Centro Público

Los ocho cuartos y Jesusa la bolseada: Historias de Terror en Guerrero

“Yo quiero morirme con un brassiere en una mano y un trago en la otra… que la pistola siempre la tengo lista”

Atribuida a Rubén Figueroa Figueroa “El Tigre de Huitzuco”

A riesgo de ya marearlos con lo mismo y enfrentando la posibilidad de que empiecen a cansarse del tema, este lunes volvemos a tocar el tema de lo ocurrido el 26 de septiembre de 2014 en Iguala. Lo digo porque hay una especie de saturación del asunto, y pese a la enorme importancia que tiene para nosotros como sociedad y como país, se corre el riesgo de que la gente termine dándole la espalda por la cantidad de información.

Miren, la verdad es que lo que ocurrió no debería sorprendernos.

Guerrero, donde se inventó el pozole, cuenta con las historias más sangrientas de represión cuando menos desde hace más de 50 años.

En 1962 tuvo lugar otra matanza en Iguala. Las guardias blancas –grupos paramilitares creados por los caciques completamente fuera de la ley y que hacían “el trabajo sucio”– reprimieron un mitin electoral de la oposición convocado por el maestro Genaro Vázquez con un saldo de ocho muertos. Al ver que por la buena el régimen priísta no entendía, decidió echarse a la sierra y crear una guerrilla para combatir al que consideraban “asesino” Estado mexicano.

Aquí vamos a tener que cambiar un poco el cuadrante e irnos hasta Chihuahua al 23 de septiembre de 1965. Ahí, lejos del espejismo del “milagro mexicano” que tenía contentas a las clases medias de las grande urbes, se vivía la miseria del campo mexicano y la explotación de sus bosques de manos de inversionistas como el expresidente Miguel Alemán cuyos descendientes –por cierto– ahora son dueños de “Interjet”.

Un grupo de jóvenes y maestros de la Unión General de Obreros y Campesinos de México, emocionados por la calentura sesentera y hartos de que el régimen priísta solo se hiciera más rico, más corrupto y más impune; cansados –como los guerrerenses– de cacicazgos, miseria, atropellos, ejecuciones y nula impartición de la justicia, deciden realizar un ataque suicida al Cuartel Militar de Ciudad Madera. Fueron masacrados.

Terminado el combate, los cuerpos de los guerrilleros fueron llevados a una fosa común, el cura del lugar Roberto Rodríguez Piña, bendijo sólo a los soldados. Mientras arrojaban los cuerpos al fondo de la zanja, el general de división Práxedes Giner Durán exclamó: “¿Querían tierra?, ¡échenles hasta que se harten!”

¡Chale! Voy a seguir con las historias de terror y volver a Guerrero. En 1967 otra masacre, ahora de polis contra una manifestación de maestros en Atoyac de Álvarez, dejó cinco muertos, entre ellos una mujer embarazada. Su esposo, Lucio Cabañas, harto de la impunidad se lanzó también a la guerrilla.

De ahí nos movemos al 2 de octubre del 68 y el 10 de junio del 71. Los responsables de estos hechos, jamás han rendido cuentas ante la justicia.

Guerrero fue el teatro de operaciones de esa generación de guerrilleros y también de la brutal represión de los caciques locales y federales. Ahí, se inventaron los “vuelos de la muerte” que nos horrorizan cuando nos los refieren a los dictadores argentinos, uruguayos, paraguayos, peruanos, chilenos o brasileños, pero México es el único país donde la “guerra sucia” de los 70 no tiene a sus perpetradores en la cárcel.

Sólo tenemos que hacer un último viaje: ahora hasta Aguas Blancas en 1995, donde otra vez las fuerzas armadas –regulares o no– dispararon contra campesinos desarmados dejando un saldo de 17 muertos. Como resultado, resurgió la guerrilla armada ahora bajo el nombre de Ejército Popular Revolucionario o EPR.

En las paredes de la Escuela Normal de Ayotzinapa están dibujados, en sendos murales, las efigies de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, mudo recordatorio de una herida que no se olvida.

No digo, ni creo que nadie diga, que este brutal evento signifique la vuelta de la guerrilla… sin embargo, hay que pensarlo.

Y también debemos reflexionar si no es urgente una nueva arquitectura de Estado Mexicano o ¿tendremos que esperar otros 70 años hasta que un partido de oposición arrebate la Presidencia de la Republica al PRI para iniciar cambios de fondo?

O tal vez los tiempos han cambiado tanto que ahora, parafraseando al filósofo del priísmo que fue Fidel Velázquez, ¿al tricolor sólo le queda decir “A golpes de tarjetas Monex llegamos…y sólo así nos sacarán”?

 

Dato fascinante:  

¿Quién dice que en México el poder no es hereditario? Mientras se continúa la búsqueda de los jóvenes normalistas, el diputado local del PRI, Rubén Figueroa Smutny –hijo y nieto de exgobernadores de Guerrero– aparece en una flamante campaña de promoción de su imagen en camiones urbanos de Acapulco. Quiere ser alcalde de ese puerto.

José Luis Guzmán Monroy

José Luis Guzmán Monroy "Miyagi"

Nació en algún momento del “baby boom” sesentero (para que no les oculte la edad lo hizo en 1964) y nunca negó su cuna de ocote. Producto de la cultura del esfuerzo, su vida estudiantil transcurrió en escuelas públicas hasta titularse en la FCPyS de la UNAM con la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y luego una Maestría en Ciencia Política.
Como su madre lo echó de su casa al grito de “yo no mantengo vagos!!”, cuando el apenas contaba con 5 años de edad, José Luis ha desempeñado los más variados y diversos empleos que van de “cerillo” en un Aurrerá a Productor del Presidente Vicente Fox en ese monumento al humorismo involuntario llamado “Fox en Vivo, Fox, Contigo” que se transmitió durante el sexenio 2000 – 2006 a cargo de la Oficina de Imagen y Opinión Pública de la Presidencia de la República.

Fue también Reportero del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) desde 1992 y hasta el año 2000 cubriendo todas las fuentes informativas destacando el Senado de la Republica y la Secretaria de Gobernación. Cubrió también el levantamiento zapatista en Chiapas en enero de 1994 y las Platicas de Paz de San Andres Larrainzar, Chis, en 1996.
Ha colaborado en medios electrónicos como Grupo Imagen y W Radio, como productor de Carmen Aristegui y Javier Solórzano del 2000 al 2005. Como productor en “Radioactivo” durante 5 años y creador de “juguetes” radioactivos así como de programas unitarios. Actualmente produce y conduce “Charros Vs. Gangsters” en el 102.5 Noticias MVS; luego de realizar otros esfuerzos como “El Atorón” y “Las Del Estribo”.
En televisión ha colaborado en “Circulo Rojo” de Televisa y “El Almohadazo” de Canal 52 en el sistema Dish; contando también como guionista en Canal 11 del IPN.

En medios impresos ha colaborado en los periódicos Reforma, Milenio y como miembro fundador del diario “La Crónica de hoy”.
Además de escribir para publicaciones mensuales como “Rolling Stone”, “Esquire” y “Playboy”.

Actualmente produce “Ultra Noticias” con Javier Solorzano.
Tiene un hijo, 4 divorcios, 3 pensiones, una infección venérea, una novia a la que adora y le gusta la ropa de GAP.

1 comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Deberían ver la posibilidad de que pudiéramos los lectores “bajar” algunos artículos para poder compartirlos sin tener que hacer uso de las “ligas”. Gracias

Algo mas para visitar

CP en Twitter

CentroPublicoMX #Depresión, la enfermedad silenciosa; o como le llamaron los posmodernistas: la realidad interna... Karen Martínez… https://t.co/ZvjgAH96Av
CentroPublicoMX Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará el proyecto del #TrenMaya. Alma Soto nos hace u… https://t.co/tXMnMSi7Ph
CentroPublicoMX Comunicación y Poder; medios públicos, estatales y gubernamentales. @yosoyjavo escribe sobre las facultades de la… https://t.co/GByzqOMp22
CentroPublicoMX Imperdible la exposición #HitchcockMásAllá en la ⁦@CinetecaMexico⁩. Ximena Apisdorf nos sumerge en el suspenso y… https://t.co/SiQDoyPWhu
CentroPublicoMX Nuestro Jefe Editorial con @temoris comentando el documental: #NoSeMataLaVerdad. https://t.co/JqqkrjIKTk