas sigan así, con un crecimiento cotidiano de las agresiones de todo tipo contra las mujeres en México. Un buen inicio sería, entonces, establecer medidas destinadas a revertir tan funestas acciones y conseguir resultados a corto plazo a fin de que al cierre del 2018 las estadísticas muestren disminuciones significativas, ojalá hasta que los delitos con sello de género desaparezcan o se reduzcan de manera radical.

Por supuesto, es preciso que trabajen más y mejor nuestras instituciones destinadas a la seguridad pública y a la prevención del delito para rebajar ostensiblemente la corrupción, la complicidad y la impunidad que subsiste en el circuito judicial.

En anteriores colaboraciones he insistido en que la única manera de afrontar con eficacia este grave problema es diseñar un plan integral, el cual implica desde la educación en el seno del hogar y de las instituciones educativas para establecer como premisa el respeto a la vida y como principio la equidad de género, hasta campañas de concientización que disminuyan sensiblemente el horrendo machismo que predomina en nuestra cultura. Esas, entre otras muchas acciones destinadas a promover relaciones respetuosas, equilibradas y armónicas entre todas las personas, sin importar sexo, edad o condición laboral o social.

Las estadísticas son escalofriantes y despiertan la indignación: son millones las mujeres que en menor o mayor medida han sufrido violencia en su vida, y ya suman miles las que han sido asesinadas en los últimos tiempos.

El problema es grave y sólo con la participación de las instituciones gubernamentales y la sociedad civil –a la par de un Poder Legislativo responsable que mejore el marco jurídico prevaleciente, y de un Poder Judicial que actúe con prontitud, honestidad y eficacia– será factible reducir esta herida tan dolorosa y profunda en nuestra sociedad actual.

Cada una de nosotras, por nuestra parte, en la trinchera personal y profesional que ocupemos, estamos obligadas a participar y exigir condiciones adecuadas y respeto pleno a nuestro desarrollo en el espacio que nos corresponda, con seguridad e igualdad social.

 

Sobre el autor

Martha Chapa

Martha Chapa

Twitter Facebook Sitio web

En nuestra cultura han existido mujeres de enorme talento y fina sensibilidad, por lo que las artes plásticas no han sido la excepción y entre ellas siempre brillará la pintura de Frida Kahlo como también la de María Izquierdo o Cordelia Urueta. Dentro de esa dimensión, la de artistas mexicanas que decidieron ser pintoras, se inscribe Martha Chapa, quien también ha generado una gran obra, con significativos reconocimientos, dentro y fuera del país. Su imaginación y fina sensibilidad abarcan diversos temas, texturas y materiales, aunque en casi todas sus pinturas aparece como icono central, esa legendaria fruta que es la manzana. Ella la eligió seguramente porque aprecia en este fruto su condición de testigo presente de los orígenes de la humanidad. En su búsqueda, lo mismo pinta óleos que dibuja e incursiona en la gráfica, y en años más recientes, plasmando su talento sobre láminas viejas, oxidadas, carcomidas, que rescata de su etapa final para recuperarlas e infundirles nueva vida y belleza. Día a día, con sus pinceles emprende la travesía de la imaginación y esboza una manzana: aquella que fascinó a Eva, la que perdió a Atalanta o la que hipnotizó a Cezane y hasta la que empieza a crecer en el árbol del paraíso, a sabiendas de que una manzana puede ser todas las manzanas. Cada vez que tiene frente a sí un lienzo, lo aborda con sensibilidad, talento, pasión y vitalidad para sembrar ese fruto que apuntala la vida, refuerza el amor a la tierra y acrecienta el disfrute estético. Ratifica así que el arte conlleva elevados valores en nuestra sociedad y en la construcción de ese ser humano pleno, sensible y generoso que todos deseamos como ideal y esperanza para enfrentar el futuro. Martha Chapa, originaria de Monterrey, Nuevo León, inicia su trabajo artístico en la década de los sesentas Son ya 300 exposiciones individuales y un sin fin de colectivas, las que ha realizado en México, Europa, Estados Unidos y diversos países del Caribe, Centro y Sudamérica. Asimismo ha incursionado en la escultura y en el arte objeto. De su enorme creatividad surgen mágicamente lo mismo montañas, magueyes, colibríes, que búhos, guadalupanas y abstractos, entre otros muchos temas de sus pinturas. Su trabajo e imaginación se extiende también meritoriamente a través de una importante obra gastronómica pues ha publicado ya 32 libros, en especial sobre la cocina mexicana, además de artículos periodísticos en diversos medios de comunicación y como conductora de la serie “El sabor del Saber”, en TV Mexiquense Una artista de dimensión internacional, que convierte a Martha Chapa, en todo un valor de nuestra cultura contemporánea, con ya 4 décadas de destacada trayectoria dentro de la plástica mexicana, y con múltiples homenajes y reconocimientos, dentro y fuera de nuestras fronteras. Una destacada mexicana y talentosa creadora, comprometida con el arte y la cultura contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *