Centro Público

Crecimiento económico, políticos y gobierno. Una responsabilidad evadida.

Existen casos en los que necesariamente se llega a justificar una intervención del Estado en los mercados. Entre varios de estos casos, como la presencia de bienes públicos, mercados monopolizados, entre muchos otros, hay uno que cabe mencionar: el papel subsidiario del gobierno.

Uno de los principios básicos del liberalismo es que tiene que existir igualdad de oportunidades de acceso a los mercados. Esta igualdad de oportunidades implica que los individuos tienen que ser libres para elegir qué hacer con los recursos de su propiedad, sean estos de capital físico, humano o financiero.

Sin embargo, existen situaciones de carácter estructural o coyuntural en los cuales, a pesar de que exista esta libertad para elegir, los individuos no la pueden ejercer por no contar con los recursos y/o medios para hacerlo; esto es lo que Isaiah Berlin denominó como “libertad negativa”, en su famoso ensayo “Dos conceptos de Libertad”. Y éste es un claro ejemplo en el cual se justifica la intervención gubernamental.

Aplicando este concepto a la realidad mexicana reciente, resulta muy ilustrativo. En días recientes, hemos asistido a un debate importante y trascendental para la mayor parte de la población, pero poco profundo por parte de nuestra “clase política”: el mediocre desempeño de la economía mexicana.

Y señalo que es poco profundo porque los políticos solamente se limitan a otorgarle un enfoque de uso electoral en sus discursos, pero no se aborda de fondo esta discusión.

En ello estriba la tragedia de este tema para el país; las necesidades de crecimiento económico son apremiantes para la población. Valga exponer algunos datos para dimensionar el problema. De acuerdo con estudios, tanto de CONAPO así como de la UNAM, si continua el crecimiento demográfico como lo ha hecho hasta este momento, en las siguientes dos décadas aproximadamente 1, 400,000 personas anualmente demandaran su ingreso en el mercado laboral. Dicha demanda solamente podrá ser satisfecha logrando una tasa de crecimiento del PIB no menor al 5% anual. Esto equivale a pretender que el país vuelva a generar otro periodo parecido al denominado milagro mexicano.

Además, cabe agregar un dato histórico interesante: nuestro país tiene actualmente lo que se denomina “bono demográfico”, el cual consiste en que para los próximos 30 años la población entre 15 y 65 años crecerá muy por encima del descenso de la población de dependientes económicos.

Lamentablemente para nosotros los mexicanos, los resultados son claros y devastadores. Entre 1986 y 2009 debieron haberse generado 22 millones de empleos; sin embargo, sólo se lograron crear 5 millones en el sector formal de la economía –de acuerdo a los registros del IMSS e ISSSTE-, de los cuales, más del 80% se crearon por parte de la iniciativa privada; el resto (alrededor del 18%) se generaron en el sector público. Esto arroja un déficit en materia de empleos de aproximadamente 17 millones de personas. El destino de este subconjunto de trabajadores fue que un 65% se vio orillado a integrarse en la informalidad (11 millones), mientras que el restante 36% (6 millones de personas) tuvo que emigrar a los EUA para poder obtener algún ingreso.

Lo anterior obliga a preguntarnos ¿Qué ha pasado? ¿Por qué no se ha logrado generar un crecimiento económico alto y sostenido para atender esta necesidad de crear tantos empleos? ¿No es esta una forma de privar a mexicanos a ejercer su derecho a incorporarse al mercado? Además, cabe preguntar ¿Qué relación guarda este déficit en la creación de empleos con la intervención del gobierno a la que se aludía al principio?

Tomando como referente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en esta se establecen y definen los derechos privados de propiedad, además de normar las relaciones entre los diversos agentes privados y las de éstos con el gobierno. Además, considerando que recientemente se reformó la constitución para incorporar los derechos humanos en nuestra Carta Magna, con ello se faculta al Estado para evitar la discriminación, entendiendo por esta todas aquellas conductas que tienen por efecto limitar los derechos y las libertades fundamentales de las personas además de disminuir sus oportunidades de desarrollo.

Por ello, el Gobierno de la República, así como los partidos políticos todos, están obligados a coadyuvar a combatir la discriminación, y ésta incluye la privación del derecho a tener un trabajo para lograr la subsistencia material de los individuos y sus familias. Es algo elemental. Necesario. Aquí es donde reside la necesidad de la intervención del gobierno para solucionar este problema.

La respuesta no es fácil, pero si es un hecho indiscutible que estamos obligados a escudriñar en donde sea posible para obtener respuestas. Ciertamente, el temor a tener enfrente un enorme Estado que quiera entrometerse en todos los rincones de la actividad económica, política y social no es algo deseable, pero tampoco se deben cerrar las puertas a una participación del gobierno para atender el problema planteado. Es su obligación hacerlo.

Un dato a tomar en cuenta es que las políticas económicas instrumentadas hasta este momento no han contribuido a generar crecimiento económico; por ello, se requiere analizar nuevos enfoques que permitan fortalecer los mercados, así como preservar las libertades de los individuos, a la par de fortalecer al Estado para que éste resguarde y garantice el estado de derecho. Esto es una necesidad urgente.

Todo lo hasta señalado implica que encontrar una solución es una responsabilidad colectiva, o sea, es una tarea de todos, pero los partidos políticos (o clase política, como les gusta auto denominarse), junto con el gobierno van por delante, por ser ellos los representantes populares. Para eso, en una democracia, elegimos a quienes les delegamos la facultad de tomar decisiones. Ojalá lo entienda la “clase política” y los integrantes del gobierno federal.

Rodrigo Lugo

Rodrigo Lugo

Economista egresado de la UNAM. Político Liberal y amante de los libros.

1 comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • No cabe duda que tienes un amplio criterio. Estoy muy orgulloso de ti de ver que en verdad te preocupas por la situación y teniendo en cuenta de donde estamos. Te mando u abrazo y esperó más notas como esta saludos

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Un plan “tranqui” para este fin de semana -sin excesos-, puede ser el #cine. ¿Ya vieron #BohemianRhapsodyMovie ?… https://t.co/zBsoLVEoxr
36mreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX El caso de #ValeriaMedel y para variar, #Veracruz y los indicadores de violencia en #México! Escribe @yosoyjavo https://t.co/RtgJToVqbm
44mreplyretweetfavorite
CentroPublicoMX RT @yosoyjavo: La periodista mexicana, @aperezcanedo, concluyó su etapa profesional en @CanalOnceTV, sin duda, su salida de la televisora d…
CentroPublicoMX RT @eduardocervants: 30 llamadas en un día por parte de @ATTMx @ATTMxAyuda. Que @ServicioTelcel @Telcel es quien proporcionó mis datos pers…