“¿Qué hace durante el día?
Soy… ¿un conde?”
Der Vampir auf der Couch

Crimson-PeakDefinitivamente esta semana me resulta imposible no hablar de cine y sus grandes protagonistas, tanto en salas comerciales como en festivales. El fin de semana pasado (Oct. 28 – Nov. 1) se llevó a cabo en la ciudad de Puebla, el Octavo Festival Mórbido, con 58 largometrajes y 84 cortometrajes de 27 países. Dirigido por el peculiar Pablo Guisa (@Pablo_Guisa) y sus caracterizaciones, de rey, charro, boy-scout, elemento de seguridad, doctor, judío ortodoxo, fan del heavy metal, y la que más amé Sigmund Freud, junto con gremlins y marcianos. Los largometrajes fueron premiados por la audiencia –a cada uno de los participantes nos daban un papelito para calificar la película-, por la prensa y por los directores. Descubrí @MorbidoFest por el camino más sinuoso, ¿acaso habrá otro para llegar a éste? Un día en la televisión me encontré escuchando las recomendaciones de Ricardo Farias (@waratxe) para las vaciones de verano, yo lo llamaría “especialista en la vida contemporánea” al hablar de terror, bicicletas, tecnología, libros, ciencia ficción, horror, media, comics, películas, juegos, futbol, música, cultura pop y, además uno de los locutores de Radio Mórbido -el cual se transmite casi, -cuando no se cruza el grito del presidente-, todos los martes a las 11 de la noche por Ibero 90.9 fm-. La primera vez que lo escuché fue por curiosidad y, desde entonces, todos los martes lo sintonizó, así fue como llegué a ser una fan de este programa (una de las veces que me saludaron sonó la alarma sísmica en ese instante). Lo que más me llama la atención es que está hecho por fans para fans, incluso uno de ellos el ‪@doctor_beltran‪ se coló a la cabina y ahora da sus opiniones médicas -en efecto es necesario saber si los vampiros son posibles, qué tan romántica puede ser la tuberculosis, las múltiples explicaciones de robots y humanos, etc.- Pero quien se ha vuelto mi gurú consetido para mis idas al cine y selección de películas, es el especialista Luis Roiz (‪@roiz‪), quien siempre tiene la sugerencia perfecta para el momento y lugar adecuados. Aunque mi nivel de cinefilia es definitivamente amplio, por cuestiones de tiempo y gustos no me podía aventar todas las películas del festival, por ser mi primera vez solamente elegí dos, ya veremos para el próximo año.

Las películas que vi del festival tienen como coincidencia que las mujeres son personajes fuertes, que afrontan su destino y pagan las consecuencias de no ser lo que se supone que deberían de ser. Por un lado tenemos la espectacular y majestuosa Tale of Tales (2015), primera obra en inglés del director italiano Matteo Garrone, que llegó a la programación del festival ocho días antes de su proyección y que en definitiva es una joya en la corona, al haber sido estrenada en el Festival de Cannes de este año. Con una excelente actuación de Salma Hayek y su subsiguiente transformación, que supongo que es lo que más habrá celebrado Pablo Guisa, la película cuenta tres historias de mujeres, por un lado la reina de Longtrellis que “literalmente” da una vida por ser madre; la princesa Violet, Bebe Cave, que quiere crecer y tener aventuras fuera de su castillo, y de su padre el rey de HighHills, interpretado por Toby Jones – quien tiene por mascota una pulga gigante- y, las hermanas Imma y Dora, Shirley Henderson y Hayley Carmichael, que desean ser aceptadas por el rey Strongcliff, interpretado por Vicent Cassel. Sorprendentemente para este género de películas fantásticas, principalmente estoy pensando en el Señor de los Anillos (2000), El Cristal Encantando (1982) o La Historia Interminable (1984), aquí las protagonistas son concientes de su poder, de sus decisiones y las afrontan para crecer totalmente en el camino. Por otro lado, Der Vampir auf der Couch (2014) escrita y dirigida por David Rühm, cuenta el encuentro entre el conde Geza von Közsnöm, Tobias Moretti, y Sigmund Freud, Karl Fischer, -Pablo trató de psicoanalizar a David sentado en una silla de Rococó con el dibujo de la silueta desnuda de una mujer en una sala llena de personas del Teatro de la Ciudad, preguntándole si era el niño de mamá. Entre frases que Freud piensa como metáforas de la vida, el conde le platica de su vida sin sed, de sabor monótono, del odio que tiene a las constantes inquisiciones de su mujer, la condesa Elsa von Közsnöm (Jeanette Hain), de cómo se ve; y de su amor perdido Nadile; cuando de repente se encuentra con Lucy (Cornelia Ivancan) que es parecida a ese amor perdido y la trama se vuelve un enredo entre encuentros y desencuentros de lo que son, lo que quieren, lo que quisieran, lo que quisieran haber querido y ahora se dan cuenta que ya no lo quieren de esa manera, etc. de todos los involucrados, incluido el fiel mayordomo, mientras nos muestran una de las obsesiones de los vampiros que es la de contar, y aquí comprendí al Conde Contar de los Muppets y el hecho de que en los ataúdes de los supuestos vampiros pusieran elementos que pudieran contar toda la noche y les impidiera salir a cenar.

taleYa de regreso, fui a ver el estreno de la semana La Cumbre Escarlata (2015) de Guillermo del Toro, la cual también se proyectó en el Festival Internacional de Cine de Morelia en estos días. Clasificada como “Gothic romantic horror” es la carta de amor de del Toro a una época, en ésta llena de valentía y de poder a sus protagonistas. La en ciernes y joven escritora Edith Cushing, interpretada por la mística Mia Wasikowska, se enamora del aristocrático Sir Thomas Shape (Tom Hiddleston), quien la lleva a vivir con su hermana, Jessica Chastain, a Allerdale Hall, o mejor conocido Crimson Peak, mansión construida sobre una mina de arcilla, cuyo color rojo carmesí inunda el ambiente contrastando con el blanco de la nieve. Mientras que en la tradición de las historias del siglo XIX la protagonista es salvada por el héroe, ambas protagonistas son las que toman las decisiones, incluso en un caso para la araña hollywodense hasta hablan entre ellas.  Finalmente, también tuve la oportunidad de ver la película iraní A Girl Walks Home Alone at Night (2014), escrita y dirigida por Ana Lily Amirpour, en definitiva “la chica” (Sheila Vand) es uno de los vampiros más cool que ha conocido el cine en las últimas épocas, de hecho sólo podría competir con Tilda Switon en Sólo los amantes sobreviven (2013) de Jim Jarmush, en la cual también salen Hiddleston y Wasikowka. Una pareja se conoce en la desolada Bad City, -la cual hace honor a su nombre- y entre traficantes, prostitutas, rateros, se desarrolla una historia de amor, en la cual se comprenden por lo que son, sin pedir nada más ni nada menos.

Cada una de estas historias se desarrollan en ambientaciones que juegan con la teatralidad, las puestas en escenas de cada una de las tomas son una obra de arte por si mismas, ricas en detalles, en colores, en texturas y casi casi en sabores y en olores. Las atmósferas no sólo están dadas por las condiciones de las instalaciones: castillos, casas, bosques, cementerios, o plantas de luz; sino también se pintan de tonalidades y parecería que cada uno de los personajes las colorean de esta manera, entre rojos, azules, blancos e incluso contrastes de blanco y negro, son un deleite para la vista, y más para todos los que somos curiosos de los artefactos que emplean, desde un traje de buzo, lentes, espejos, vestidos que retoman elementos arquitectónicos, un corazón latente, todo se vuelve un disfrute. Y, en definitiva, lo que más me entusiasma de todas estas damiselas es que ya no son las princesas puras en torres de castillos esperando a ser salvadas. Son mujeres que usan pantalones, que cruzan peñascos, que deciden buscar qué es lo que quieren ser, que no le temen a la sangre, que tienen relaciones sexuales – y en la de Crimson Peak realmente vale la pena– y sobre todo que sobreviven.

Las películas andan entre vivos y muertos sin hacer una distinción entre los unos y los otros, todos adquieren una importancia dentro de las historias, para poder comprender a los personajes. Los fantasmas se vuelven metáforas del pasado que simplemente no desaparecen y se quedan presentes. Todas las historias, son historias de amor, de aquella cosa con la que peleamos constantemente y que desafía nuestra capacidad de raciocinio, tal como menciona del Toro en una entrevista: “Somos muy reticentes al hablar de amor, no queremos ser vulnerables. El cool automático es ser distante, instantáneamente eres inteligente si eres escéptico, y si eres creyente en ese momento te escuchas estúpido. Es por eso que la serie de Twilight, y lo que tenga de gótico, un vampiro vegetariano, esta funcionando, por que son las que están articulando la idea de amor, y hoy la única forma de hablar del amor perfecto es a través de historias góticas.” Finalmente, añadiría como un plus, una gran capacidad de decisión de nuestra protagonistas, incluso en Tale of Tales, que está inspirada en la compilación de cuentos del poeta italiano Giambattista Basile en el siglo XVII, las mujeres se presentan como las grandes tejedoras de historias y los hombres simplemente son impotentes ante esto.

Etiquetas

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *