Centro Público

¿De qué otra cosa podemos hablar? Teresa Margolles en la Bienal de Venecia

Hace 10 años Teresa Margolles (Culiacán, 1963) se presentaba por primera vez en el Palazzo Rota Ivancich, el Pabellón Mexicano rentado durante la Bienal de Venecia, con una serie de intervenciones que retaban al gobierno federal, una especie de índice que señalaba cada uno de los problemas más graves: la violencia generada por el narcotráfico; se presentaba como un catalizador de una serie de preguntas que flotaban en el aire, con la curaduría de Cuauhtémoc Medina. Si pensamos que para el 2008 se habían disparado más balas de las registradas en la historia de la violencia, para el 2019 el problema no solamente no se termina, sino se ha agudizado profundamente.

Cada dos años se cuestiona la validez y la importancia de un evento como la Bienal de Venecia, sin embargo, este año llegamos a su edición número 58 y, aunque las críticas son duras como siempre, hay sorpresas que siguen surgiendo, por lo que continúa siendo un referente del arte a nivel mundial. Desde la presentación de los pabellones nacionales, con un compromiso de “representación” de los valores de una nación, casi siempre ligadas a cuestiones políticas, a nivel internacional; en otras palabras presentar lo mejor de lo mejor de un país al mundo y, competir a nivel global con otros artistas. Aunque claro con la llegada, del arte contemporáneo y la crítica a la sociedad, a las políticas culturales, a las relaciones con otros países, se convirtió en un problema de qué presentar, haciendo obsoleto el sistema que lleva más de 116 años. Así, la llegada de una exposición colectiva venía a refrescar un poco el aire, pero al mismo tiempo a perdurar una serie de discursos sobre lo que debería de ser o no su representación. En el 2013 Massimiliano Gioni propuso un discurso discurso inabarcable: “El Palacio Enciclopédico”, con un título tomado de una pieza de Marino Auriti de los años cincuenta retoma la idea de las diferentes cosmologías creadas por cerca de 150 artistas, vivos y muertos, de 38 países diferentes, se volvía imposible de asir. Y, si a esto le sumamos lo eventos paralelos, donde desde galeristas, marcas de moda, hasta coleccionistas aprovechan para presentar sus proyectos que tendrán una gran visibilidad, ya que, quién es alguien en el arte contemporáneo va a Venecia, se vuelve una gran verbena, si consideramos que se esperan más de 700,000 visitantes hasta el 23 de noviembre.

A partir de un supuesto proverbio chino, el título de la exposición, “Ojalá, vivas tiempos interesantes” (May you live interesting times), es un reto para la sociedad contemporánea, llena de noticias falsas, verdades a medias, realidades alternativas; la ambigüedad de la información se transforma conforme el transmisor y el receptor, cada quien dice lo que quiere decir y cada quien interpreta lo que quiere interpretar. Es por esto que su curador Ralph Rugoff (Nueva York, 1957), director de la Hayward Gallery en Londres, decidió ceñirse a una serie de reglas (no escritas), solamente trabajaría con artistas vivos para tener la posibilidad de una interacción real entre su idea y las piezas que se presentan para dar una especie de diagnóstico del estado del arte actual, pensando que sería la principal función de una exposición de cada dos años. Trabajaría una lista de artistas que fuera lo más inclusiva posible, es por eso, sin que se haga demasiado alarde que casi la presentación de género es 50-50. La selección del número de artistas bajo de los 120 en el 2017 a 79. El título muestra dos facetas de un mismo hecho tal como el País citaba a George Orwell, neologismo como “la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente, dos creencias contrarias albergadas a la vez en la mente”, así, en el Giardini hay una muestra y en el Arsenale hay otra completamente diferente, sin embargo, en ambas participan los mismos 79 creadores.

Así, Teresa Margolles fue invitada a participar con dos piezas: “Muro de Ciudad Juárez” (2010) en el Giardini y “La Búsqueda” (2014) en el Arsenale. Ambos son muros de la ciudad fronteriza que en los últimos años ha estado en los listados de alta violencia, especialmente por no ser una zona de guerra, o bueno, guerra abierta, que presenta que es lo que queda en la arquitectura después de momentos de gran estrés, por un lado casi instantáneo como una balacera o perpetuo como la búsqueda de las mujeres desaparecidas. El traslado de los muros a las zonas de exhibición se vuelve un pretexto para atraer la atención a un problema que continúa y que juega con un grado de realismo que enchina la piel a todos aquellos que la ven.

Cuando en 1964 el norteamericano Robert Rauschenberg gana el León de Oro en el Pabellón de Estados Unidos marcó el cambio del discurso del arte europeo al americano, lo cual significó un gran escándalo, pero a 55 años, con un arte-sistema de más de 320 bienales, 280 ferias de arte y miles de museos… ¿Es importante el León de Oro? para los detractores dirían que no, que es anacrónico y demasiado difuso por la cantidad de proyectos que hay alrededor; si consideramos 79 artistas en la exposición principal, 90 pabellones nacionales y los proyectos alternativos se necesita más de un fin de semana para poder apreciar todo, más si consideramos que muchos de los proyectos son video, simplemente el ganador del León de Oro: Arthur Jafa (Tupelo, 1960) presentó “The White Album” (2018) un ensayo documental que discute el tema de la “blancura como superioridad étnica” es de más de media hora. Sin embargo, en esta edición va a dar un grado de visibilidad a artistas que por lo regular no la tienen de manera “natural”, desde el ganador del pabellón nacional: Lituania, con una presentación inusual y experimental de la ópera “Sun & Sea” de Rugilė Barzdžiukaitė, Vaiva Grainytė and Lina Lapelytė, imaginense poder ver una playa artificial desde un balcón y donde los que están tomando el sol están cantando en un ambiente fuera de lugar, fuera de la prisa, de la ansiedad; para llegar a un espacio de tranquilidad, de contemplación. La mención honorífica de Teresa Margolles es una llamada de atención tanto a nivel estético-expositivo, como de la importancia de la temática en el discurso internacional y más en un espacio como Venecia.

“Por su trabajo agudo y conmovedor que trata la difícil situación de las personas que viven con el narcotráfico en México, y por crear testimonios poderosos para trasladar la realidad a las salas de exhibición”es porque le dieron el reconocimiento. Por su parte, Teresa Margolles dedicó su trabajo “a las niñas y mujeres que arriesgan su vida todos los días”; a las víctimas, todas desde los fallecidos hasta sus dolientes, desde los desaparecidos hasta los que los buscan hasta el cansancio. Para Teresa Margolles este reconocimiento significa primero una mayor difusión de su trabajo a nivel internacional en los medios de comunicación y dentro de la exposición una búsqueda de ver, quién es ella; un punto que no fue sencillo en su primera participación ya que para llegar al Palacio los asistentes tenían que pasar una especie de laberintos que es Venecia; en segundo lugar, al verla los especialistas, curadores, directores de museos, la tendrán en cuenta para más proyectos; en tercer lugar, para su mercado, lo más seguro es que incremente el valor de sus piezas; cuarto lugar, colocar a México como un referente en el arte contemporáneo, que ya ha habido una participación regular de otros artistas (Gabriel Orozco, Francis Alÿs, Damián Ortega, Rafael Lozano-Hemmer, etc.) en los últimos años y que con eso se convierta en una parada obligada para el presupuesto de la Secretaría de Cultura, más allá del supuesto incidente que significó su participación en el 2009, en donde, mientras el gobierno federal trataba de un discurso oficialista de “no pasa nada” Margolles lavaba la sangre mexicana en aguas venecianas frente al Pabellón de Estados Unidos y se pedían cabezas del atrevimiento de un discurso que nos deja con la pregunta, a diez años ¿De qué otra cosa podemos seguir hablando?.

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX RT @cuauhmedina: ¿Qué significado tiene asesinar el futuro? Ai Wei Wei en el MUAC https://t.co/saLWFNiG9M
CentroPublicoMX Dicen que las calorías ganadas en época vacacional, no cuentan... Así que dense una vuelta a #LeMacaronBoutique la… https://t.co/7NcqSizWzj
CentroPublicoMX Presos políticos y arte, #Ayotzinapa y la memoria funcional. @aiww asesinando el futuro o de como estados totalitar… https://t.co/eOKDYfXYCn
CentroPublicoMX Sobre el #MeToo, medios y opinión pública; el contexto original y cómo se estructuró en #México. Seguiremos leyend… https://t.co/2uwYxXihIw
CentroPublicoMX Posterior a la transformación ocurrida en #LosPinos, la cuarta sección (cultural) de #Chapultepec es el proyecto má… https://t.co/9bh7RL0zcy