Centro Público

Contra Agenda

La aprobación de las reformas termina con un periodo en México que estableció un nuevo marco institucional, en este proceso de transformación o profundización, según se quiera ver, las principales fuerzas políticas del país se mostraron unidas.

Ya sea por una real voluntad política o por la capacidad política del grupo en el poder, lo cierto es que durante los casi dos años de la administración del presidente Enrique Peña Nieto mostraron una conjunción sin parangón en nuestro país.

Pero el término de este proceso y lo cercano de las elecciones (2015), terminó con la luna de miel y veremos el posicionamiento de la agenda particular de los partidos y las contraposiciones que la dinámica política, en una lógica electoral, los llevaran a la confrontación.

El PRD con la consulta sobre la Reforma energética, intentará el próximo año reactivar las fuerzas políticas afines y las que simpaticen con esta causa, en un ambiente propicio para tratar de captar la mayor cantidad de votos.

Para la agenda de un partido político que quiere ganar elecciones para seguir manteniendo su cuota de poder esto parecería correcto; aspirar a ganar elecciones y con ello imponer su visión de país es parte de las funciones de todo partido.

Sin embargo, en contra agenda está el uso faccioso de los procesos legislativos y los tiempos políticos, el partido de izquierda no contribuyó al debate público real, no mostro capacidad de movilización, y no presento opciones reales para la transformación de los medios de producción energéticos en nuestro país.

La izquierda mexicana dejó de lado apuestas que en la agenda del ciudadano serían de suma importancia, dada su capacidad de abrir los procesos y acercarlos a la personas, tales como: la trasformación de la planta productiva del país por energías renovables, el establecimiento de mecanismos para poder anclar los capitales que generarán dichas modificaciones propiciando el incremento de circulante en la economía y con esto el aumento del mercado interno, que es el que el ciudadano común puede percibir de primera mano.

El PAN por su parte, aborda un tema de vital importancia para el ciudadano de pie, el incremento al salario mínimo que en nuestro país está por debajo de los promedios de la OCDE.

Este debate olvidado durante años ya que en las economías abiertas como la nuestra, el objetivo es el crecimiento económico, con esto se pretende que él mismo atraerá más y mejores empleos, pero esto no ha sucedido así.

El salario en México ha sufrido un periodo de precarización a grados de marginación, el debate se centra en que en el modelo económico actual resulta imposible establecer por decisión política un incremento al salario mínimo como se hacía por ahí de la década de los setentas, en donde se pretendía que al incrementar los salarios incrementara el consumo y con ello la producción, generando crecimiento económico.

La crítica a lo anterior deviene al olvido de algunas variables en esa fórmula, por ejemplo; el tema del aumento de la demanda agregada genera presiones inflacionarias que en el mediano plazo desinhibe la producción y con esto el desempleo.

Es decir, si bien es cierto que la lógica anterior tiene resultados no deseables para nuestro país ( las crisis de los ochentas y tasas inflacionarias por arriba de los tres dígitos en ese mismo periodo), el momento en el que se encuentra nuestro país requiere de astucia y valor para poder encontrar equilibrio en este tema; la contra agenda en este apartado es un programa agresivo para incentivar la productividad en la economía y por encima de todas las cosas paliar el abismo que ha generado el modelo económico con la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

Resulta indignante para el ciudadano oír y leer que la única fórmula para atacar el problema es aumentando la productividad en la economía mexicana, como si el 80% de los mexicanos pudieran esperar procesos tan largos como el de capacitar a 50 millones de mexicanos, cambiar y ampliar el aparato industrial para recibir a esa fuerza capacitada y esperar que esto genere en efecto dominó la apreciación del salario mínimo.

Estos son procesos largos que para las personas que padecen a diario la pérdida del poder adquisitivo resultan imposibles de esperar, es de vital importancia que para que los beneficios reales del crecimiento económico lleguen a las personas, se lleve a cabo la discusión fuera de objetivos electoreros.

Por último, el PRI no se quedó atrás y lanzo el tercer anzuelo para captar al electorado en 2015, la desaparición de 100 diputaciones de representación proporcional o plurinominales, que si bien goza de un amplio respaldo de la ciudadanía, no es el enfoque correcto.

Las diputaciones plurinominales surgen como medio para permitir a las minorías participar en el proceso de toma de decisiones, permiten la interacción de distintos grupos de interés en un ambiente democrático.

El PRI intenta desviar la atención de un tema netamente de la agenda ciudadana, no es el número de diputados lo que tiene molesta a la ciudadanía, es la baja calidad de los mismos en su quehacer como legisladores. Los abusos y corruptelas han llevado al desprecio por el poder que en esencia es la representación directa del pueblo.

La contra agenda en este punto tiene que ver con un tema de representación real de los intereses comunes de la mayoría de la población y la voz de aquellos que representen a las minorías.

La transformación de esas cien curules en escaños otorgados de manera directa a ciudadanos de probado renombre o que encabecen causas sociales sin el yugo de partidos políticos debe ser la agenda del ciudadano, tomar la inercia del debate en este sentido resulta de primera importancia para la ciudadanía, y tratar de obtener un poder legislativo más autónomo que pueda dialogar e interactuar con los otros dos poderes sin ser rehén de los intereses de las cúpulas de los partidos políticos.

Como podemos observar, el 2015 es un año no sólo de elecciones para elegir a nuestros diputados y varios de nuestros gobernadores, es un año también en dónde se ponen a prueba a nuestras instituciones.

La lucha por el poder pondrá contra las cuerdas a la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, quien definirá cuál de las tres consultas cuenta con el fundamento legal para poder llevarse a cabo, cualquiera que sea el resultado, los costos los asumirá el máximo tribunal en el país, la lucha por el poder minará la credibilidad en el de por sí diezmado poder judicial.

Es de primera importancia que la ciudadanía no permita que estos tres temas fundamentales para la agenda ciudadana, sean secuestrados por la agenda de los partidos políticos, porque tienden a perder su vital importancia, sea cual sea el resultado de la SCJN, el debate debe de estar del lado ciudadano y que en el 2015 gané quien presente a los mejores candidatos, las mejores propuestas pero por sobre todo quien pueda capitalizar de mejor manera la agenda ciudadana.                

Hasta la próxima.

José Enrique García

José Enrique García

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM, cuenta con Diplomados en Marketing Político y en Prospectiva, Socio fundador de LIDER, empresa en desarrollo de estudios prospectivos y articulista en Centro Público portal de opinión.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX ¿Cómo asegurar un Derecho a la Ciudad equitativo, independiente del capital acumulado, y que represente intereses y… https://t.co/atzX2FfKjg
CentroPublicoMX RT @AldonzaS: Para que se inspiren a ver el documental #PrimeraDamadelaRevolucion les dejo la nota de @elpais_america @elpais_cultura @Spar
CentroPublicoMX RT @Aeromexico: Información actualizada sobre el #Vuelo2431 https://t.co/2EjK0jvR1l
CentroPublicoMX Tripulación del #Vuelo2431 de @Aeromexico Capitán - Carlos Galván MEYRAN Primer Oficial - Daniel DARDON Cháve… https://t.co/Y6IA4rp3jo
CentroPublicoMX Dos coexistencias, el ámbito público y el privado. Tan relacionados como distantes; la percepción del control de la… https://t.co/wWLkHAq6Zl