“El rey reina pero no gobierna”

-Adolphe Thiers

La abdicación del Rey Juan Carlos I de España, el pasado 19 de junio a favor de su hijo Felipe IV de Borbón, de Alberto por Felipe de Bélgica y de Beatriz por Guillermo Alejandro de Países Bajos en 2013, traen a la mesa el análisis de las monarquías.

Se ha visto que a lo largo de la historia, en este periodo en especial, sus procesos evolutivos han llegado a cuestionar su propia existencia. En este artículo se hará un análisis general de por qué existen, qué las caracteriza, cómo se conforman y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Actualmente existen distintos tipos de monarquía en el mundo. El diccionario enciclopédico Larousse define monarquía (absoluta) como: “Régimen político en el que el poder supremo del Estado es ejercido por una sola persona, el monarca, generalmente con carácter vitalicio y hereditario.”

Actualmente existen países que cuentan con esta forma de gobierno, donde el monarca ejerce su poder sin restricciones, no hay división de poderes y el soberano es la cabeza única de gobierno. Como son el caso de: Omán, Arabia Saudita, Suazilandia y Brunei[1].

Sin embargo, a lo largo de la historia y con la aparición de la democracia, la forma de gobierno monárquica ha evolucionado hacia monarquías constitucionales o parlamentarias, en las cuales, el poder supremo del Estado se encuentra regido bajo un sistema mixto de gobierno.

En los casos más evolucionados, por un lado están las monarquías parlamentarias, en las cuales la forma de gobierno se caracteriza porque la soberanía reside en la voluntad popular y el monarca tiene la jefatura o es considerado jefe de Estado, conserva el poder soberano pero lo comparte con el pueblo, y cuenta con él de manera simbólica como moderador en los conflictos políticos democráticos; aun así, el gobierno es responsable frente al parlamento, como en Reino Unido, España, Japón, Antigua y Bermuda, Bélgica y Lesoto.

Al igual, las monarquías constitucionales parten del mismo principio, sólo que en éstas el poder del monarca se encuentra regulado por la Ley (Constitución), como en Bután, Camboya, Tailandia, Malasia, Dinamarca, Marruecos, Tonga, Baréin, Noruega, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Lichtenstein, Mónaco y Andorra.[2]

La existencia actual de las monarquías, a pesar de los procesos democráticos que han llevado algunas de las principales potencias, se remite a una serie de ventajas mencionadas a continuación.

Parafraseando a Serge Schmemann, en su artículo del New York Times Las monarquías, más útiles de lo que se piensa, los monarcas tienen ciertas ventajas debido a que están por encima de la política, representan a todo el país y no están sujetos ni influenciados por intereses de dinero, medios de comunicación o un partido político.

En el caso europeo, en específico, funciona de manera ventajosa porque en prácticamente todas las monarquías el papel del rey está por encima de los distintos proyectos políticos, es un símbolo que refleja la historia, un estandarte de tradición, un símbolo del origen de un pueblo y de continuidad de un proyecto de nación.

Otra ventaja de los monarcas es que logran garantizar cierta estabilidad y unidad debido a que son emblemas de unidad nacional y su importancia radica en que si existe una diversidad de etnias, unen a la sociedad buscando lealtad común por parte de los distintos grupos, como en el caso Bélgica.

Así también, son figuras clave en la transición hacia la democracia, teniendo tanto la seriedad y el prestigio suficiente, como la capacidad de tomar decisiones fuertes, como en su momento lo hizo el Rey Juan Carlos hacia la democracia.

Sin embargo, las ventajas varían debido a la gestión gubernamental de cada país, y las grandes diferencias entre las monarquías actuales, algunas no tienen competencia práctica alguna y otras mantienen funciones políticas importantes.

Las sociedades actuales recurren a las monarquías, así como lo hacen con las democracias, para explicar la resistencia al rompimiento del orden constitucional.

Por ejemplo en el caso de Tailandia donde la monarquía ha sido el único sustento para que no haya una guerra civil; o en Camboya, Jordania y Marruecos, países donde sus monarquías han prevenido el surgimiento de formas extremas de gobierno y no han permitido que exista un cambio radical en la forma de gobernar, fomentado cambios paulatinos en los regímenes gubernamentales.

En cuanto a sus desventajas, hay muchos argumentos contra las monarquías que hoy en día son inválidos. Por ejemplo la cuestión de poder absoluto, ya que en la mayoría de los casos el monarca no ejerce el poder de este modo, ni lo utiliza sin restricciones.

Actualmente gobiernan dentro de marcos normativos que restringen su poder, e incluso las sociedades con sus costumbres y tradiciones dictan los límites de su ejercicio. Además, cuentan con valores importantes para su reputación, como lo son el deber, honor, vocación de servicio, dignidad e integridad, que buscan reflejar a su población.

A su vez, contrario a muchos gobernantes, ellos están expuestos todo el tiempo, por lo que el mal comportamiento y las malas acciones están completamente restringidas, y a lo largo de su vida, cuentan con una formación especial para saber cómo comportarse y gobernar, caso de Felipe IV de Borbón.

Como ventaja también se ha visto que los monarcas y sus familias cuentan muchas veces, con mayor popularidad que los políticos, por lo que pueden servir de apoyo a otro tipo de jefes de estado, independientemente de los intereses. De igual modo, por el sólo hecho de haber nacido en su situación, tienen la capacidad de promover causas o intereses que de otra manera no serían significativos.

Sin embargo, también se les critica por ser formas de gobierno caras, aun cuando las instituciones democráticas también lo son, y los monarcas han buscado en varias ocasiones, impulsar iniciativas de transparencia. Ejemplo de la monarquía inglesas, cuyos fondos que recibe son públicos y están avalados por el Parlamento, además de estar sujetos a rigurosas auditorías; siendo de las más caras, pero contando con los niveles más altos de aprobación.

Otras desventajas por las que se ha visto en crisis esta forma de gobierno, han sido circunstanciales. Actualmente existe una crisis del euro y un escenario totalmente distinto al de hace unos años, con un crecimiento económico bajo y altas tasas de desempleo.

En algunos casos se han roto los principios que las convertían en ventajosas, han dejado de contar con cierta credibilidad, representatividad y confianza porque se han visto envueltas en escándalos públicos, acusaciones de corrupción, tráfico de influencias, defraudación fiscal e impunidad. Han sufrido también transformaciones generacionales, las nuevas generaciones ignoran la historia por lo que hoy en día existe una opinión pública mucho más exigente que pone en duda su popularidad y las desprestigia.

En especial, la monarquía española sufre una crisis, no sólo por la abdicación del Rey Juan Carlos ante los escándalos en los que se ha visto envuelta la familia, sino también porque España atraviesa una etapa difícil como país.

Actualmente España enfrenta una alta tasa de desempleo y una calidad de vida que se ha visto reducida por el bajo crecimiento económico. Políticamente vive una etapa de corrientes anti-capitalistas y de inclinaciones hacia políticas de izquierda que chocan con los principios monárquicos.

Según The Economist, en su artículo, La recuperación económica de España: “…la desigualdad creció más en España entre 2007 y 2011 que en cualquier otro país miembro (de la OCDE), afectando mayormente a los jóvenes y los más pobres.

Muchos se están alejando de la política tradicional: partidos de extrema izquierda tomaron más del 20% de los votos en las últimas elecciones europeas… La deuda pública se elevará por encima del 100% el próximo año, las empresas aún deben más de 120% del PIB y el desempleo es un impactante 25%”.

Dada esta situación, el nivel de lujos de la familia real, sus despilfarros y los casos de corrupción en los que se han visto involucrados dejan en desventaja a la monarquía.

Quedará en las manos de Felipe VI de Borbón cumplir con el mismo papel que su padre en esta etapa de una España de transición, será su labor devolverle el sentido a la monarquía.

El hecho de que las monarquías están en crisis es una realidad. A parte de las circunstancias, la democracia hoy en día parece ser la única manera de legitimar el orden público.

De la única manera en la que sobrevivirán y superarán sus crisis será si logran identificar los desafíos y las desventajas a las que se enfrentan, es necesario y muy importante que sepan interpretar su lugar y papel a jugar frente a ellas. Mientras sobrevivan y aprovechen sus ventajas, serán una institución política importante que puede seguir resultando benéfica.

 


 

Referencias

Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), “Libro mundial de hechos” (The World Factbook) https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/docs/profileguide.html (Consultado en julio de 2014)

Schmemann, Serge. 2014. Monarchies, More Useful Than You Think. The New York Times, 03 de junio. Sección de opinión. http://mobile.nytimes.com/2014/06/04/opinion/monarchies-more-useful-than-you-think.html?_r=2

Editorial. 2014. Spain’s economic recovery. Bouncing back. The Economist. 28 de junio. Sección Europa. http://www.economist.com/news/europe/21605962-surprisingly-strong-recovery-largely-export-driven-bouncing-back

Duplancher Magaña, Arturo. 2014. Game of thrones: decadencia o renovación de las monarquías europeas. Newsweek en español. http://www.newsweek.mx/index.php/articulo/10050#.U7QrJqKfj_p

Fonseka, Arcesio. 2014. Monarquías en Europa, ¿para qué? El Tiempo. 09 de Junio. Sección Mundo. http://www.eltiempo.com/mundo/europa/analisis-de-la-importancia-de-las-monarquias-en-europa/14092741

Pillalamarri, Akhilesh. 2014. Why Monarchies Are Still Relevant and Useful in the 21st Century. Think monarchies are bad? Think again. The diplomat. 24 de junio. Sección Editorial. http://thediplomat.com/2014/06/why-monarchies-are-still-relevant-and-useful-in-the-21st-century/

Maza, Celia. Los Windsor, la monarquía más cara del mundo. La Razón digital. 27 de junio. Sección Internacional http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/6755984/los-windsor-la-monarquia-mas-cara-del-mundo#Ttt1M2a0qSSH3SXt

 

[1] Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), “Libro mundial de hechos” (The World Factbook) https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/docs/profileguide.html (Consultado en julio de 2014)

[2] Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés), “Libro mundial de hechos” (The World Factbook) https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/docs/profileguide.html  (Consultado en julio de 2014)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *