Centro Público

A volapié. Un viaje de ida y vuelta

Villahermosa, Tabasco, 14 de enero de 2015

Tengo que trasladarme a Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, por tierra, porque en entre las ciudades del sur-sureste de México la conexión por vía aérea no existe. Valga aclarar que no me acaba de gustar eso del sur-sureste, pero no hay más remedio; al menos por el momento, para referirme a los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Así que a través de la ventanilla del camioncito ADO (tipo van, como les dicen) puedo dedicarme a contemplar el paisaje, porque -ingenuo de mí- creí que podría aprovechar el trayecto para leer y hasta metí un par de libros en la mochila, pero la vibración del transporte hace brincar las letras y no pude pasar del primer párrafo.

Desde mi atalaya móvil, en el primer tramo, sobre todo en mi amada Chontalpa, advierto las cicatrices que va dejando la actividad extractora petrolera. Ya se me había olvidado la forma en que esas acciones se llevan por delante todo lo que encuentran a su paso, pues lo importante es extraer el hoy tan devaluado “oro negro”.

No puedo dejar de recordar la desaparición de Dos Bocas, sitio en el que el sistema costero lagunar tabasqueño tenía dos bocas de contacto con el mar y era un sitio paradisiaco, ubicado, justamente en el municipio de Paraíso, y hoy es un puerto con grandes estructuras, escolleras y todo lo que requiere el manejo del transporte marítimo del dichoso petróleo, sepultando cualquier visión idílica.

Pero hablando de las cicatrices de la presencia de Pemex y sus contratistas, resulta inevitable pensar en el costo ambiental que tiene la explotación petrolera, el cual, de alguna manera, resulta obligado, pues ¿cómo complacer a una destacada política, opuesta a la reforma energética, que tiene en su despacho un enorme letrero que dice EL PETROLEO NO SE VENDE? Y si no se vende, ¿qué hacemos con él?, ¿nos lo bebemos?, ¿nos lo inyectamos?, ¿lo dejamos ahí?, ¿qué?

El cruce de la Sierra Madre de Chiapas en un día lluvioso es oportunidad de apreciar en todo su verdor grandes tramos en los que la vegetación (selva alta perennifolia) sigue intacta dado que las condiciones del terreno, laderas con gran pendiente, impiden establecer milpas. Ya decía Edmundo Flores que sembrar maíz es sembrar subdesarrollo y eso es apreciable en muchas partes que han sido desmontadas para tratar de sacar una o dos cosechas de maíz que apenas habrán dado para un raquítico consumo y dejado pelón el monte.

Mientras nos adentramos en la sierra, el paisaje se torna todo un espectáculo. Las nubes se estacionan en las partes altas y se entretejen con la selva. La llovizna que a ratos llega al cristal de la ventanilla, contribuye a darle al asunto un toque más impactante, podría decirse que hasta un tanto cuanto surrealista.

Llegando a la planicie chiapaneca comienza la sucesión de ríos, arroyos, barrancos, drenes por los que escurren las aguas que bajan de la sierra. Rápidamente pierdo la cuenta de esos cauces y sólo me queda el recuerdo de algunos nombres con los que se identifican los puentes que pasan sobre ellos, como el Bobo, la Madre Vieja, de los Siete Cigarros y, en especial, el de la Gallina Correteada.

Todo el viaje tiene como destino un sitio de nuestra geografía, pero mientras transcurre me atrapa el sentimiento de pertenencia a este mundo, que fue el de mis mayores y el punto de partida de mi vida profesional. Se trata, pues, de un viaje de ida y vuelta por un solo boleto

Marco Alcázar Ávila

Licenciado en Relaciones Internacionales por El Colegio de México, A.C. Embajador de México en Belice. Secretario Técnico de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, presidida por la Senadora Rosario Green. Cónsul General de México en San José, California.
Publicaciones:
“México y Centroamérica: una política integral”, en La política exterior de México, Metas y obstáculos. ITAM, Siglo XXI, 2013.
“El ideólogo en su laberinto”, en Otro sueño americano. En torno a ¿Quiénes somos? de Samuel P. Huntington. Editorial Paidós, 2004.
“Apuntes para una política hacia los mexicanos de allá”, en El Nuevo Milenio Mexicano, Universidad Autónoma Metropolitana, 2004.
“El Mecanismo de Tuxtla y Centroamérica en la política exterior de México”, en Revista Mexicana de Política Exterior de la Secretaría de Relaciones Exteriores., 2000; en coautoría con Laura Mora Barreto.

Add comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk
CentroPublicoMX Deben leer la historia de #IsabellaSpringmuhl. Coraje ante la adversidad y una gran resilencia, la han colocado en… https://t.co/gBSCwce8DF