Centro Público

Amenazas separatistas, el riesgo post Crimea: Donestk y Lugansk.

Desde el final de la guerra fría, una calma aparente mantiene el status quo global. Tanto en materia económica, cultural y bélica, los actores predominantes en cada una de éstas áreas, refuerzan su posición y una tensa calma mantiene el sistema de naciones operando.

Algo que entendieron muy bien los estadounidenses, fue que era más “conveniente” desestabilizar internamente un país y/o región, sobre una ocupación externa. Los costos y riesgos de una invasión son muy altos, desde la ocupación misma, hasta el desgaste que muchas veces provoca en la “diplomacia” internacional.

En este contexto, Estados Unidos creo una política exterior tipo B, misma que no confrontaba al ejército norteamericano con otras fuerzas, sino que el gobierno de EEUU apoyaba insurgencias locales a un bajísimo costo, y así el país en cuestión permanecía en el limbo estructural.

La estrategia era sencilla, se apoyaban ideologías distintas a las oficialistas, se daba capacitación y armamento a organizaciones del crimen organizado y en la situación más extrema, se fomentaban los impulsos nacionalistas.

Esta última acción, sin embargo, conlleva grandes riesgos y muchas veces no es posible controlar su desenlace. La estrategia fallida se puede ilustrar de los Balcanes a Al Queda, del Cáucaso hacia los kurdos iraquíes y en cada ejemplo, una sangrienta guerra civil y una cascada de atrocidades cometidas en pro del nacionalismo y la secesión.

Crimea, ciudad en donde se ubica el Puerto de Sevastopol –y por ende las tropas marítimas rusas-, a través de un referéndum se separó de Ucrania. El mundo occidental –Estados Unidos y Europa- de inmediato condenaron la separación y posterior anexión a Rusia. Se acusó al gobierno de Vladimir Putin de promover los deseos independentistas y de iniciar una campaña en áreas pro rusas para garantizar la separación.

Fuera de algunos datos geopolíticos, Ucrania no merecería tanta atención. Ni Alemania se enfrentará comercialmente a Moscú, ni Estados Unidos invadirá Rusia y menos, Europa despreciará el petróleo y gas de la herencia soviética.

La atención en Ucrania o Crimea, radica en este frágil equilibrio de las divisiones políticas. Cada vez que alguna región promueve su independencia, surgen voces de todo el mundo condenando el acto y limitándola a una insurgencia callejera y de tintes intervencionistas de “algún otro país”.

Y con justa razón, el sistema global entiende que las amenazas separatistas sólo necesitan de un mínimo pretexto para incendiar hectáreas y hectáreas bajo el manto nacionalista. Los resultados en la mayoría de los casos, han sido devastadores.

Apenas Crimea logró su separación del gobierno que encabeza Oleksandr Turchynov y se anexó a Rusia, Donestk y Lugansk pidieron ser los próximos. En ambas regiones el referéndum quedó a favor de la separación de Ucrania por 74.87 y 96 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, Europa lucha por mantenerse unida y sin cambios radicales o violentos en las fronteras de la comunidad. No podemos perder de vista que las crisis económicas en España, Grecia y Portugal, han avivado los argumentos separatistas de estas regiones y además, han puesto en el escenario a otro peligroso ingrediente, la radicalización religiosa y/o ideológica –muestra de esto es el triunfo y posicionamiento de los partidos de extrema derecha en la Comunidad Europea-.

 

El problema no sólo es europeo, desde Quebec a Texas, de Puerto Rico a Baja California, de Euskadi a Irlanda y/o Cachemira; las amenazas separatistas están latentes y ponen en riesgo la supremacía de los principales elementos de control global.

 

Obviamente los ejemplos anteriores distan mucho en formas y fondo, no es igual la separación que busca Quebec de la que promovió mucho tiempo ETA, sin embargo, hay una variable que permanece, el peligro que traería para las regiones “consolidadas”, el cambio de distribución geopolítica y administrativa.

 

Con el fin de la guerra fría, también se extinguieron los peligros externos; ahora son los internos los que preocupan…

Eduardo Cervantes

Eduardo Cervantes

Fiel creyente de la crítica como medio para superarnos. No soporto las injusticias ni la mediocridad. Corredor X Convicción y Fiestero X Tradición. #Mezcalier

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Muchas felicidades a Amalia Sánchez, triatleta mexicana en el #IronmanWorldChampionship Kona, Hawaii 2018. ¡Qué o… https://t.co/CtfCmZ28Qy
CentroPublicoMX Que no se les pase hoy, en la #FILZócalo2018 en punto de las 18:00 estarán @nestora_salgado y @DrJMMireles en el fo… https://t.co/OjypDwfc5z
CentroPublicoMX El papel del #remake en la industria cultural financieramente más activa e importante a nivel global. Con datos de… https://t.co/SSO2tFNGwU
CentroPublicoMX Comienza el @cervantino con 2 invitados de lujo, #India 🇮🇳 y #Aguascalientes. 10 al 28 de #octubre, 35 naciones pa… https://t.co/JeuUcQgUZM
CentroPublicoMX El actual clima político parte del hartazgo social sobre los excesos de la clase gobernante, así como de la impunid… https://t.co/dcNW3OLYF7