Esta será una nueva sección sobre cine. Lo bueno, lo malo y lo feo; lo destacable y lo abominable, lo palomero y lo insufrible. Lo que deberíamos ver y lo que nunca se debió de haber concebido.

Y justo en ese tema entraré. Siendo una columna de cine, debiera empezar con la reseña de alguna película y el factor indispensable para hacerlo sería haberla visto.

Sin embargo, esta primera columna empezará con una película que no vimos, no veremos y no sabemos por qué alguien iría a verla: Las Tortugas Ninja. #WTF

Sabemos que una fórmula para sacar jugo ($$$) a treintones capitalistas, es renovar, tunear y reformatear a los ídolos que surgieron de mediados de los ochenta a mediados de los noventa. Lo han hecho con grupos musicales, obras de teatro, canciones, juguetes y películas.

Sin embargo, esta copia barata de antaño debe contener una sustancia que lleve al treintón melancólico a conectarse con el objeto en cuestión. Y la fórmula es sencilla: que recuerde a sus amiguitos, a su primer amor, sus fantasías, etc.

Y de pronto nos enfrentamos a Las Tortugas Ninja. Una película que desde el principio nos avisaron no tendría nada que ver con la historia original de estos 4 caparazones, y que por simple estética no se parecerían a los devoradores de pizza que conocíamos.

Desde que se estrenó la película escuche malas críticas, y conforme pasaron los días estas se incrementaron; e incluso después de entrar a varios blogs medianamente “decentes”, la tendencia continuaba: todas las reseñas eran espeluznantes.

Aquí el punto es: los juguetes los compran los millennials que tienen hijos, y así, rememoran sus antiguas fantasías ahora en manos de ellos. En cuanto a los conciertos de Flans, Mercurio o Mecano, el público objetivo son claramente las soltetreinta que en su tiempo fueron gorditas receptoras de bullying; y las obras de teatro sólo van dirigidas a los dramáticos de siempre.

A pesar de eso, hay que aceptar que algunas películas han sido buenos refritos, pues con la tecnología de la década del ochenta, realmente debíamos ser muy ingenuos en esa época para aceptar esos “efectos especiales” –exceptuando, claramente, la Guerra de las Galaxias-.

Sin embargo, ¿Las Tortugas Ninja? #WTF quién demonios querría ver esa película. Sin duda geeks aún enamorados de la chica amarillosa que era como la Lili Téllez de la caricatura.

En fin, esta es la primera entrega, les aviso que no encontrarán ningún párrafo medianamente cortesano, además de advertirles que no somos expertos en cine. Nos gusta y ya.

También seremos absolutamente insolentes.

Gracias por leernos.

5 Responses

  1. http://www./

    Mersi anku pentru info, o sa caut si o sa-mi iau. Totodata mi-a suras si o ceara bio de/cu zahar Parissa (ma gandesc ca zaharul are efect de scrubbing si nu o sa-mi mai ramana fire sub piele ). Tu ce zici?

    Responder
  2. http://www.newcoinsgenerator.win/

    Thanks used for sharing superb in rank. Your web-site is same cool. I am impressed by the info that you have taking place this locate. It reveals how nicely you perceive this subject. Bookmarked this web side, will get nearer back in support of additional articles.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *