¡Oh Dios! Que bella guerra
Con sus canciones y sus horas de ocio

He pulido y pulido este anillo
El viento con tus suspiros se confunde
¡Adiós! El llamado de la trompeta está sonando
Él desapareció por el camino serpenteante
Y murió lejos mientras ella
Reía de las sorpresas del destino

(“El Adiós del Caballero”, Guillaume Apollinaire, traducido por Hebe Cué)

IMG_6048

Una imagen recurrente en el filme War Work: 8 songs with a fim (2014) del compositor inglés Michael Nyman (1944), es una fotografía emblemática para el dadaísmo: el retrato de Hugo Ball  (1886-1927) de 1916. Vestido con un traje de cartón azul con composiciones cilíndricas que recuerdan a la composición “Contraste de formas”(1913) de Fernand Leger (1881-1955) -obviamente el color no se ve al estar en blanco y negro- con un gorro de franjas blancas y azules, el traje lo dejaba imposibilitado para moverse, por lo que necesito la ayuda para subir y bajar del escenario y presentar sus poemas de sonidos en la neutral Zúrich. En medio de la Gran Guerra, como se le llamaba antes de la Segunda Guerra Mundial, los dadaístas de Zúrich querían presentar la crisis de la desilusión, la pérdida de valores, que significaba una guerra industrializada. Por medio de collages, fotografías, poemas, música, lograron expresarse en el Cabaret Voltaria (1916 – 1918).

Hugo Ball justo antes de comenzará la guerra estaba entusiasmado con un sentido de patriotismo, que lo llevo a tratar de enlistarse en tres ocasiones a la milicia, y las tres veces fue rechazado. Posteriormente, logró ir a una de las zonas de combate en Bélgica y después de presenciar todos sus horrores, constató que los hombres habían sido confundidos con máquinas. Este es el comentario más importante para poder comprender un poco el desarrollo del filme de Nyman.

FullSizeRender

Cada una de las ocho canciones están inspiradas en combatientes en la guerra, poetas, escritores involucrados con los movimientos de vanguardia de inicios del siglo: August Stramm (1874-1915) poeta expresionista alemán; David Bomberg (1890-1957) pintor inglés, que combina el cubismo y futurismo al convertir a las figuras humanas en elementos angulosos; Ernest Stadler (1883-1914) poeta expresionista alemán; Guillaume Apollinaire (1880-1918),  poeta, novelista y ensayista francés vinculado al cubismo –incluso fue arrestado en 1911 por el robo de Mona Lisa-; Géza Gyôni (1884-1917) poeta húngaro; Isaac Rosenberg (1890-1918) poeta inglés y Alfred Lichtenstein (1889-1914) escritor expresionista alemán.

A partir de un montaje de videos seleccionados de colecciones francesas, alemanas y estadounidenses, principalmente, este filme fue patrocinado por cinco instituciones europeas para conmemorar el Centenario de la Primera Guerra Mundial. Con al dirección de Nyman y  la edición de Max Pugh juega con las imágenes, con poemas de estos soldados, canciones viejas de poetas, temas musicales de la época, y se inspira en las películas mudas de los años veinte. Al igual que el dadaísmo este filme muestra el lado ominoso (1919), descrito por Sigmund Freud como “lo que pertenece al orden de lo terrorífico, de lo que excita angustia y terror” es lago que de entrada nos parece  familiar, doméstico e íntimo, y al mismo tiempo oculta lo obscuro. Entre imágenes de convalecientes se entremezclan la producción de muñecas, el juego de niños y la presentación de armas, con una especie de motor, que también se vuelve un elemento recurrente -como el Ballet Mecánico de Leger, incluyendo una canción titulada El caballo mecánico-. Al ser imágenes en blanco y negro y con una especie de ingenuidad de sus actividades, en realidad se presenta como una crítica a las primeras etapas de una sociedad mercantilizada: es revelador y traumático al mismo tiempo.

“La guerra mundial fue el primer gran evento experimentado de esta forma, y desde entonces ningún evento ocurre sin ser capturado por el ojo artificial” según el historiador Ernest  Jünger, pero esta  re-visita deja al descubierto la importancia que tienen estas imágenes para la creación de los dadaístas que: “Para nosotros, el arte no es un fin en si mismo – más que inocencia es necesaria para eso- sino es una oportunidad para una verdadera percepción y criticismo en el que vivimos” en palabras de Hugo Ball, es por eso que su constante imagen y acercamientos a los detalles, la imposibilidad de su movimiento recuerda a muchos de los soldados después, ayudados por prótesis mecánicas.

IMG_6044

El dadaísmo se convirtió en un catalizador en diferentes ciudades de Europa: Zurich Paris, Nueva York, Hannover, etc. al ser el primer movimiento proto-globalizado entre los actores y sus grupos sociales, demandaban que el arte tenía que impactar y mostrar las cicatrices, las ironías, lo absurdo que vive la sociedad. En este sentido fue un privilegio poder asistir a esta presentación musicalizada por la Michael Nyman Band (fundada en 1976) con la interpretación  de la soprano Marie Louise Angel, el pasado domingo 17 de mayo en el Auditorio Blackberry -y que se repitió el miércoles 20 en la Fonoteca Nacional-.  El conocimiento de una trayectoria tan longeva como la de Nyman, tanto como compositor, músico y crítico, le permitieron capturar el espíritu Dada y expresarlo en una pieza que invita a la reflexión de la sociedad actual y al poder sorprendernos y maravillarnos de las creaciones y valores de la humanidad.

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *