1.- Se retiró la calidad de Área de Valor Ambiental (AVA) a 2,500m, bajo el pretexto de que en una parte ahora existe asfalto. Todavía existen árboles en el camellón del paradero. Si se perdieron árboles con el paso de tiempo, la obligación de la Secretaría del Medio Ambiente era reforestar, no quitarle el AVA;
2.- Aun después de retirarle el AVA, dicha zona mantiene un uso de suelo de Área Verde (AV), de conformidad con el Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de la Delegación Miguel Hidalgo (PDDU). Las torres generarán una sombra que impedirá a los árboles del Bosque recibir el sol durante varias horas al día;
3.- Al resto de la poligonal le corresponden usos de suelo de Equipamiento (E) y Espacio Abierto (EA), de conformidad con los PDDU de Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc. Los usos de suelo E, EA y AV no permiten torres para hotel/oficinas;
4.- La Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) creó un nuevo predio: Ave. Chapultepec 531, Col. Juárez. Luego -indebidamente- le asignó un uso de suelo HM/10 (Habitacional Mixto hasta 10 niveles) y con la aplicación de Normas Generales de Ordenación lo incrementó a HM/22 (Habitacional Mixto hasta 22 nivles). La única autoridad facultada para definir y modificar usos de suelo es la Asamblea Legislativa;
5.- SEDUVI creó un polígono de actuación para las dos fracciones del CETRAM Chapultepec. Mediante relocalización de usos de suelo, calculó una superficie máxima de construcción de 100,411.96m para dar cabida a torres de 41 niveles y un centro comercial. Sin embargo, un predio con uso de suelo EA o AV no puede recibir potencialidades;
6.- La Contraloría General observó que el inversionista seleccionado contaba con información privilegiada, creó una sociedad ex profeso para este proyecto y no acreditó la capacidad financiera de la misma;
7.- No se llevó a cabo concurso para el plan maestro ni para el proyecto arquitectónico;
8.- La poligonal se encuentra en un Área de Conservación Patrimonial. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no ha dado su autorización respecto a la obstaculización de la vista al Castillo de Chapultepec y modificación a la Fuente de Belén;
9.- La inversión para la construcción del CETRAM es sólo el 15% del valor total de la obra. El resto será inversión para el centro comercial, torres de hotel y oficinas. No se justifica la concesión a 40 años de un bien de dominio público de uso común;
10.- No se consultó a los vecinos de la zona, no se socializó el proyecto y tampoco se creó un micrositio de internet para poder consultar los documentos legales. Los habitantes de la Delegación Cuauhtémoc ya rechazaron el proyecto de Corredor Cultural Chapultepec mediante consulta ciudadana celebrada el 6 de diciembre de 2015. Los habitantes de la Delegación Miguel Hidalgo seguramente rechazarán en consulta la construcción de megatorres dentro del Bosque de Chapultepec.
Chapultepec es patrimonio de todos los mexicanos; de las generaciones presentes y futuras. Defendámoslo.
¡No a las megatorres del CETRAM Chapultepec!
¡Sí al CETRAM!
¡Sí a la movilidad y al transporte público de calidad!
¡No a la privatización del espacio público!
¡Sí a las áreas verdes!
#ElBosqueNoSeToca
#ChapultepecNoSeVende

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *