Centro Público

¿Cómo enseñarle danza a quienes no ven?

Mana Hashimoto, a la derecha, con Iliana Mejía, una estudiante en la Escuela de Música Filomen M. D’Agostino Greenberg. Hashimoto guía un taller que permite experimentar la danza a los estudiantes que tienen una discapacidad visual. Julieta Cervantes para The New York Times

No fue incómodo ni sensual, era como si un grupo de mecánicos estuvieran arremolinados en torno a un motor, hablando de sus capacidades y funcionamiento. Mana Hashimoto, coreógrafa y bailarina profesional invidente, era la jefa de mecánicos y su cuerpo era el motor.

Hace poco, en un taller sabatino, Hashimoto se encontraba rodeada de cuatro estudiantes de la Escuela de Música Filomen M. D’Agostino Greenberg, una institución comunitaria para ciegos y débiles visuales en Nueva York. Ellos seguían sus movimientos con las manos: uno de ellos tocó su vientre, otro tenía la mano sobre la cabeza de Hashimoto y otro más recorría con los dedos el brazo estirado de la bailarina a medida que comenzaba una larga flexión hacia atrás y hacia abajo.

“¿Dónde están tus pies? ¿Está uno frente al otro?”, preguntó Andrew Zhang, de 22 años, quien perdió la vista por completo en un accidente durante su infancia.

“Puedes tocarlos”, respondió Hashimoto, tomando su mano y colocándola sobre su espinilla. “Están en una posición natural”.

“Ajá”, “Ah” y “Ooooh” fueron las respuestas en coro de los participantes, gracias a la combinación del tacto y las descripciones verbales que suscitaban pequeñas revelaciones.

Hashimoto con, desde la izquierda, Iliana Mejía, Ryan Maxwell y Madeline Mau Julieta Cervantes para The New York Times

Hashimoto bailaba al ritmo de “Bridge Over Troubled Water”, la coreografía de danza contemporánea para la canción de Simon y Garfunkel que presentó el viernes en el Museo Metropolitano de Arte como parte de la colaboración anual del museo con el Colectivo Lighthouse (la organización sin fines de lucro de la asociación de padres de la escuela de música).

Este es el primer año que habrá danza y el taller del tacto de Hashimoto era la preparación de los estudiantes; alrededor de veinte personas formaron parte de dos talleres independientes.

La obra de Hashimoto consiste en demostraciones de danza, sin que el público las observe necesariamente. Sus presentaciones y talleres acercan la danza, un medio con un sólido componente visual, a quienes no tienen el sentido de la vista, al mismo tiempo que les brinda una nueva experiencia a los espectadores que pueden ver.

“Creo momentos de quietud y oscuridad para comenzar a ser conscientes del resto de los sentidos que tenemos”, dijo Hashimoto, quien conecta el tacto, el sonido y en ocasiones los aromas, con un espacio para la interpretación y los movimientos que lo ocupan.

Hashimoto nació en Japón con capacidad visual absoluta. Durante su adolescencia, estudió para convertirse en bailarina de ballet clásico y entonces su vista comenzó a deteriorarse a causa de una atrofia del nervio óptico. Los médicos le aseguraron que no perdería la visión por completo y se mudó a la ciudad de Nueva York para continuar con sus estudios de danza hace aproximadamente veinte años. Al cabo de doce meses, su vista desapareció por completo.

Afirmó que, por un momento, creyó que tendría que renunciar a la danza. ¿Cómo vería a los instructores? ¿Cómo sabría la posición de los demás bailarines? ¿Cómo evaluaría sus propios movimientos en los espejos del estudio?

Una amiga le sugirió que tomaran clase juntas, de modo que Hashimoto pudiera memorizar y refinar sus movimientos a través del tacto y de instrucciones verbales. Cuando una profesora se conmovió hasta las lágrimas al observarlas interactuar como una sola, Hashimoto comprendió que tenía algo diferente que ofrecer a este arte.

Ahora, necesita de muy poca ayuda para actuar: un bastón para ubicarse en el escenario y ya sea una cruz con cinta adhesiva o un pequeño trozo de alfombra para definir su espacio de danza y dirección. La mayoría de sus interpretaciones son como solista, en parte para evitar choques con otros intérpretes.

En otro taller que dirige algunas veces al año, “Bailar sin ver”, Hashimoto invita a su mundo a las personas que pueden ver y a las que tienen una discapacidad visual. Los participantes (quienes pueden ver cierran los ojos o se colocan vendas) exploran el espacio dancístico de Hashimoto, tomando nota de cómo reverbera el sonido más allá de los muros, al mismo tiempo que sienten las texturas y la disposición del espacio.

Hashimoto y los estudiantes Julieta Cervantes para The New York Times

Durante la presentación final, los espectadores pueden escuchar el sonido de la danza y sentir la ráfaga de viento conforme la bailarina transforma el espacio.

Desde principios de la década de los ochenta, el cine, la televisión, los teatros y los museos han aumentado de manera constante la accesibilidad para las personas con discapacidad visual, afirmó Joel Snyder, un pionero en servicios de descripción auditiva. Sin embargo, la danza se ha rezagado. “A las personas les parece todo un reto describir algo que en cierto sentido es amorfo”, agregó Snyder.

Hashimoto, sobre un pequeño tapete, explicando su espacio dancístico y su proceso Julieta Cervantes para The New York Times

Para Hashimoto, el tacto añade una capa más a las descripciones verbales. En el taller de la escuela de música, Madeline Mau, de 11 años, a quien su limitada visión le permite percibir la luz, sombras y colores brillantes, imitó los movimientos que sentía a través del cuerpo de Hashimoto. Afirmó estar agradecida de que Hashimoto le permitiera tener ese acceso a su cuerpo y espacio personal.

“He podido traducir la danza en algo que comprendo, en lugar de que sea solo un medio visual”, dijo Mau. “Había muchas emociones: soledad, felicidad, amor”.


Fuente: NYTimes / Serena Solomon

Centro Público

Centro Público

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX La Reforma educativa: el punto final (anotaciones financieras, políticas y sociales de la contra reforma educativa)… https://t.co/4UI9ThekLB
CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu