En la Plaza Río de Janeiro se ven dos grandes ventanales de Arróniz Arte Contemporáneo, dentro de un cubo blanco, de altos techos, y una iluminación inmaculada, el artista Moris, Israel Meza Moreno, ha construido la peor de las pesadillas contemporáneas de un habitante de la Ciudad: una “casa de seguridad”, esa frase que se escucha irónica al invitar a pensar en un lugar seguro, es en realidad, el nombre de un sitio donde se desarrollan actividades delictivas, donde la maldad se hace presente.

“Arquitectura de paso” (2017) es una casa que no toca ninguna de las paredes de la galería, que esta sobrepuesta en el espacio arquitectónico de forma temporal, así como esas casas que son sólo para un delito específico pero conforme pasa el tiempo se vuelven parte del paisaje urbano, que guardan los terrores y las vibras de sus crímenes, en efecto, esos crímenes que se vuelven cada vez más comunes en la zona. Lo que nos invita es a poner atención, a levantar las antenas y no perder de vista que vivimos en tiempos complicados. Moris ha logrado atravesar por los infiernos de la ciudad, y en cada uno de esos viajes, ha convertido en obras aquellas pruebas de ese “otro” mundo. La casa, no sólo es un espacio donde el mal se hace presente, sino que se jacta, se presenta como una arquitectura ideal de un niño: un pórtico, unas grandes columnas con pequeñas esculturas cuidándola, un techo de dos aguas, y una serie de trofeos que adornan, llamadas de atención a no pasar como barricadas, imágenes de violencia que nos rodean y que sirven como material para forrar pisos y paredes, y hasta las esculturas de pequeños animales; de ahí el título de la muestra: “Cuatro patas bien, dos pies mal”. La confianza es más a los animales y no a nosotros mismos. La desconfianza se vuelve en un elemento esencial para poder sobrevivir, no acercarnos a aquellos lugares, pero, en esta ocasión nos invita a ver el interior y nos muestra imágenes mitológicas, como “Los cobardes mueren primero 2” (2017),  frases perturbadoras que aparecen en los periódicos de todos los días.

Cada detalle es una llamada de atención, es un elemento para hacernos sentir incómodos y que esta sensación nos pueda acompañar en nuestro transitar diario por las calles. En efecto, Moris nos invita a pensar mal, a no sentirnos seguros, a desconfiar. Cada elemento podría tener su propia historia, y uno de los más significativos en estas fechas patrias es la presencia de las astas banderas y lo que suceden con ellas, emparedada en “Quema la bandera” (2017) hasta una camisa encontrada como seña de una lucha que se está perdiendo día a día en “Nada crece como corresponde II”(2017) .

La exposición de Moris es todo aquello que decidimos ignorar, de lo que no queremos hablar, lo que nos incomoda ver, y definitivamente lo que no queremos vivir. En la última temporada de Twin Peaks, se ven una serie de espíritus, como pordioseros que son capaces de revivir al mal en más de una ocasión; que son una fuerza sucia y maligna  que ronda por los lugares menos esperados y que tienen una potencia más allá de la temporalidad individual. Cada vez se alimentan de nuevos deseos de poder y es por eso que no tienen una personalidad definida, tal como “El Chakra” (2015), una pequeña escultura que se podría presentar como el busto de una gran personalidad, creada a partir del cráneo de un animal tiene la grandiosidad de la escultura antigua romana, tiene una personalidad poderosa aunque no conozcamos su historia, esta es una continuación de la pintura “Gatilleros” (2017) donde se lee: “un tipo usaba corona y otro corona”.

Las paredes de la galería sólo sirven para que diferentes objetos se recarguen en ellas, pero también vibren entre su aspecto callejero y la pulcritud blanca. En su pieza “Barricada abandonada II” (2017) vemos una serie de instrumentos para cavar intervenidos: palas y picos, diferentes a los que venden en las ferreterías que dejan ver el paso del tiempo. Son una serie de objetos que sirven de forma temporal para impedir el paso de algo exterior, pero al mismo tiempo para buscar en la tierra, ¿será la idea de hacer mención implícita a esa violencia que se traduce en los cuerpos desaparecidos y en el encuentro constantes de fosas comunes?

La obra de Moris no tiene una dimensión política directa y, sin embargo, cada que expone su obra es una cubetada de agua fría necesaria para poder cuestionarnos y ver todos los detalles de su creación y de su ambiente, la Ciudad de México.

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *