Al considerar que no viola el Convenio Europeo de Derechos Humanos ni ninguna legislación local, el tribunal de Estrasburgo respaldó hace unos días a Bélgica en la disposición que prohíbe el uso del velo en espacios públicos desde el año 2011.

En las demandas que dieron origen a esta controversia, entabladas por la belga Samia Belcacemi y la marroquí Yamina Oussar por un lado, y en forma paralela Fouzia Dakir, también de origen belga, se alegó que la legislación de dicho país constituía una estigmatización, además de que la penalización a las mujeres que portan el niqab no era extensiva a quienes les obligan a llevar el velo. Se argumentó también que esto constituía una violación de la libertad de culto y del derecho a la privacidad.

Sin embargo, el Tribunal Europeo sostiene que estas disposiciones corresponden con los estándares de una sociedad democrática, en congruencia también con el caso francés en el que también la Corte Europea ratificó la legalidad de la prohibición del velo en público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *