“Constanza: ¿Porqué hay una mesa en la mitad de la exposición con un desayuno?
Yo: Es una instalación.
Constanza: Y, ¿Qué significa?  Parece el desayuno que alguien dejo a la mitad.
A mi no me gustan los huevos estrellados.”

¿Cómo le explicas a una niña de 6 años la instalación que el Grupo Proceso Pentágono (1976-1997, 2015) realizó para la exposición paralela al Primer Coloquio Latinoamericano sobre Arte No-Objetual y Arte Urbano en el Museo de Arte Moderno de Medellín, Colombia, hace 34 años? Aunque tenía una idea del Grupo, de su historia, de la pieza que realizaron para la X Bienal de Jóvenes en París en 1977, y que también presentaron en el Museo Universitario de Ciencias y Arte: Pentágono -una ambientación en forma de pentágono a la que entras y ves diferentes objetos que recordarían a una oficina gubernamental donde expondrían- de acuerdo al investigador Álvaro Vázquez Mantecón, en el catálogo La Era de la Discrepancia (2007), “la preocupación por temas como la tortura en América Latina y la “guerra sucia” contra los grupos guerrilleros en México, lo situaba como un colectivo donde la discusión sobre la realidad política y económica tenía [tiene, considerando la pieza =A (2015)] un lugar importante”, y parece ser tan pertinente como lo era hace casi 40 años.

La exposición está divida en tres secciones cronológicas: “de 1969 a 1974, para trabajar en torno a problemas que afectaron a la generación del 68 mexicano; de 1976 a 1985, con la creación propiamente del “grupo”, el cual mantuvo, a partir de reuniones sistemáticas, actividades compartidas e intervenciones esporádicas hasta 1997; finalmente, en 2015 la liberación de su archivo y una nueva producción crítica”, de acuerdo con la presentación de la curadora de la muestra, Pilar García –sí, la misma de la exposición de Carlos Aguirre “Zona de Riesgo”, en el Museo de Arte Moderno.

Entramos a la exposición y nos dio la bienvenida Pentágono. Metafóricamente, cuando se fundó el grupo en Xico, Veracruz: Víctor Muñoz, Carlos Finck, Felipe Ehrenberg y José Antonio Hernández Amezcua, incluyeron a un quinto participante “el azar” –el cual permitió la colaboración con otros artistas y su flexibilidad en el número de participantes-, la palabra Proceso ponía especial hincapié en los  aspectos de desarrollo del trabajo, desde la planeación, ejecución y memoria; así como la horizontalidad en la toma de decisiones –al ser cada parte igual de importante y dejar de lado las individualidades de sus creaciones personales- por lo que la importancia de la documentación, a la manera “burocrática”, resulta un elemento esencial. “Piensan que el trabajo en grupo no se improvisa sino que surge como una necesidad de enfrentar el aparato burocrático estatal que administra la cultura…” mencionaba Rita Eder, en 1981.

El texto de García “Expediente Grupo Proceso Pentágono” coloca a la mesa como espacio de discusión, de producción y de convivencia; es una de las protagonistas de la muestra. Así, cuando Constanza, después de recorrer la primera sala, y sorprenderse con un recorrido por el Periférico y saludar a Carlos Aguirre, se encuentra con una mesa puesta con el desayuno: un café americano, un huevo estrellado con frijoles a mitad de comer, un pan tostado, la sal, el azúcar, un cenicero con colillas y una revista abierta con la noticia del “Secuestro de Alaíde Foppa en Guatemala” -escritora secuestrada-desaparecida por el gobierno del  dictador Romeo Lucas García el 19 de diciembre de 1980-, (la alerta de su desaparición fue casi inmediata gracias a sus amigas de la Fem: Elena Poniatowska, Marta Lamas, Margo Glantz y muchas otras, y que después de tantos años no hay más que sospechas de que dos de los secuestradores eran “probablemente militares”) me pregunta por qué está ahí. Lo primero que me viene a la cabeza es The Dinner Party (1979) de Judy Chicago, en el Brocklyn Museum -que tiene que ver con los logros de las mujeres en la historia-, o las invitaciones a comer de la estética relacional; o la mesas de Victor Grippo, Analogía IV (1977), pero esa información no me serviría para contestar.

Mientras que Constanza tomaba fotografías de la instalación y me contaba los detalles de la mesa, dejando de lado la bolsa y el saco en la parte de atrás, comencé a hacerle preguntas sobre lo que desayunaba, y cuál era la naturaleza de las noticias, para poder explicar el sabor del desayuno después de una información desagradable. Ese sabor, que supongo, muchos de los asistentes todavía tenemos, -aunque espero que ninguno haya sufrido la desaparición de alguien cercano-, que sentíamos todavía a las 11 de la mañana. Inusualmente, se adelantó la inauguración de la muestra en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, para que los asistentes pudieran llegar a la manifestación del primer aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, que se realizaría de Reforma hacia el Zócalo. Ese sabor que no se ha despejado de nuestros paladares y que desde que salió la noticia, el 29 de septiembre, se ha mantenido intermitentemente dentro de la primera plana.

Hace un año, por estas fechas, mientras se celebraba el triunfo del diálogo con los estudiantes del Politécnico, o la pacífica manifestación del 2 de octubre, los jóvenes eran los protagonistas de la noticias. Así, el cierre de la Autopista del Sol por la desaparición de los 43 estudiantes fue el inicio de una serie de exigencias públicas al Gobierno, una llamada de atención sobre su “capacidad de respuesta tan pobre” –ejemplo: al presentar un operativo con la búsqueda “de casa en casa” con 1800 burócratas una semana después de los sucesos, u ofrecer una recompensa por un millón de pesos por información referente, o por no haber detenido a Abarca por su “Primer Asesinato”. Muchas cosas han sucedido en el intermedio, pero definitivamente no logran mitigar ese sabor.

Para no contagiar ese sabor a mi prima, no entramos a ver la icónica ambientación 1929: Proceso (1979) que se presentó inicialmente en la primera y única Sección de Experimentación del Salón Nacional de Artes Pláticas en el Auditorio Nacional. La gran instalación de 400 metros cuadrados consistía en un recorrido por una serie de oficinas de la burocracia policíaca de la llamada “guerra sucia”, donde la represión, el secuestro y la tortura eran pan diario. Sin embargo, Constanza al dar el parte a sus papás, mencionó que no entramos a un lugar donde “torturaban, asesinaban y mataban a la gente”, por lo que mis esfuerzos porque no supiera de qué se trataba, no funcionaron de nada, y continuaron cuando nos tocó atravesar Reforma a la altura del Ángel y ver pasar a muchas personas al unísono de una masiva muestra de indignación que se ha reproducido en otras ciudades, en las portadas de diarios internacionales, en las redes sociales. Así, después de casi cuarenta años de formación de Proceso Pentágono, se reunieron Carlos Aguirre, Carlos Finck, José Antonio Hernández Amezcua, Lourdes Grobet y Víctor Muñoz para realizar =A (2015), la videoinstalación que cierra la muestra de videos de marchas relacionadas con Ayotzinapa y documentos oficiales. El esfuerzo que podemos realizar es el tratar de tenerlos en nuestra mente por sus respectivos nombres y evitar que los olvidemos, sin una apropiada despedida:

  • Abel García Hernández
  • Abelardo Vázquez Peniten
  • Adán Abrajan de la Cruz
  • Alexander Mora Venancio
  • Antonio Santana Maestro
  • Benjamín Ascencio Bautista
  • Bernardo Flores Alcaraz
  • Carlos Iván Ramírez Villarreal
  • Carlos Lorenzo Hernández Muñoz
  • César Manuel González Hernández
  • Christian Alfonso Rodríguez Telumbre
  • Christian Tomas Colon Garnica
  • Cutberto Ortiz Ramos
  • Dorian González Parral
  • Emiliano Alen Gaspar de la Cruz.
  • Everardo Rodríguez Bello
  • Felipe Arnulfo Rosas
  • Giovanni Galindes Guerrero
  • Israel Caballero Sánchez
  • Israel Jacinto Lugardo
  • Jesús Jovany Rodríguez Tlatempa
  • Jonas Trujillo González
  • Jorge Álvarez Nava
  • Jorge Aníbal Cruz Mendoza
  • Jorge Antonio Tizapa Legideño
  • Jorge Luis González Parral
  • José Ángel Campos Cantor
  • José Ángel Navarrete González
  • José Eduardo Bartolo Tlatempa
  • José Luis Luna Torres
  • Jhosivani Guerrero de la Cruz
  • Julio César López Patolzin
  • Leonel Castro Abarca
  • Luis Ángel Abarca Carrillo
  • Luis Ángel Francisco Arzola
  • Magdaleno Rubén Lauro Villegas
  • Marcial Pablo Baranda
  • Marco Antonio Gómez Molina
  • Martín Getsemany Sánchez García
  • Mauricio Ortega Valerio
  • Miguel Ángel Hernández Martínez
  • Miguel Ángel Mendoza Zacarías
  • Saúl Bruno García
01 02 04

Etiquetas

Sobre el autor

Ximena Apisdorf Soto

Ximena Apisdorf Soto

Twitter

Maestra en Arte, con especialidad en Art Business por la Universidad de Manchester y egresada de la Licenciatura en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Se enfoca en la creación de mejores relaciones para el intercambio de instituciones nacionales e internacionales. Actualmente, trabaja para el Barroco Museo Internacional, el cual será inaugurado en 2016 en Puebla y como consultora de relaciones internacionales con las asociaciones como la Asociación de Directores de Museos de Arte (AAMD por sus siglas en inglés) y Bizot para el Museo del Palacio de Bellas Artes. En 2014 fue coordinadora operativa de la 2da. Bienal de Arte Veracruz, para la creación y difusión de artistas del estado. Desde el 2011 se ha especializado en arte contemporáneo latinoamericano y su difusión en las plataformas digitales como fundadora y editora del blog Tildee.info. Escribe para las publicaciones especializadas: Flash Art, Revista Código, Artishock, entre otras. Ha trabajado en instituciones públicas y privadas, enfocada en la coordinación estratégica, operativa y de comunicación; tanto en México como en Estados Unidos; entre los que destacan: el Museo Nacional de Arte, el Museo Tamayo, Proyectos Monclova, I-20, Casey Kaplan Gallery, Prospect 2.5. Ha impartido clases para la Suprema Corte de la Nación (2007) y el Instituto Realia (2014). En el 2008 curó y coordinó la primera exposición de arte contemporáneo en el Museo Diego Rivera Anahuacalli: “Elefante Negro: Arte Contemporáneo”, en la cual participaron 21 artistas de 10 nacionalidades diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *