El Musical Wicked, protagonizado por Danna Paola, Cecilia de la Cueva y Jorge Lau, cumplió 300 Representaciones en el Teatro Telcel de Plaza Carso, en la Ciudad de México.

Previo al evento se llevó a cabo la característica Alfombra Verde, donde desfilaron artistas emblemáticos del mundo del Teatro como Roberto Blandón y Jaqueline Andere.

La función especial fue apadrinada en esta ocasión por la primera actriz Diana Bracho y el actor, además de cantante, Yahir, quien dijo estar feliz de participar en este éxito teatral, y agradeció a la producción por haberlo invitado a develar la placa una vez más.

Wicked tiene todo lo que se necesita para ser un suceso esta temporada: desde el fastuoso, rico y brillante vestuario, junto al maquillaje, música, iluminación o ambientación con carros de fantasía transitando sobre ella, y la danza, coreografía, sincronía y caídas secretas; hasta las actuaciones excepcionales y la producción que, en esta época digital, hace uso de pantallas encantadoramente ilustradas con imágenes de las locaciones donde transcurre la historia. Y lo notable y necesario por el perfil de la obra: las elevaciones. Todos los detalles cuentan en Wicked

Morris Gilbert, el encargado de traer el espectáculo desde Nueva York -específicamente Broadway-, se mostró contento y satisfecho. Dijo sentirse muy orgulloso de la Familia Wicked, del trabajo de todos y cada uno de los integrantes del elenco. Esa noche de celebración fue sensacional, estuvieron con “carro completo”, agregó;y valoró la celebración de las 300 funciones como “algo nada fácil de lograr”.

Ana Cecilia Anzaldúa fue la elegida para actuar esa noche como Elphaba, la trágicamente bella y malvada Bruja Verde o Bruja del Oeste, en la batalla continua por el amor de Fiyero; lucha un tanto dificultada por la sutil y dulce presencia de la Princesa Glinda.

Ana Cecilia cuenta que Wicked es la historia en la Tierra de Oz, antes de toda la saga de Dorothy Gale, la niña de las zapatillas brillantes.

Aquí se relata la historia de cómo estas dos aspirantes a brujas poderosas se conocen, con sus dones, virtudes y habilidades, comparten habitación en la Universidad. Cada una va tomando un rumbo diferente; aunque muy odiables al principio, muy unidas al final.

En el ínter aparece el amor del guapo y adinerado Fiyero, entre otros mil enredos más: por ejemplo, El Maravilloso Mago de Oz, perverso personaje al que hay que poner en su lugar, o la trágica decisión que imparte el destino y que cada uno deberá tomar.

Para Ana Cecilia, Elphaba es una adolescente un poco insegura al principio, pero que con el tiempo cobrará fuerza, al punto de, en su momento, luchar por los valores humanos, aunque sea de dos mundos. Es una bruja semi malvada que va venciendo obstáculos y luchando contra todos. Representa la valentía, podríamos decir.

Finalizando el musical, Morris Gilbert y Federico González Compeán agradecieron al público por el constante apoyo y asistencia. Hablaron de los cambios esenciales que ha tenido el recinto, como la remodelación de los balcones, desde donde se puede apreciar perfecto el escenario.

Dicho esto, -y como dice Gilbert: “Demos paso a lo que sigue, Que ya no hay nada útil que decir”- se abrió el telón nuevamente y apareció todo el elenco. Yahir y Diana Bracho bajaron del clásico carruaje que transporta a los invitados de honor y esta última dijo en pocas palabras que se hallaba sobre las nubes, volando, y que seguía arriba al presenciar nuevamente Wicked.

Eso sentimos la mayoría viendo la magia y efervescencia de este musical que, no olvidemos, es el primero en presentarse en toda América Latina, y en idioma español.

Un encanto, una interpretación maravillosa, es la que realiza Cecilia de la Cueva como la Princesa Glinda, La Bruja Del Norte -de Las Lomas, para ser exactos-. Dulce, tierna, coqueta, fresa, popular en su clase, y muy amigable con Elphaba, a quien admira, y a quien ayuda a verse por primera vez como una “belleza especial”. De hecho ella es quien le regala el accesorio de mayor valor a la Bruja Verde… adivinen.

Sin embargo, aún está el ingrediente extra, algo que no falta ni en las tablas ni en esta tragicomedia, el detalle antagónico: El amor de Fiyero que se interpone entre ambas hechiceras.

El final de Wicked, es realmente el ideal, ya verán por qué.

Y sí, yo quiero ver próximamente a Danna Paola, y ser testigo una vez más, de por qué ella “calló muchas voces” en este magnífico protagónico.

Destacado: Las actuaciones de Anahí Allué y Paco Morales, como la Señorita Mórrida y El Maravilloso Mago De Oz. Las canciones relevantes del musical son “Sal a bailar”, “Popular”, “Por ti”, “Mientras viva en ti”.

Lo cool: En el Teatro Telcel hay servicio de bar. El recinto tiene una arquitectura y diseño totalmente mexicas. Es el Mejor Teatro De América Latina.

Las jóvenes luminarias: Estuvieron como invitados especiales José Eduardo Derbez, hijo de Eugenio Derbez, acompañado de una bella amiga. Otras bellezas que posaron ante los flashes fueron la guapa Mundo México 2013; y una actriz fascinante, Crisanta Gómez, protagonista de Mentiras, el musical; que por cierto acaba de ofrecer función especial rumbo a las 2000 representaciones, con integrantes de Timbiriche.

Lo mega divertido: La Princesa Glinda, muy femenina con frases y actos despampanentes. Y haciendo la escena fresa meneando su melena rubia mientra dice: “Pelo… Pelo”…

Funciones: Miércoles a Domingo. Todos los días doble función.

Wicked ha triunfado en: Nueva York, Londres, Corea del Sur, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, y ahora en México.

Wickedha cumplido así, un año de magia y éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *