Centro Público

De la productividad de la empresa a la competitividad del país

El pasado 2 de Octubre el Ejecutivo Federal envió a la Cámara de Diputados la Iniciativa de Decreto que expide la Ley para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad de la Economía Nacional. El objeto de tal iniciativa es coordinar las acciones del Estado para incentivar el obtener mayor niveles de eficiencia en las actividades económicas y con ello, incrementar el nivel de competitividad del país en los mercados internacionales.

Para entender el contenido de la iniciativa es necesario distinguir entre productividad y competitividad. Por productividad se entiende, en el aspecto técnico, lograr a lo largo del tiempo producir al menos lo mismo con una menor cantidad de insumos, por ejemplo un mayor rendimiento de una misma extensión de tierra en la actividad agrícola, el uso de una menor cantidad de insumos para lograr al menos la misma producción pecuaria, lograr un mayor producto por trabajador empleado en una fábrica o una mayor obtención de hierro, zinc, plata u oro u cualquier otro metal de una misma explotación minera, sea por localizar una veta mas rica o por utilizar un proceso de refinación que requiera menos insumos. Todos ellos son algunos ejemplos de productividad a nivel de la empresa. Para ello se necesita que existan incentivos a la capacidad empresarial, y las facilidades para lograrlo. Es por ello que se necesita el acceso suficiente y oportuno al crédito de mediano y largo plazo, acceso al cambio tecnológico, las oportunidades en el mercado de una mayor demanda sea interna o del exterior, así como impedir una injustificada carga regulatoria sobre las actividades de los particulares.

Para lograr tales incentivos se requiere que exista un mecanismo de precios determinados por el mercado, de tal forma que los recursos, que inherentemente son escasos, se dirijan hacia aquellas actividades que ofrezcan un mayor rendimiento, una mayor productividad, es decir, que sean utilizados en una actividad económica cuyo retorno prometa ser mayor que su costo de oportunidad en la siguiente mejor alternativa de uso. Para ello requerimos mercados abiertos y competitivos, tal que los precios le indiquen a las empresas cuales y donde utilizar los insumos dependiendo de sus precios relativos en el mercado. Es por ello que necesitamos mercados en un entorno de competencia así como la apertura con los mercados internacionales, ambos son elementos fundamentales para elevar la productividad.

¿Y la competitividad?, este término frecuentemente se utiliza incluyendo todo tipo de factores, cuando en realidad es la productividad de un país en determinados bienes o servicios pero considerando los costos relativos de producción. Un país puede elevar su productividad, pero si el precio de sus insumos es relativamente mas elevado que en otros países, el resultado de tales ganancias en productividad puede verse mas que compensado por el mayor costo de sus insumos y en su conjunto incluso perder competitividad. De forma semejante, no puede haber ganancias en productividad en sentido tecnológico, pero si el costo de los factores disminuye, aún en ausencia tales ganancias, puede aumentar su competitividad.

David Ricardo, economista inglés de fines del siglo XVIII, escribió un ensayo en reacción a la expedición de “las leyes del maíz” por parte del parlamento británico para protección de sus agricultores luego de la suspensión del comercio durante las guerras napoleónicas, debido a que al llegar éstas a su fin y restaurarse el comercio, el precio del maíz se derrumbó y aumentó el de las manufacturas. Ricardo declaró que la expedición de tales leyes era un error, desarrollando el concepto de ventaja comparativa para comprender la diferencia entre competitividad y productividad. La productividad tiene que ver con el concepto de ventaja absoluta, ser un país mas productivo que otro, mientras que la competitividad tiene que ver con el concepto de ventaja comparativa, cuando las diferencias en productividad se ajustan por el costo de los factores de la prodcucción. Un país no puede ser competitivo en todo, aunque sea más productivo en todo. La ventaja absoluta no es condición necesaria ni suficiente para tener ventaja competitiva en la producción de un mismo bien. La competitividad no sólo depende de la productividad relativa de una industria, sino también de los costos relativos de los insumos, incluyendo el trabajo o la tasa de interés, de un país con respecto a otro.

De lo anterior, las empresas, desde las micro, pequeñas y medianas empresas, determinan, considerando los precios de sus materia primas o insumos en el mercado, invertir en mejorar su eficiencia, adoptando sea por imitación o por innovación cambios que les significan el producir al menos lo mismo con una menor cantidad de insumos. Es por ello necesario que la consecución de la productividad se realice a nivel de cada empresa, desde el taller hasta la empresa agroindustrial o las fabricas ubicadas en una deteminada región.

Los precios de los insumos los determina el mercado de tal forma que sean eficientemente utilizados, de ahí la importancia de tener competencia tal que sus precios sean de mercado y no producto del ejercicio de poder sustancial por parte de algún oferente. La apetura comercial es el factor primero de política de competencia, toda vez que el tamaño de mercado se amplía y la concurrencia de competidores en el mercado doméstico se incrementa respecto a un estado de economía cerrada. Por otro lado, la competencia se extiende a los insumos por lo que las empresas pueden sustituir materias primas dométicas por importadas lo cual es un incentivo a elevar la productividad y la competitividad de las empresas nacionales.

Las Reformas Estructurales tienen por objeto el modificar el precio de los insumos, por ejemplo de la electricidad o disminuir la tasa de interés, es decir, inciden tanto en el componente de productividad del sector energético, al facilitar su cambio tecnológico, como en factor de costos de todas las actividades económicas en el país al mejorar los costos de insumos como lo es el crédito y la enegía, para tener como consecuncia que en su conjunto se eleve la competitividad del país respecto a otros en el contexto internacional.

La iniciativa de Ley de para Impulsar el Incremento Sostenido de la Productividad y la Competitividad no incluye un aparato centralizado que determine que actividades, empresas o regiones a favorecer, es una iniciativa que tienen por objeto el realizar recomendaciones que respondan a las ventajas comparativas de cada sector o región para fortalecerlas, así como orientar las acciones de política para crear un entorno favorable a las actividades económicas que por medio del mercado se identifiquen con ventaja relativa en determinas regiones o localidades. Es por ello que la iniciativa de Ley incluye el monitoreo sistemático de las ganancias en productividad de regiones y sectores, dentro del cual hasta, ahora existe un vacío de datos sobre este tema que nos ha impedido, fuera de estimaciones generales o aisladas, determinar las ventajas comparativas y las ganancias en productividad de cada sector de la economía o de cada región de la república. Se establece que un Programa Especial contemplará políticas de carácter transversal, sectorial y regional, así como la formulación de indicadores que permitan evaluar los resultados de tales políticas para la Productividad y Competitividad. El Comité Nacional de Productividad apoyará la formulación, implementación y seguimiento de la política de fomento económico, a través de recomendaciones y, en su caso, dará seguimiento a través de matrices de compromisos e indicadores para evaluar su ejecución y desempeño.

No se trata de programar centralizadamente mecanismo de apoyo a sectores o localidades, es identificar las ventajas que surgen de cada sector y en cada región, y así orientar los esfuerzos de inversión pública, cambios regulatorios e incentivos para fortalecer las decisiones de las empresas, facilitar la manifestación de las capacidades empresariales, eliminar obstáculos específicos para catalizar la formación de empresas y el aprovechamiento de las ventajas económicas de cada localidad, municipio y entidad federativa. Es un ejercicio de identificar y catalizar lo que los agentes económicos en forma descentralizada decidan ejecutar considerando sus ventajas y en consecuencia elevando nuestra competitividad como país.

Ramiro Tovar Landa

Ramiro Tovar Landa

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Maestria en Economía por Duke University, Terry Sanford Institute of Public Policy y Maestría en Políticas de Desarrollo Internacional (Center International Development Research). Profesor Numerario del Depto de Economía y Asesor de la Oficina de Rectoría (ITAM)

Especializado en temas de política de competencia y regulación económica. Consultor para diversas empresas y asociaciones empresariales. Asesor del Líder del Senado en la LXI Legislatura y ahora Diputado Coordinador en la LXII Legislatura Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Las opiniones expresadas en este artículo, son mi responsabilidad y no reflejan la posición de Centro Público al respecto.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX El día de hoy les invitamos unos vinos en Salamanca 87, col. Roma. @tavworking y @CentroPublicoMX presentarán las b… https://t.co/ER6iq6AO68
CentroPublicoMX Arte digital y la apreciación de la obra artística a distancia. La nota de Ximena Apisdorf -@AldonzaS- sobre… https://t.co/u0knBA2oXs
CentroPublicoMX “(...) ya es hora de que toquemos esos temas que definen nuestra calidad como sociedad, nuestra idea de que si se p… https://t.co/0bS0oEcU1T
CentroPublicoMX Los invitamos al debate entre aspirantes a la #AlcaldíaMH en #CDMX. @GustavoGarciaMH @maguifisher @pabloorozcohttps://t.co/cjOlfnTW1g