Esta administración Federal esta cerrando su segundo año de gobierno y ya cuando todos están bajando la cortina para irse de vacaciones (los que tienen) y próximos a iniciar esa maravilla de la ingeniería mexicana que es el puente Guadalupe – Reyes debemos hacer recuento de los pendientes en materia de salud, la verdad son tantos pendientes que solo mencionare unos cuantos:

  • No haber realizado una reforma en salud.
  • El no haber realizado foros a nivel nacional referentes a la Reforma en Salud propuesta por Enrique Peña Nieto; ni foros, ni reforma, entendiendo por esta un cambio radical en las políticas en salud en beneficio de la población buscando  la mejora de sus condiciones de vida.
  • Falta de una atención oportuna a la población. Los casos como el de Irma López Aurelio indígena mazateca solo demuestran la discriminación y la incapacidad terrible del sistema para atender en tiempo y forma a los usuarios del servicio.
  • Inadecuada distribución de los servicios de salud, tanto en lo referente a lo material como personal médico. Quien lo dude vaya a una farmacia a tratar de surtir el 100% de los medicamentos de cuadro básico. A ver que le contestan ya no se diga programar una cirugia en lugares como el IMSS, ISSSTE u hospitales dependientes del ramo federal, espere sentado puede tardar más de dos meses si bien le va.
  • La no universalización real del Seguro Popular para el tratamiento de cualquier enfermedad donde existe una visión meramente monetaria de lo que deben ser los servicios de salud.
  • La no creación de mayor infraestructura real en salud, como son unidades médicas en los tres niveles de atención.
  • Un golpeteo continuo a el personal de salud y una falta de solidaridad al gremio. Movimientos como #YoSoy17 y recientemente el movimiento de enfermeras a nivel nacional, teniendo su origen en EnfermerasDF, demuestran que a ojos del poder el gremio de salud no solo debe ser desacreditado, sino también sometido a ser controlado por una visión meramente técnico-administrativa, dejando a un lado el aspecto humano para quienes ejercen estas profesiones. De no hacerse algo verdaderamente de fondo el problema tiene visos de revueltas sociales como las magisteriales a lo largo de este sexenio, no es con medidas represivas o dilatorias como esto va a mejorar.
  • El atole con el dedo prometiendo 10,000 bases para el personal de salud a nivel nacional; 10,000 para 2014 y 10,000 por año hasta llegar a 30,000 para 2016; teniendo México niveles tan altos de precariedad laboral a nivel mundial donde el personal de salud es continuamente intimidado con frases como “ustedes no tienen ningún derecho” atentando contra tratados internacionales y la ley nacional en la materia. El personal de salud es que menos puede cuidar de su salud situación que conlleva a daños a los pacientes por fatiga laboral del personal por decir lo menos.
  • No haber generado políticas efectivas para atención de la población afectada por la inseguridad y el narcotráfico en diversas materias, y sólo por mencionar una de ellas, la salud mental de los afectados y sus familias. Lo mismo podemos decir de problemas como obesidad diabetes mellitus, cáncer, entre otras enfermedades.
  • Una lenta e insuficiente respuesta a problemas emergentes como la epidemia de ébola y la fiebre de chikungunya, nuestro país no ha realizado acciones contundentes al respecto, se nos va a pasar una factura muy cara por esto.
  • Una visión de que los problemas se resuelven por el uso de la tecnología, de la mano con una subrogación de los servicios esenciales destruyendo por parte del estado la infraestructura propia en salud y beneficiando a unos cuantos ante la subrogación de servicios.
  • Y una muy importante: el no generar acciones que fomenten el autocuidado y la responsabilidad de los propios pacientes en lo referente a sus enfermedades, se continua fomentando una política de la caridad gubernamental no la corresponsabilidad, tratando al paciente como un pequeño mental ya es es más conveniente un paciente dependiente que uno informado, este ultimo exigirá más y dejara de ser visto como un botín político que otorga votos.

¿Quieren más? Yo me quedo con estos. Un favor, no por ser diciembre olvidemos todo y dejemos que nuestros gobernantes federales y locales se aprovechen de nuestra pasividad decembrina, es momento de reflexionar, proponer y sobre todo actuar.

Una Respuesta

  1. Rodolfo Barrera

    MI querido amigo, lamentablemente cada año los problemas se agudizan mas y mas, así que es un cuento de nunca acabar.
    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *