California Republic, es la leyenda que ostenta la bandera de este estado de la Unión Americana, y viene muy a cuento ante el reciente impulso mediático que ha adoptado la campaña que busca convertir a California en un país independiente de los Estados Unidos de América.

La historia separatista de California no es nueva, desde que formaba parte de la República mexicana y en vísperas de la guerra con Estados Unidos en 1847, existía un claro propósito independentista, fomentado por la presencia en aumento de ciudadanos norteamericanos en la región y por los evidentes intereses del país del norte en ella. Su actual bandera fue estandarte del movimiento llamado “Bear Flag Revolt” que aunque no prosperó, si fue parte del contexto en el que California se convirtió en 1850, en parte de los Estados Unidos.

El denominado movimiento Yes California que se autodefine como una “campaña no violenta para establecer el país de California, utilizando todos los medios legales y constitucionales para lograrlo”, busca, a través de la celebración de un referéndum en 2019, la votación necesaria para iniciar el proceso legal de la separación. Pero Yes California no es el único grupo con este objetivo, también están el California National Party y The California Freedom Initiative.

Elementos que dan factibilidad a esta iniciativa parece haber bastantes. Uno de ellos, quizá el principal, es que California cuenta con la sexta economía más grande en el mundo y el reclamo de que los ingresos de sus 38 millones de habitantes benefician más a Washington que a la población que los genera.

#Calexit como se ha dado en llamar a esta campaña, debido a la clara inspiración en el también reciente #Brexit, ha cobrado fuerza en virtud de los resultados electorales en Estados Unidos, sin embargo, habría que analizar cuidadosamente cuál es el impacto real en la población californiana, pues hasta este momento no existen indicadores precisos al respecto, más allá del evidente contenido político y mediático. Si el referéndum convocado para 2019 arroja un resultado favorable al objetivo separatista, cuáles serán los caminos legales que lo harían posible, aún está por verse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *