Dos años de gobierno del presidente Peña Nieto, dos años del retorno del PRI, pero qué ha marcado la agenda de este gobierno y sobre todo, qué ha marcado la #contraagenda del ciudadano en nuestro país en este tiempo.

El gobierno peñista caracterizado por la eficacia de la imposición de su agenda ante las fuerzas políticas más importantes e intereses poderosos, marco el primer año de gobierno con un ritmo acelerado, dotado de dinamismo y astucia para consolidar una serie de reformas que consolidaban el rumbo y visión de país.

Para el segundo año, no todo fue miel sobre hojuelas, el primer y gran lastre: la situación económica, el país no crece a ritmos que debería, no genera ambientes favorables para vigorizar el mercado interno y el gasto público ha brillado por su ausencia, los proyectos más importantes del sexenio a dos años no han iniciado ni siquiera su licitación en muchos casos y su construcción en muchos otros.

Pero este segundo año será recordado aún más por las fuertes protestas que el gobierno enfrenta, por los terribles actos de corrupción en los que se vio envuelto y por la falta de sensibilidad que mostro ante estos hechos, sin duda, y a manera de retomar el rumbo perdido, el gobierno y sus aliados han planteado estrategias para salir lo menos raspado de estos hechos, (el desgaste por el tiempo, la cercanía con las fiestas decembrinas, un decálogo para tratar de reconstituir el Estado de Derecho y el involucramiento de una serie de organizaciones globales en la salida al tema de los estudiantes desaparecidos), eso les será imposible.

La #contraagenda de los dos primeros años tiene que ver con el pésimo desempeño económico, la nula capacidad del gobierno para generar empatía con el ciudadano común, los focos rojos presentados con la aprensión y hostigamiento a estudiantes y activistas, la resistencia del sistema al cambio, y por supuesto, la inexistente voluntad del actual gobierno de permitir lo inevitable, la participación ciudadana y el control por parte de esta de las cuestiones públicas.

Pero la oposición también trae su propia agenda, el PAN sumido en una puja interna explicable solo con la pérdida del poder político con su salida de la presidencia, ha tratado de mantenerse al margen de todo lo acontecido con la agitación social. Motivo de análisis es lo provechoso que le pueda resultar esto, aunado a dos factores fundamentales; la unión con la que se presenten de cara a la ciudadanía y que tanto pueden limpiar su imagen de corruptos, incapaces y fiesteros.

La #contraagenda del PAN en estos primeros dos años, tiene que ver con lo comprometidos que se muestren a ceder poder al ciudadano, con el compromiso con el combate a la desigualdad, y por supuesto, con replantearce su relación como organización política y las libertad es inherentes a los seres humanos.

La agenda de la izquierda parece una dicotomía, mientras el PRD con su visión cortoplacista y electorera, dilapida muchos años de esfuerzo que muchos de sus militantes realizaron para construir una opción real de izquierda, MORENA y su redentor López Obrador, aprovechan la publicidad a cargo del Gobierno Federal y su mejor manejo de las personas en las calles, para construir su afianzamiento como partido político que tiende a convertirse en el mediano plazo en la tercera fuerza política del país.

Pero la #contraagenda de la izquierda es aún más compleja, mientras gobiernos de izquierda en el mundo empoderan al ciudadano y marcan la agenda con reformas contra cíclicas decididas, en nuestro país los moderados se venden y por muy poco, mientras los radicales siguen alentando el caudillismo, habrá que seguir muy de cerca la lucha encarnizada entre estas dos fuerzas y su real compromiso con sus consignas y luchas del ciudadano.

Pero la #contraagenda más importante, es aquella que involucra al ciudadano, no esperes que un gobierno centralista y miope, reconozca tus derechos y sus obligaciones, exige, cambia tú apatía por optimismo informado, toma el destino en tus manos y únete con tus iguales para construir un mejor país, que ningún partido político de derecha será la opción real frente al autoritarismo, ni los partidos de izquierda lograran colocarse como opción real frente a los grandes intereses, solo queda que cualquier institución u organización con fines sociales ( publicas y privadas ), tengan un pleno control ciudadano, aduéñate de los procesos más cercanos, muestra empatía con las causas sociales, exige a tus representantes el cumplimiento de su deber como servidores públicos, y por sobre todas las cosas, se propositivamente activo en el cambio que nuestro país requiere y que solo será posible, si lo hacemos y pactamos TODOS.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *